Pese a que el alcance de Android es cada vez mayor, algo que puede comprobarse con cada informe presentado mostrando las cuotas de cada sistema operativo, queda bastante patente que el pastel del software de Google es prácticamente entero para Samsung, quedando para el resto unas migajas, bastante sustanciosas, que deben repartirse entre bastantes fabricantes. De los que persiguen a los surcoreanos hay que destacar a varias compañías, pero sobre todo a una en particular, Sony, cuyo 2013 ha resultado ser bastante beneficioso a tenor de los resultados financieros presentados por la compañía japonesa. En dichos resultados se muestra un crecimiento bastante notable en beneficios para el fabricante y unas cifras que invitan a que 2014 podría ser su año, con 10,7 millones de terminales Sony Xperia vendidos en el último trimestre de 2013, una cifra nada despreciable y que podría tener al Sony Xperia Z1 como principal responsable del crecimiento.

Xperia-Z1-10

El fabricante ya experimentó un cambio radical en su forma de funcionar dentro del campo de la tecnología móvil a primeros de 2013, cuando rompió con su anterior filosofía de actuación para tratar de subirse definitivamente al carro de los mejores smartphones y tablets del momento. A los excelentes Sony Xperia Z y Sony Xperia Tablet Z que se presentaron entonces les han seguido otros como el Sony Xperia SP y el Xperia L, el Sony Xperia Z Ultra con su imponente pantalla de 6,4 pulgadas o el Sony Xperia Z1, definitivamente el mejor smartphone Sony construido hasta la fecha.

Además, los nipones han realizado un movimiento muy interesante e inteligente que podría ser copiado en breve por otros fabricantes, el de embutir toda la potencia del Xperia Z1 en un cuerpo menor, sacrificando únicamente pantalla y batería. El Sony Xperia Z1 Compact puede marcar un antes y un después en las gamas altas de la telefonía móvil actual ofreciendo versiones más pequeñas pero no carentes de potencia de los “flagship” o principales terminales de cada fabricante.

Sony Xperia Z1 Compact

Todos estos movimientos parecen estar siendo recompensados con unas cifras que muestran, además de los casi 11 millones de dispositivos vendidos en tres meses, un incremento en los beneficios de la compañía de un 44,8%. Con estas cifras, y viendo la línea al alza que mantienen en Sony, esperamos que 2014 sea el año más destacado hasta el momento de un fabricante que, pese a necesitar pulir aún muchos aspectos, merece un hueco entre los más grandes de la industria.

Fuente GSMArena

Sin comentarios

Deja una respuesta