Acostumbrado a los fabricantes tradicionales, reconozco que tenía algunos reparos cuando decidí encargar el Xiaomi MiPad, a pesar de que lo hice a través de un distribuidor recomendado, y que me dio bastantes garantías. Siempre tiene uno la duda de si el producto saldrá bien o mal, y se sabe que las devoluciones son complicadas cuando se realizan al extranjero y no se tiene la cobertura de grandes compañías como Amazon. China da miedo por la lejanía y por la mala fama de muchos de sus fabricantes pero Xiaomi va venciendo poco a poco esa barrera psicológica y dispositivo tras dispositivo se sitúa más arriba en la escala de valores de los consumidores. Este Xiaomi MiPad del que hoy os traigo el análisis, siempre en primer persona, es el ejemplo de cuánto han llegado a crecer en tan poco tiempo. Un producto excelente, con sus peros, pero que disipa cualquier duda sobre si en Xiaomi saben o no construir dispositivos.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

La caja de Xiaomi MiPad es sobria. Del color de los embalajes, sin florituras. En el interior se esconde el tablet, de 8 pulgadas, y un pequeño manual de instrucciones acompañado del cargador europeo, menos mal, y del cable USB. El kit completo para que podamos disfrutar del tablet desde el primer momento.

La construcción

Mi cubierta es blanca. Pude esperar y comprarlo en algún otro color pero preferí palparlo sin demora y me decanté por el modelo blanco. En plástico, cómo no, pero la sensación no es mala, tan sólo algo resbaloso en algunos momentos, nada de importancia. Puede que lo que más me chocase en ese sentido fue venir de un Nexus 7, con su trasera rugosa y de agarre firme, pero después he probado otros tablets de Samsung, LG o ASUS y en todos me he encontrado un envoltorio similar. Es un blanco con brillo que le libra de cargar con la tan odiada suciedad.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

Se me ha caído el tablet en un par de ocasiones y me ha sorprendido la facilidad con la que la carcasa trasera se desprende del cuerpo. No es desmontable y sin embargo actúa como mecanismo de seguridad para absorber los golpes. Un golpe y la carcasa se desprende lo suficiente. Un simple click y el MiPad vuelve a estar como nuevo. Por lo que leo de él, no está pensado para que las traseras sean intercambiables y de hecho no pueden comprarse por separado. Sin embargo, tras haber comprobado su resistencia a los golpes, duermo más tranquilo con él en la mesilla de noche, sabiendo que un mal golpe no acabará con la pantalla hecha añicos. Un punto para Xiaomi. La botonera es accesible aunque me habría gustado tener el botón de encendido en el medio. Manías mías. El jack para los auriculares también lo habría preferido abajo. Lo sé, son cuestiones de diseño que no afectan al funcionamiento, pero si prefiero algo de otra forma, lo digo.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

El rendimiento, mejorable

Había probado los anteriores procesadores de NVIDIA y he de reconocer que me pudo el “hype” por el Tegra K1. Tanto es así que su rendimiento llegó a decepcionarme. Después he podido comprobar que este K1 de 32 bits era el paso previo a un chip verdaderamente competitivo para plantar cara a Qualcomm, el modelo de 64 bits que sí ha montado el Nexus 9, por ejemplo. Con todo, rinde bastante bien y sólo se nota lag en ocasiones puntuales, cuando le exigimos más de la cuenta. No obstante, es imperdonable que un dispositivo que se vende como una gama alta, aunque llegue a precio de derribo, tenga esas ralentizaciones, por muy puntuales que sean. Después lo comparas con otros compañeros en precio y te das cuenta de que el MiPad está uno o dos peldaños por encima de todos, pero el precio no debe definir la calidad de un dispositivo.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

Sorprende también que Xiaomi haya elegido el K1 para el MiPad y que puedas instalar la Tegra Zone pero no estén disponibles todos los juegos. Tengo un procesador de NVIDIA y no he podido probar ni Portal ni Half Life, por citar los dos ejemplos más sangrantes. La culpa es del propio juego, que no incluye el MiPad entre los dispositivos compatibles. Cosas de las desarrolladoras pero una incongruencia se mire por donde se mire. Así que si vais a compraros el MiPad para jugar a los juegos de Tegra Zone, os recomiendo que miréis otras opciones con el K1 como el Nexus 9 o el NVIDIA Shield Tablet. Más caros pero más fiables. Los chinos aún van un paso por detrás en compatibilidad con los distintos títulos.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

La pantalla

8 pulgadas a 2048×1536. 324 píxeles por pulgada. Números. Lo que realmente importa es que se ve muy bien, no se aprecian píxeles salvo en algunos juegos mal adaptados a resoluciones mayores a las habituales, y el brillo es más que correcto. Algo a su favor es que el brillo automático, que suele funcionar de aquella manera, se comporta bastante bien. Los colores son vivos y pese a los inevitables reflejos, el MiPad responde correctamente en casi todas las situaciones. Sufre mucho cuando el sol incide directamente sobre la pantalla pero éste es un problema del que adolecen la mayoría de fabricantes. Deberíamos darle un “normal” a los que lo tienen y un sobresaliente a los que lo salvan. El MiPad se queda en normal. También es cierto que mi modelo es el que tiene WiFi y mi uso en la calle es prácticamente nulo. Si el tuyo también lo es, tendrás cero problemas con él. Si lo quieres usar en movilidad por comprar el modelo 3G, es mejor que vayas por la sombra. Un consejo que te doy.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

El formato más cuadrado del MiPad, heredado de otros modelos existentes en el mercado, es sin duda el ideal para consumir contenido. Permite que la adaptación a los marcos no perjudique ni el tamaño de letra ni el de ninguno de los elementos de una web. Los libros electrónicos también agradecen el formato. Todo es mejor en una pantalla así y se nota bastante. Antes no abundaban los tablets más cuadrados en Android por debajo de las 10 pulgadas y ahora sí, por algo será.

La experiencia multimedia, sorprendente

En ocasiones me pregunto cuál es la utilidad de llevar un flash en una cámara móvil. Obviamente, mi uso de los smartphones no es el de muchos de vosotros y no voy por ahí haciendo fotografías en movimiento o en zonas poco o muy poco iluminadas. No obstante, me parece bien que estén ahí. Yo no los uso pero que quien quiera, pueda. Eso es lo que me extrañó del MiPad, montarle una cámara trasera de 8 megapíxeles para después no ponerle flash me recordó al desastre del Xperia Z Ultra. Esa sensación, ese miedo, se te quita cuando abres la aplicación de cámara del MiPad y haces una fotografía con él. Te deja con la boca abierta. Que un tablet al precio al que se puede comprar el MiPad haga esas fotografías hace que pienses en tirarle de las orejas a muchos fabricantes mucho más conocidos.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

La cámara del MiPad se comporta de maravilla tanto con luz como sin ella. Tanto que no llegas a echar de menos el flash. Hay que verlo para creerlo y las fotografías que veréis en este post no harán justicia a lo que este tablet es capaz de conseguir. Sin duda uno de sus puntos fuertes, pese a que no soy defensor de hacer fotografías con un tablet. Sólo puedo deciros que he probado otros terminales y a veces he echado mano a la cámara del MiPad en fotografías que quería para mí y no para los distintos análisis. Un gran trabajo.

En cuanto al sonido la cosa no se queda atrás. El MiPad cuenta con un par de altavoces bastante potentes que nos proporcionan una calidad de sonido notable. Si somos más de usarlos con auriculares tampoco encontraremos problemas ya que cuenta con una salida con un volumen alto que no nos dará problemas aunque usemos auriculares sin amplificación.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

La autonomía, el punto débil

Su punto débil. Incluso con brillo automático, en cuanto que le aprietas un poco más de la cuenta sufre demasiado. La pantalla es grande y su consumo no es reducido. En ocasiones le he conseguido sacar 5 ó 6 horas de pantalla pero lo normal es que me aguante unas 48 horas encendido con 3,5 ó 4 horas de pantalla. Cierto es que juego bastante con él y que los juegos son los vampiros de batería de Android, pero aún así se habría agradecido algo más de peso y grosor en beneficio de una batería mayor. Como en todo, el uso hace mucho en este sentido. Si no vas a jugar y lo quieres para un uso light, le sacarás mucho más partido a sus 6700 mAh de batería. El último test realizado, el más exigente, con mucho juego y película y poco descanso, me ha dado 5 horas de pantalla con 19 horas de autonomía. No está mal pero es mejorable.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

Ya os comenté antes que mi modelo es el WiFi así que es de suponer que el consumo aumente en el modelo con 3G. Mucho ojo con las estimaciones de consumo porque puede daros alguna sorpresa negativa. Aunque si lo vuestro es dar caña al móvil y tener el tablet para momentos de ocio, con menos exigencia, será el acompañante perfecto de vuestro smartphone.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

Conclusión

Pese a sus defectos, que los tiene, el MiPad es un grandísimo tablet. Una excelente compra. Cuando necesito trabajar en movilidad y no puedo echar mano del portátil le monto un teclado USB con funda y tengo un miniportátil, ni rastro de la más mínima incompatibiliad. Los juegos corren fluidos, las aplicaciones te permiten un uso más que correcto y no tiene un tamaño excesivo para que aquellas que no cuentan con interfaz para tablet resulten molestas. Tiene el tamaño perfecto entre un smartphone y un tablet de 10 pulgadas, ya destinado a otros usos. La gran duda en este caso es si uno necesita un tablet o no, todo depende del smartphone que tenga. Pero si tienes claro que le darás buen uso, el Xiaomi MiPad debe ser uno de los primeros de tu lista de deseos. Y ahora que está disponible en varias capacidades y colores, más a tu favor.

Yo, por ejemplo, tengo el modelo de 16 GB con una microSD de 64 GB, y voy más que sobrado para llevar en él desde podcasts hasta música descargada. Incluso series y películas. Todo lo necesario para sobrevivir durante un tiempo a un invierno nuclear. Eso sí, no sobrevivirás más de las las 4 ó 5 horas de pantalla que te ofrece. Pero oye, igual tienes suerte y te quedas encerrado junto a un enchufe.

Análisis a fondo del Xiaomi MiPad: la amenaza china

Yo me he comprado un MiPad y si tuviese que elegir de nuevo, posiblemente volvería a comprarlo. Es cuestión de gustos y de usos, claro está, pero me da todo lo que necesito por un precio más que razonable. Si buscas un tablet con potencia desbordante, con mil núcleos y 3 GB de RAM, quizá debas mirar hacia productos mucho más caros. Si no, Xiaomi MiPad.

Sin comentarios

Deja una respuesta