UMI

Estos días estamos de estreno en las catacumbas de FAQsAndroid ya que nos hayamos probando uno de los terminales estrella de esta temporada. No, no se trata del HTC One ni del Samsung Galaxy S4, que también tendrán su pertinente análisis, sino de un smartphone que pudiera parecer menor debido a la presencia más limitada en los medios o a toda la actualidad que han acaparado los dos móviles anteriores, pero que, a pesar de esto, posee todo lo necesario para convertirse en una auténtica pieza de deseo. Sí, el LG Optimus G es uno de esos teléfonos de los que uno se enamora nada más proceder a su unboxing, quedando patentes sus capacidades conforme más tiempo se tiene entre las manos. Y a la espera de la review que publicaremos próximamente con el análisis al LG Optimus G a fondo, nos ha parecido buena idea abrir hoy con una primera toma de contacto, para dar a conocer lo que nos va pareciendo este smartphone.

Análisis previo al LG Optimus G

No vamos a negar lo evidente: el LG Optimus G es un smartphone de los que quitan el sentido, ya sea por sus prestaciones o por el excelente diseño con acabados de calidad, teniendo en el cristal de doble cara Corning Gorilla Glass 2 a una de sus principales virtudes. Ya lo pudimos tocar en el anterior Mobile World Congress de Barcelona, aunque, hemos de confesarlo, no le prestamos la atención que merecía al estar justo al lado el inmenso LG Optimus G Pro. A primera vista, ¿podría desmerecer el móvil más pequeño con referencia a su hermano de mayores dimensiones? Pues lo cierto es que no, encontrando que el LG Optimus G tiene el tamaño perfecto para obtener las mejores sensaciones en el terreno multimedia, unido a un peso y grosor mínimos que, sin embargo, no prescinde de un acabado en cristal endurecido para la parte trasera con el detalle del micro relieve según incide la luz sobre la misma. Aunque se nota mucho menos que en el LG Nexus 4, desmereciendo ligeramente el acabado.

Análisis previo al LG Optimus G

El diseño sigue la línea rectangular de LG, no aportando muchas diferencias a grandes rasgos. Aunque el fabricante prescinde del botón de Home físico que tan mala sensación daba en otros móviles de la marca, como el LG Optimus L9, presentando tres botones táctiles que disminuyen su tamaño para que la propia pantalla pueda encajarse en unas dimensiones ajustadas. Y las 4.7 pulgadas de su panel TFT con IPS son de nota, consiguiendo con Zero Gap Touch (un proceso de LG mediante el cual se disminuye el espacio entre el cristal y el panel TFT ganando precisión y mucha nitidez) que los colores y las imágenes tengan una presencia soberbia, dando en todo momento la sensación de que el LG Optimus G posee una pantalla de altísima calidad. Aunque no hemos de negar algo que no nos ha gustado: a este teléfono móvil le hubiera sentado genial una resolución de 1080p, quedando en “una más discreta 720p” que, sin llegar a verse limitada en un panel de 4,7 pulgadas, si se tiene la sensación de que el móvil se queda un poco atrás con respecto a la generación actual de la gama alta.

Análisis previo al LG Optimus G

En funcionamiento no tenemos ninguna pega, encontrando que el procesador Snapdragon S4 Pro de cuatro núcleos a 1,5 gHz ofrece un rendimiento de fábula en un teléfono de sus características, con una GPU Adreno 320 que rinde realmente bien en el terreno gráfico en 3D. 2 Gb de RAM que mantiene más de la mitad libre en la mayor parte de los momentos, el LG Optimus G ofrece una potencia fuera de toda dudas, habiendo batido en nuestros primeros tests a otros smartphones de similares prestaciones de hardware, como el Samsung Galaxy Note 2. No olvidemos que los dos móviles se lanzaron sin demasiado tiempo de diferencia, aunque sea ahora cuando el LG Optimus G haya aterrizado en España.

Otro de los puntos que no podemos dejar pasar en este primer contacto con la nueva criatura de LG es la interfaz propia del fabricante, aportando ese detalle personal que todo móvil de alta gama necesita. Es evidente que existen muchos enemigos de las interfaces personalizadas y que, en este sentido, la del LG Optimus G tampoco resulta mucho más ligera que, por ejemplo, TouchWiz en un Samsung, aunque sí que le aporta flexibilidad, productividad y unos toques estéticos fuera de toda duda. Desde el desbloqueo con forma de burbuja (una auténtica delicia para la vista) a las funciones de QuickMemo con las que escribir directamente sobre la pantalla, pasando por sus widgets de escritorio con las transiciones para el mismo personalizables, los conectores de la barra de notificaciones con acceso rápido y  posibilidad de edición, últimas apps utilizadas con gestor de memoria y administrador de tareas y un modo economizador para el Snapdragon de 4 núcleos que dará algo más de vida a su batería, entre otras funciones de software. Todo con la agilidad de Project Butter en Android Jelly Bean 4.1.2, habiendo encontrado que la armonía entre el diseño del LG Optimus G, las capacidades de su hardware y el software integrado es muy alta.

Análisis previo al LG Optimus G

Como podéis ver, nos está gustando mucho este LG Optimus G, recomendándolo a cualquiera que tenga la duda sobre si adquirirlo o no. Otra cosa sería ponerlo en comparación con los otros contrincantes de la gama alta, que también haremos. Pero, por todo lo que da de sí este smartphone de LG, encontramos que se trata de muy buena opción. Sin duda, LG sabe hacer buenos teléfonos, y este es una buena muestra de ello.

Podéis ver un Análisis completo al LG Optimus G con review en vídeo HD en este enlace.

Sin comentarios

Deja una respuesta