Probamos a fondo el Xiaomi Mi box 3, un Android TV chino con buena relación calidad precio pero con muchos inconvenientes, sobre todo por su origen.

Ya sabemos que Xiaomi tiene todo un ecosistema creado alrededor de su marca, que empezó con los teléfonos móviles pero que actualmente se expande a muchos otros sectores.

Uno que no está demasiado lejos es el de los televisores y es que si bien la empresa tiene algunas TVs disponibles en mercados asiáticos lo más curioso por su relación calidad precio son los set top boxes.

Hoy analizamos el Xiaomi Mi box 3, un Android TV que podemos usar mediante el control remoto por bluetooth que incorpora o desde el móvil si tenemos un dispositivo del mismo fabricante.

Lo primero que llama a la atención es su pequeño tamaño, de apenas 10 cm en sus lados mayores y de 3 cm de alto.

Este aparato no es especialmente potente si lo comparamos con los móviles de la marca pero sí es interesante para le uso que vamos a dar,e sobre todo reproducción de contenido multimedia y a juegos pero no especialmente exigentes.

Análisis Xiaomi Mi box 3, un Android TV chino

Dispone de seis núcleos, dos Cortex-A72 y cuatro Cortex-A53. Además incorpora 2 GB de memoria RAM y 8 GB de memoria interna, que no obstante podremos ampliar mediante USB sobre todo a la hora de querer ver películas o series que no se emitan en streaming.

En la parte trasera tenemos dos conectores USB 2.0, un conector HDMI, que es el que conectaremos a nuestro televisor para lanzar la señal de imagen y el conector de carga.

Conexiones

También hay que hablar del mando de control, con sensores que permiten usarlo como el mando de la Wii y como elemento de dictado de voz aunque ambos están pensados para juegos y comandos en chino y no le sacaremos mucho partido fuera de este mercado.

Los botones son pocos, uno de encendido, tres típicos de Android, el de volumen y una cruceta de cuatro direcciones con un botón de confirmación central.

Conexiones

Se agradece la presencia de la doble banda en la conexión Wifi, algo que se nota sobre todo a la hora de usar redes de alta velocidad, donde la red a 5 GHz es mucho más eficiente que la antigua 2.4 GHz.

Análisis Xiaomi Mi box 3, un Android TV chino

La interfaz es la propia de Xioami y uno de los principales fallos es que está en chino y no podemos cambiar el idioma ni al inglés de forma rápida. Es cierto que con algún apk que instalemos de forma sencilla podremos cambiar el idioma a este más conocido pero no es algo recomendable para los que no quieren trastear.

Ojo con las modificaciones porque podemos brickearlo

Como podéis suponer no viene con la Google Play Store instalada y aunque en teoría se puede llegar a implementar es necesario realizar el acceso root junto a algunas modificaciones internas lo que en nuestro caso a llevado al brikeo. Hemos conseguido arrancar en modo recovery pulsando de forma simultánea en el mando los botones de Home y Menú y restaurando el sistema pero de nuevo vemos que no es un proceso para todos.

xiaomi-mi-box-3-800-1

A la hora de usarlo hemos podido instalar Netflix mediante un APK y con nuestro usuario y contraseña hemos podido disfrutar de este servicio sin mayores contratiempos aunque la aplicación la primera vez que la abrimos nos indica que no va a funcionar porque el sistema no tiene los servicios de Google instalados.

La que sí que realmente no se abre es YouTube, por el mismo motivo que Netflix, aunque en este caso se cierra automáticamente tras mostrar el aviso que os comentamos.

xiaomi-mi-box-3-800-3

La reproducción desde discos USB es rápida y cómoda utilizando el mando a distancia aunque también podemos hacer uso de la aplicación de control que está disponible en todos los móviles de Xiaomi de forma nativa.

Del mismo modo podemos utilizar el GamePad de Xiaomi si así lo queremos para disfrutar de juegos que podemos instalar de forma sencilla incluso aunque no queramos registrarnos en la tienda de Xiaomi que al contrario que el Google Play Store viene instalada de serie como es lógico.

interfaz-movil-xiaomi-mi-box-3

Sobre el papel este dispositivo es más potente y tiene más funciones que la inmensa mayoría de dongles o sticks con Android AOSP y su interfaz también es mucho más cómoda para usar con el mando aunque en cuanto salimos de la misma, por ejemplo en la propia Netflix, el no tener un ratón o un control desde el móvil más allá de imitar al mando lo hace algo incómodo.

Para solventar esto hemos conectado por USB tanto un teclado como un ratón pero no creemos que sea lo más cómodo teniendo en cuenta que el lugar pensado para este gadget es el salón.

xiaomi-mi-box-3-800-2

¿Es interesante este aparato? Sin duda, aunque lo mejor sería usarlo en un idioma más amable y si optáis por comprarlo tened en cuenta que vais a tener que modificar y cambiar cosas para hacerlo lo más usable posible.

Obviamente si sólo queremos instalar un apk de servicios como Netflix y usar los puertos USB para conectar algún periférico el sistema irá muy bien y la potencia que tiene será suficiente tanto para eso como para la mayoría de juegos que existen en Android.

Sin comentarios

Deja una respuesta