UMI

Paranoid Android es un nombre propio dentro del mundillo Android y define un tipo de ROMs que permiten a los usuarios de smartphones modificar de forma dinámica la resolución, o mejor dicho la densidad de píxeles, de la pantalla según se esté ejecutando una u otra aplicación, lo que permite hacer que determinadas aplicaciones se muestren tal y como lo harían en un tablet mientras que otrás, como por ejemplo el teléfono, se muestran de la manera tradicional.

Obviamente esto cobra sentido únicamente cuando nuestro dispositivo dispone de una pantalla con una resolución y un tamaño adecuados, como es el caso del Samsung Galaxy Note y Samsung Galaxy Note 2, por ejemplo.

En lo que se refiere al Samsung Galaxy Note original, dispositivo que cuenta con una enorme pantalla de 5.3 pulgadas y una resolución de 1280×800 píxeles, mayor incluso que la que ofrece su recién aparecido sucesor, Paranoid se mueve como pez en el agua, pudiendo los usuarios instalar hasta dos versiones diferentes basadas en Jelly Bean, versión que aún no ha sido lanzada de forma oficial para el mencionado dispositivo.

Banner de Paranoid

Ambas versiones, publicadas originalmente en el foro de referencia XDA-Developers, si bien también es posible encontrar hilos dedicados en otros foros de menor relevancia; son similares en cuanto a apariencia y funcionalidad, ya que parten de la misma base: El proyecto Paranoid y CyanogenMod-10, siendo difícil establecer una distinción que permita decantarse por uno u otro producto.

En cualquier caso, ambas ROMs se diferencian en un pequeño detalle que explicaremos a continuación.

En el caso de la versión creada por Imilka, el desarrollo consiste en un port de Paranoid, lo que quiere decir que el desarrollador parte de una ROM completa y funcional, habitualmente creada para otro dispositivo, y realiza los cambios necesarios para que ésta funcione en el nuevo equipo.

Por su parte Utacka, compila su ROM directamente desde el código fuente de Cyanogen y del proyecto Paranoid, lo cual le permite publicar diariamente su propia versión nightly.

¿Qué es mejor? Eso es algo que debe valorar el propio usuario.

Un port no es necesariamente malo. De hecho, el número de usuarios potenciales de la ROM se incrementa en cada nuevo port, lo que garantiza que un mayor número de usuarios habrá testeado la ROM en cualquiera de sus versiones, minimizando el número de errores.

Además, dado que Android es un sistema modular, no existe ningún problema en ejecutar aplicaciones de un dispositivo en otro, siempre y cuando se cuente con los drivers adecuados.

Por su parte, cocinar desde el código fuente permite una mayor versatilidad y rapidez a la hora de incorporar cambios, aunque en ocasiones es la propia rapidez la que impide probar los cambios antes de incorporarlos, generándose errores que pueden incomodar a aquellos usuarios que utilizan el teléfono como arma de trabajo.

Paranoid para el Galaxy Note (original) basadas en Android 4.1: Imilka | Utacka

Sin comentarios

Deja una respuesta