UMI

Dada la noticia que ha saltado a las redes y que habla de la llegada al mundo de los móviles de la utilidad de software que permitirá controlar por voz los smartphones con un cerebro Snapdragon 800 de Qualcomm, hemos decidido que dedicaremos el editorial de esta semana a los comandos de voz en smartphones, algo que está levantando cierto revuelo pero que lleva con nosotros mucho más tiempo del que pudiéramos llegar a pensar.

Es por ello que comentaremos la utilidad que puedan llegar a tener estos controles y si nuestro modo de usar smartphones, desde Android a cualquier otro sistema operativo, podría adaptarse a este tipo de uso que por novedoso en su reciente concepción no quiere decir que sea práctico. Aunque para decidir eso tenemos aún un completo artículo por delante. ¿Nos acompañáis a través de los comentarios? 

Escucha activa Motorola Moto X

Los comandos de voz en smartphones, ¿son algo nuevo?

Lo cierto es que no, que ya son un viejo conocido en el mundo de los smartphones, lo único novedoso es la concepción de los mismos, la llegada de una nueva forma de implementación que realmente los convierte en algo más práctico de lo que eran antes y los acercan a un uso más extendido dado que hasta hace muy poco su funcionalidad era difícilmente explotable.

Desde hace mucho podemos usar comandos de voz en nuestros smartphones aunque quedan lejos de la funcionalidad que vemos en películas futuristas en las que podemos interactuar mediante voz con cualquier aparato que tengamos al alcance. En la actualidad, o al menos hasta la llegada del Motorola Moto X, era necesaria una interacción manual con el dispositivo antes de poder comunicarnos con él mediante comandos de voz.

En cristiano, antes de poder dictarle cosas a nuestro smartphone debíamos pulsar un botón, bien físico o bien virtual, para que el dispositivo activase el reconocimiento de voz. Es decir, algo práctico en algunas cosas pero muy poco útil para otras. Incluso llegamos a tener intentos de manejo por voz de nuestros smartphones que, como punto negativo, no funcionaban con el terminal en modo de suspensión, con la pantalla apagada para entendernos.

¿Son útiles?

¿Son útiles?

Tal vez ahora sí, como hemos comentado antes. La llegada del Moto X y su “escucha activa” ha propiciado que empecemos a ver normal que un smartphone reaccione a nuestra voz incluso estando suspendido, algo que, por extraño que pueda parecer, hasta ahora no ocurría. La explicación es que si tengo que desbloquear mi terminal con la mano y pulsar un botón de micrófono con la mano, ¿qué tal útil es esa función? Lo ideal sería un control de voz total pudiendo incluso encender o suspender la pantalla a voluntad.

Como decimos, la llegada del Moto X y su escucha activa nos permite empezar a pensar en otro tipo de control mediante comandos de voz en el futuro como, por ejemplo, que nuestra voz pueda transcribirse en comandos específicos que sean identificados por el terminal. Es decir, llegar a abrir, cerrar y movernos dentro de las propias aplicaciones, algo que sigue siendo una interacción manual.

Poder realizar tareas como consultar un correo electrónico, escribirlo y enviarlo, contestar mensajes a través de programas de mensajería instantánea e incluso navegar por internet no está tan lejos ahora como hace algunos meses. El problema es que la escucha activa sólo estará, al menos de momento, en el Moto X. Motorola no ha comunicado si la funcionalidad se irá expandiendo conforme asistamos a nuevos lanzamientos y aún así, todavía estaría ligado a Motorola y sólo a Motorola.

El Qualcomm Snapdragon 800 aporta un elemento nuevo más, el de que la funcionalidad sea multidispositivo. El procesador de Qualcomm empieza poco a poco a expandir su mercado y cualquier smartphone o tablet que lo lleve en su interior, ya podemos empezar a hablar, por tanto, de la universalidad en el uso de los comandos de voz a nivel avanzado.

¿Nos acostumbraremos a usarlos?

¿Nos acostumbraremos a usarlos?

Como toda nueva tecnología, su uso al principio causa recelos y es que no debemos olvidar los ojos con los que mirábamos a los primeros usuarios de aquellos auriculares bluetooth a los que veíamos hablar solos por la calle, como si estuvieran locos. El uso de móviles también era al principio algo raro.

Por otro lado está el aspecto en el que al controlar un smartphone mediante comandos de voz perdemos nuestra privacidad, la privacidad con la que realizamos las tareas con el terminal. Antes tenían que ver nuestra pantalla y ahora cantamos nuestros movimientos, casi literalmente. Obviamente muchos de sus usos estarán limitados al ámbito privado, precisamente por ese motivo, así que el control total por voz de nuestro smartphone, ¿será realmente práctico?

Lo lógico sería que los dos usos se solapasen, eso contando con que el manejo táctil seguiría siendo predominante y relegaría el control por voz a… ¿freaks? Probablemente freaks, primeros usos para probar y hacer la gracia y usuarios con necesidad de herramientas de accesibilidad. Actualmente ya existe dictado por voz en portátiles, que solemos usar en ambientes con silencio y más en el entorno laboral, y su uso es realmente reducido. El dictado por voz, pese a estar muy evolucionado, no ha matado a los teclados y el control por voz no relegará al control táctil a un segundo plano.

Por citar una tecnología más o menos implantada en el entorno tecnológico actual, Kinect y PlayStation Move no han conseguido desbancar a los mandos físicos en todo el tiempo que llevan en el mercado. Caso aparte es el de la Wii o la WiiU cuyos gestos aéreos están más enfocados al núcleo de la consola.

SONY DSC

¿El futuro?

Aún parece lejano el día en que controlar un smartphone sólo por voz sea lo más normal del mundo. La tecnología tiene mucho que recorrer y los sistemas operativos que evolucionar. Y si el uso de las funciones vocales actuales no se impone sobre las otras, ¿merecerá la pena a las desarrolladoras dedicar recursos a seguir evolucionando? Se antoja complicado a no ser que el uso de los smartphones cambie radicalmente de aquí a unos años.

Lo más probable es que el uso de comandos de voz en smartphones se limite a momentos puntuales, a determinadas aplicaciones específicas desarrolladas expresamente para ser controladas por voz y a poco más. Tal vez aplicaciones para dictado que, insisto, ya existen.

Y también está el problema de las baterías, obviamente. Aunque Moto X promete una reducción muy liviana de su autonomía con la escucha activa y Qualcomm asegura que sus Snapdragon 800 consumen muy poco en el mismo sentido.

Avances, siempre estamos a favor de los avances, pero no parece que éste sea realmente relevante en el entorno actual, y tampoco parece que acabe por imponerse. ¿Acabará relegado al olvido? Esperemos que sea, al menos, complementario. Y que siga evolucionando, obviamente.

Personalmente, no me veo dictando un correo electrónico en voz alta. Ni en un ambiente ruidoso ni en uno silencioso.

3 comentarios

  1. Me ha gustado el planteamiendo 😀

    Yo uso bastante el dictado por voz como reelmplazo del teclado porque me ahorra tiempo, pero no así el control del smartphone, que me lo ralentiza.

    Lo único más rápido es el usar operaciones matemáticas con Google Now, que sí es más rápido que usar una calculadora. El problema es que sólo sirve para operaciones simples porque el dictado por voz, al menos en español no va tan fino y esas operaciones las hago más rápido mentalmente que con calculadora.

    Habrá que ver dónde llega el control del smartphone y sobre todo como va en español porque Google no parece que vaya a lanzar el Moto X por aquí, aunque sí en latinoamérica y quizás por ahí haya alguna posibilidad.

  2. Coincido con Fernando: si se trata de dictar mensajes es práctico, pero los comandos de voz no ayudan al control del teléfono. Personalmente, y por poca batería que se afirme que consume, la escucha permanente no me convence. Cierto es que resulta la única forma de que el uso de la voz consiga ser eficaz, pero el hecho de que el móvil pueda hacer cosas sólo por que me escuche me induce a pensar que puedo meter la pata. La palabra de desbloqueo puede ser poco corriente, pero.. ¿Y si llamas cuando no quieres llamar? ¿O envías un mensaje que no se ha transcrito correctamente? No, las teclas y los controles táctiles están para algo, y no creo que nunca queden por debajo de los controles por voz. Que, no olvidemos, son estrategias de marketing puro.

Deja una respuesta