UMI

La llegada del primer fruto real de Google desde la compra de Motorola hace un par de años por un asunto de patentes me ha hecho pensar en la necesidad de la continuidad de la familia de terminales Nexus, al menos en lo que a smartphones respecta, y es por ello que le dedicaré el editorial de esta semana, todo a razón del próximo lanzamiento del Motorola Moto X que promete cambiar muchas cosas en Android.

Durante el mismo comentaré qué me parece que Google controle Motorola en el sentido de la libre competencia con respecto a sus partners y si ello podría suponer un obstáculo o un beneficio para los mismos. Espero que me acompañéis durante esta larga disertación en la que hablaremos sobre lo que más nos gusta a todos, sobre Android.

Empecemos por el principio.

¿Qué es un Google Nexus?

Review Nexus 4 Faqsandroid 05

Para aquellos que lo desconozcan a estas alturas, un Nexus es un smartphone de otro fabricante que se ha construido en colaboración directa con Google, propietario además del sistema operativo del terminal. Estos smartphones y tablets cuentan con dos principales ventajas: estar subvencionados en parte por el propio gigante de Mountain View, por lo que llegan al mercado a un precio más recortado que si el fabricante hubiese hecho todo el trabajo por su cuenta, y la velocidad de sus actualizaciones, literalmente inmediatas.

Durante relativamente poco tiempo, aunque pueda parecer que Nexus lleva muchos años entre nosotros, Google ha ido escogiendo a unos y otros fabricantes para comercializar sus terminales Nexus, no ya para popularizar su marca y ofrecer a los usuarios la ventaja de actualizaciones inmediatas a bajo precio, además de una experiencia Google AOSP sin capas, sino también como apoyo al fabricante de turno, ejerciendo en este caso de maestro instructor, tanto en el ajuste de la tecnología existente a su sistema operativo como en la ayuda a nivel de popularización de marca.

Desde el primer Nexus real, y lo llamaremos el primer Nexus real dado que antes hubo un par de smartphones fabricados en condiciones similares pero sin la marca Nexus, han sido ya cuatro los smartphones que han aterrizado en dicha gama de Google. Los fabricantes fueron, en este orden, HTC, Samsung por dos veces y LG en último lugar, dando vida a los Nexus One, Nexus S, Galaxy Nexus y Nexus 4 que ahora conocemos.

La llegada de Motorola

motorola-x-cover

Como todos sabremos a estas alturas, la compra de Motorola por parte de Google tuvo dos principales motivos, aunque tal vez uno no fuese planeado así desde primera hora. El más potente fue el hecho de hacerse con la ingente cantidad de patentes que Motorola tenía en su haber (más de 10.000) y así poder defenderse de las múltiples querellas que Apple tenía interpuestas contra el propio Google y contra sus partners siempre con Android en el punto de mira. La adquisición de estas patentes supuso que Google pudo ponerlas a disposición de sus fabricantes, de Samsung, HTC, ASUS, etc… y así ellos pudieron defenderse de Apple con verdaderas armas de peso.

La segunda, y no menos importante aunque tal vez no prioritaria ni planeada como tal, fue adquirir un fabricante en horas bajas, Motorola, con el que poder empezar a tener peso específico en el mercado de los fabricantes de smarphones y quién sabe si de tablets en el futuro ya que recordemos que Motorola no ha producido nada en tablets más allá del Motorola Xoom 2.

La conversión de Google en fabricante parece haberse completado con el Motorola Moto X, primer smartphone auténticamente “Google” del fabricante que durante tantos meses estuvo cerrando frentes en múltiples países, España entre ellos, para concentrarse en aquellos en los que Android podía seguir creciendo con seguridad. De hecho, Motorola ha retrocedido, cerrando divisiones, hasta situarse en los países en los que Apple tiene un dominio importante con iPhone y no así Android, teniendo el caso más claro en España donde Motorola se ha marchado dejando un dominio de casi el 90% del mercado a Android, principalmente Samsung.

El Motorola Moto X tendrá un problema ético, al menos bajo mi punto de vista, y es que será el primer dispositivo en el que Google asume el control tanto de la parte de hardware como de la parte de software, dado que anteriores proyectos como los Motorola RAZR y DROID, dos conocidas gamas de Motorola, ya estaban iniciados con anterioridad.

El ser juez y parte en el proceso hace que Google se convierta en una suerte de Apple, una compañía que controla software y hardware de un producto, con la diferencia de que el software sigue licenciándose y muchos fabricantes pueden acceder a él.

Con el Motorola Moto X, ¿qué sentido tienen entonces los Nexus?

Motorola Google

Dado este planteamiento conviene reflexionar sobre la necesidad real de que Google continúe colaborando estrechamente con el resto de fabricantes para seguir lanzando sus dispositivos cada año. Si tenemos en cuenta que el gigante de Mountain View no revela el 100% de sus secretos a sus partners, Motorola partiría con una ventaja fundamental con respecto a Samsung, HTC, Huawei, ZTE, Sony y demás tropa fabricante de smatphones Android. Tal vez sea legal pero puede que no sea lo más ético, dado que haría la competencia directa a quienes le proporcionan mayor visibilidad a su sistema operativo.

En este caso, el caso de plantearnos la competencia directa como tal, quizá Google debería plantearse cerrar la división Nexus y continuar con Motorola en solitario, desarrollando su sistema operativo y permitiendo que otros fabricantes adquieran sus licencias. La colaboración estrecha con cualquiera de ellos para desarrollar otro Nexus podría producir que se pusiesen datos en su conocimiento que podría aprovechar para Motorola. Sería, como poco, sospechoso de ser desleal.

Si nos ponemos en el punto de vista de que Google no quiere Motorola para ser el fabricante que más vende sino para que se vendan aún más dispositivos Android, al fin y al cabo es de la publicidad de lo que viven los chicos de Google, la colaboración en el resto de fabricantes seguiría siendo esencial, y tal vez pusiese al servicio de estos mismos cada una de las mejoras que desarrollase en sus Motorola, así como le convendría conocer las mejoras de sus partners. La unión hace la fuerza, y una sinergia así entre todos los fabricantes Android beneficia a todos y perjudica a Apple y Microsoft, principalmente, dado que todos los fabricantes Android saldrían reforzados en la guerra por la dominación mundial en el campo de los sistemas operativos móviles.

En este caso a Google no sólo le interesaría mantener sus dispositivos Nexus sino que además todos los fabricantes montasen ROMs Android AOSP. La opción de actualización sin depender de sus capas haría que cualquier fabricante, por pequeño que fuese, resultase goloso para cualquier tipo y nivel de usuario. El resultado serían actualizaciones más veloces, usuarios más contentos y más terminales Android vendidos.

Conclusión

banner

En cualquiera de los supuestos anteriores, Google gana. En un caso con una victoria más holgada que con el otro, pero victoria al fin y al cabo. Si se comercializasen terminales Motorola a 300 euros durante un periodo prolongado de tiempo no cabe duda de que la cuota del fabricante crecería sin control hasta quién sabe qué porcentaje del mercado, y si siguiesen existiendo los Nexus Google podría así usarlos para equilibrar la balanza de los fabricantes, dando dispositivos a unos y otros cada año conforme a sus necesidades reales de venta.

¿La mejor opción para los usuarios? Terminales Motorola accesibles, potentes, fluidos y a nuestro alcance en lo relativo a puntos de venta, y terminales Nexus con los que poder elegir cada año el fabricante que más nos interese sin tener que atarnos a Motorola de por vida para conseguir una auténtica experiencia Android de primer nivel.

Y vive Dios que el Moto X se está haciendo cada vez más atractivo a mis ojos.

14 comentarios

  1. Con el Motorola X y los dispositivos Google Edition, como para que más Nexus, además Android 4.3 Jelly Bean, se podría elegir la UI, es decir, Nexus ya no hace falta pues Android está llegando a todas partes 😉

    • Cierto Óscar, no había pensando en eso. Si finalmente se confirma lo del cambio de la UI a petición del usuario podríamos disponer de Android de stock en cualquier smartphone, aunque no de actualizaciones inmediatas, recuerda. El fabricante siempre tendría mano en la adaptación.

  2. Buena reflexión ! llevó poco tiempo en el mundo Android por lo que no se si lo que diré es o no lo que Google piensa. Creó que en Mountain View están trazando 2 mercado: Gama Nexus ( gama alta en colaboración con los fabricantes ) que parece un pacto necesario para que compañías grandes de publicidad mutua y de paso no se vayan de las manos con otros S.O. y Android pierda fuelle. Gama media (Motorola X) “obligada para Google” porque el monopolio podría empezar a ser patente y a sus colegas no creo lo permitan después de apoyar su S.O desde el comienzo. Sea como fuere creo que Nexus seguirá rotando un tiempo al menos ( o bien como decís se pase al móvil tope de cada gama con Android puro) y no creo que Motorola ataque la gama alta..aunque a mi el X ya me ha conquistado ! :-)

    • No es mal planteamiento Adolfo. De hecho, siempre se pensó en el Moto X (X Phone) como un gama alta para competir con iPhone y ha resultado ser una gama media de alto rendimeinto.

      Me apunto tu opinión porque es bastante interesante 😉

  3. No tiene ninguna importancia. Google siempre gana. Los demás fabricantes serán simplemente eso, fabricas tercerizados de androids.

    Que diferencia hay con Apple? Ninguna.
    Apple no fabrica nada, solo diseña y crea el software.
    La fabricación la terceriza a Foxxcon, empresa taiwanesa establecida en Shenzen, China.

    Es por eso que los demás fabricantes ya ven el peligro de convertirse en rehenes de Google y ya empiezan a desarrollar o apoyar otros sistemas operativos, como Tizen o Firefox OS.

    • Creo que en Android se está bastante más lejos del planteamiento de Apple del que parece. De hecho, cualquier fabricante puede coger Android y modificarlo a su antojo, algo que no ocurre con iOS. No tienes más que ver lo que ha hecho Amazon, o lo que amenazó hacer Samsung con Tizen, que aún no sabemos realmente si es un fork de Android o un desarrollo desde cero.

      Los fabricantes de Android tienen bastante más libertad, aunque sí es cierto que la marca Android tira mucho todavía y sería complicado que se separasen de ella sin correr el riesgo de reducir sus ventas de forma preocupante. Pero tienen opciones 😉

  4. Quizás a medio plazo sí, pero actualmente no creo que ni Tizen, ni Firefox OS sean una alternativa real a Android. Sólo las operadoras (y en conjunto a nivel mundial) podrían plantear algo así.

    Y me da que a quien miran para romper ese duopolio Apple-Google no es a otro que a Microsoft con Windows Phone… quién lo hubiera dicho.

    • Creo que Windows Phone tiene aún mucho que recorrer para ser una alternativa a dos sistemas tan implantados como Android y iOS. Además, dependiendo casi en su totalidad de un único fabricante es complicado que consiga extenderse como lo ha hecho Android. No obstante, las opciones para desligarse de Android están ahí, sean o no más complejas o dolorosas.

  5. Samuel F. dices que “dependiendo casi en su totalidad de un único fabricante es complicado que (WP8) consiga extenderse como lo ha hecho Android” pero resulta que Android ha llegado a donde ha llegado casi exclusivamente gracias a Samsung, un único fabricante 😛

    • Bueno. Teniendo en cuenta que HTC abrió la veda, también lo popularizó, luego vino Moto para revitalizarlo, el primer Snapdragon fue un Toshiba o que LG tuvo en el Optimus 2 X al primer doble núcleo… Sí, seguramente todo el éxito de Android sea cosa de Samsung.

    • Amigo Cantagalli, que ahora Samsung domine con claridad el ecosistema Android no significa que creciese gracias a él. Podría decirse incluso que ha sido uno de los últimos en llegar aunque sí el que mejor ha sabido crecer. Como dice Iván, todo empezó por HTC y Motorola.

      Y el resto de fabricantes sigue haciendo un buen trabajo. Enséñame las ventas de Windows Phone fuera de Nokia y veremos que son de risa. Ni HTC ni Samsung con sus Ativ consigue vender prácticamente nada.

      • También hay que decir que ni Samsung ni HTC le ponen interés en vender sus Windows Phone. Porque lo suyo con ese sistema es de chiste.

        • Cierto también, a cada uno lo suyo. Pero queda demostrado que ninguno de los dos casos, ni Android ni Windows Phone, es modelo Apple. De hecho, al menos por el momento, los más firmes candidatos a seguir ese modelo son Jolla y Tizen.

Deja una respuesta