UMI

Hemos hablado en tantas ocasiones sobre dispositivos, desde móviles hasta consolas Android, y software, actualizaciones y versiones futuras de Android, que en esta ocasión trataremos de disertar sobre los cerebros de los actuales smartphones. Durante estas líneas trataremos de dibujar un mapa de la distribución actual del mercado de procesadores así como disertar sobre lo que puede ser el panorama futuro. Pese a que el planteamiento será algo general, hablaremos sobre dos pesos pesados, dos titanes como son Qualcomm y Nvidia, el primero es el presente y el segundo puede ser un serio aspirante a futuro.

1. El líder

Si nos fijamos en el mercado de procesadores, en general, es complicado pasar por alto la enorme presencia de Intel en todos los sentidos. Con un apabullante porcentaje de cerca del 85% del mercado de los ordenadores, los responsables de los exitosos Pentium, por citar el modelo que más familiar pueda sonarnos, los chicos de Intel demuestran que siempre han hecho muy bien las cosas. El problema es que el mundo de los smartphones se les escapa, y ese mundo es actualmente de Qualcomm.

A todos nos sonarán a estas alturas los procesadores Snapdragon, aquellos cuya última generación, los Snapdragon 800 que vimos en el pasado CES con el anuncio protagonizado por un simpático dragón, están presentes en prácticamente uno de cada dos procesadores móviles vendidos hasta el momento, y subiendo. Sorprende su presencia dado que Samsung, que cuenta con sus procesadores Exynos y que es el mayor fabricante mundial de teléfonos, también ha montado hasta hace relativamente poco los procesadores de Apple.

Qualcomm Snapdragon 800 logo

La presencia de Qualcomm, en auge, también supone que los propios surcoreanos de Samsung optan por sus procesadores para acompañar a sus también afamados Exynos. Hemos visto en los últimos grandes lanzamientos de Samsung cómo se opta siempre por un Exynos junto a un Qualcomm a la hora de la elección de los cerebros de los smartphones para según qué zonas. Sin embargo, para el LTE Advanced, último modelo de S4 que se lanzará en Corea, el elegido es Qualcomm.

2. Los aspirantes

Junto a Qualcomm conviven, como hemos comentado anteriormente, otros como Exynos, propiedad de Samsung, que ha sido el primer fabricante en implantar la tecnología big.LITTLE, parejas de grupos de procesadores de alto y bajo rendimiento cuya promesa de bajo consumo siempre ha ido asociada al nombre. Exynos ha estado, está y estará siempre ligada a la marca Samsung y su nueva tecnología big.LITTLE promete optimizarse en modelos posteriores a los actuales.

Intel es otro en discordia. Nunca ha tenido demasiado hueco entre los smartphones pero su última generación de chips permite buen rendimiento a bajo precio, algo apreciado sobre todo en las gamas medias y bajas dado que ofrecen rendimiento ajustado a precios accesibles. Tal vez no en primeras marcas, pero en marcas de segunda línea empieza a ser un procesador cada vez más común y seguro que pronto estarán capacitados para dar el salto a las grandes ligas.

Nvidia, con sus procesadores Tegra, son un caso especial en esta batalla por la dominación de los procesadores. Sus modelos, en especial el Tegra 4, consiguen rendimientos realmente altos en todos los tests a los que son sometidos, y sin embargo los modelos de teléfono y tablet en los que se montan se pueden contar prácticamente con los dedos de una mano. Con una presencia casi testimonial en smartphones, el Google Nexus 7 ha sido su principal valedor en tablets, aunque la segunda generación del dispostivo de los de Google ya vendrá con un Qualcomm, si se cumplen los rumores. La SHIELD, su consola Android portátil, llegará con un nuevo y flamante Tegra 4 para, según promesa del propio fabricante, dejarnos asombrados en cuanto a rendimiento. Sorprende su baja cuota en este mundo cuando en ordenadores la marca Nvidia siempre ha sido muy apreciada.

Miracast en Nvida Tegra

Otros modelos en gamas bajas, como los Krait de Huawei o los MediaTek, también suenan aunque se montan en dispositivos con ventas menores. Aunque ojo a los Krait ya que Huawei podría situarlos a la misma altura que los Exynos de Samsung si los chinos continúan incrementando ventas al ritmo que lo están haciendo últimamente.

3. El futuro

Si tuviésemos que hacer una predicción a día de hoy según los comportamientos de unos y otros fabricantes, Qualcomm podría alcanzar la cuota en smartphones de la que actualmente goza Intel en ordenadores, siempre teniendo en cuenta que las ventas de estos últimos caen cada año en beneficio de los primeros, lo que situaría a los Snapdragon en cabeza con unos suculentos beneficios. Tal es la carrera hacia el éxito de Qualcomm que a los nuevos Snapdragon 800, cuyos benchmarks rompen récords allá donde van, les acompañan ahora los Snapdragon 200 y Snapdragon 400, y no parece que el fabricante tenga intención de levantar el pie del acelerador.

En la otra esquina del ring tendríamos a Nvidia, cuyos Tegra 4i empiezan a asomar en distintos prototipos y que promete presentar batalla, aunque en la actualidad, como hemos comentado en el anterior punto, sean simplemente una opción más en el mercado. Ateniéndonos a los rendimientos de las gráficas Nvidia en ordenadores de sobremesa y portátiles, sabemos que Nvidia hace muy bien las cosas y conseguirá su puesto entre los smartphones, aunque tendrá una dura competencia y un largo camino por recorrer.

Intel logo

La otra esquina sería para Intel, que quizá no logre ganar la batalla en las gamas altas pero presentará batalla contra los Snapdragon 200 y 400 y tal vez consiga un meritorio tercer puesto, quién sabe si no el segundo a medio o largo plazo. Y siempre tendremos la duda de Exynos dado que el hecho de que se monten sólo en terminales Samsung hace que su éxito dependa de las decisiones de un único fabricante, fabricante que también elige a Qualcomm cuando necesita desplegar potencia de primer nivel.

La lucha será dura y actualmente los chicos de Qualcomm llevan la ventaja, y eso que aún no se ha dado el salto a chips de 8 núcleos reales, no hablo de 4+4. Ha sido Qualcomm quien ha demostrado, con sus Snapdragon 800, que los cuatro núcleos están aún muy vivos y pueden ofrecer rendimientos nunca antes vistos.

Lo que está claro es un aspecto, que veremos “normal” que aparezcan 8 núcleos en smartphones y tablets antes que en ordenadores. El futuro es móvil y Qualcomm sabe perfectamente qué hacer para conquistarlo.

Sin comentarios

Deja una respuesta