UMI

Tras el intento de paliar el mercado pirata de esta famosa aplicación, Falcon Pro se actualizó el pasado lunes para quitar de en medio a todos los usuarios que disfrutaban del software sin haber abonado su precio para la obtención de la licencia. Sin embargo, esta mañana su desarrollador se ha encontrado con la sorpresa de que han vuelto a exceder el número de usuarios permitidos.
Parece que la cruzada entre los desarrolladores de aplicaciones de Twitter y la imposición de no sobrepasar los 100.000 tokens (permisos para la autentificación de usuarios) por parte de los directivos de la red social del pájaro azul no termina. Y en este caso vuelve a pasar a Falcon Pro ante la demanda acumulada por la enorme popularidad que ha conseguido durante los últimos meses.

Falcon Pro fuera de la Google Play Store

Completamente atónito se quedó Joaquim Vergès esta mañana al despertarse y ver la nueva “trastada” sufrida por su aplicación Falcon Pro. Como podéis ver en la imagen inferior correspondiente a su timeline de Twitter, tras reponerse del disgusto sacó la aplicación de la tienda de Google (aunque aún está disponible en su otra lugar oficial de venta, AndroidPit) y facilitó una solución a sus usuarios registrados con licencia: descargarse un archivo apk correspondiente a una versión anterior que debería solucionar el problema a todos los clientes que habían actualizado el pasado lunes y que nos les permitía entrar hoy como usuario de Twitter. Si os habéis tenido algún problema, os aconsejo que os paséis por su cuenta de Twitter (@Falcon_Android) para manteneros informados.

Twitter oficial de Falcon Pro

El futuro de este y otros clientes de Twitter muy populares en la misma situación sigue siendo incierto. El cóctel generado por las restricciones presentadas por Twitter y el pirateo de aplicaciones está haciendo daño a todos. Tanto a desarrolladores como a usuarios con licencia. Esperemos que se llegue a una solución rápida y podramos ver a Falcon Pro de nuevo en la Google Play Store.

Sin comentarios

Deja una respuesta