UMI

Tenemos una nueva entrega de lo que hemos venido a denominar #AndroidWars, una batalla dialéctica y escrita donde dos de nuestros editores, Samu e Iván, se baten en duelo para demostrar que su postura referente a un tema controvertido es la más correcta. Siempre dentro de un combate limpio, coherente y sin golpes bajos, confluyendo dos opiniones contrarias para que seáis vosotros los que elijáis la más cercana a la verdad. Y eso pretendemos con las #AndroidWars: que también expreséis vuestra opinión sobre los temas, siendo el de hoy uno concreto que está muy de actualidad: los móviles Android de tamaño Mini.

Samuel ya nos detalló dentro de su editorial dedicado a los smartphones Android Mini cuál era su postura referente a este espinoso tema. Pero Iván ha querido aportar su punto de vista rebatiendo algunas de sus afirmaciones, tratando con ello de encontrar la mejor definición de lo que tiene que ser un teléfono “mini”. Podríamos pensar por el nombre que, simplemente, se trata de reducir en tamaño otro teléfono relacionado, pero, visto el camino que siguen Samsung, HTC o Sony, entre muchos otros (utilizando o no la denominación de mini), parece que el concepto no esté tan claro.

Pues aquí vienen nuestros editores en un intento de aclarar el tema: ¿un móvil mini tiene que ser calcado al original reduciendo sólo el tamaño o ha de reducirse todo el hardware en consecuencia con las dimensiones finales? Éstas son las respectivas posturas de Iván y de Samu, empezando su alegato el primero.

Móviles Android Mini: ¿mismo hardware que el original o recortado en proporción? #AndroidWars

Iván: ante todo, he de felicitarte por el editorial a partir del cual estamos haciendo este #AndroidWars: me parece acertado y muy bien explicado. Ahora bien, voy a rebatirte algunos puntos con los que no estoy de acuerdo, como no podría ser de otra manera. Afirmas que un smartphone mini sólo tiene que verse reducido en tamaño manteniendo las especificaciones originales, y esto, ya desde el punto de vista tecnológico, es poco viable. Cierto es que los móviles están robando demasiado espacio de nuestros bolsillos y tendría que haber una versión reducida para usuarios que sólo quieren una pantalla más pequeña, pero esto nunca debería de ser un mini: sólo un móvil con otra denominación.

Cuando yo pienso en un mini me imagino varias cosas. Primero, menores dimensiones, obvio. También prestaciones más reducidas. Y precio ostensiblemente más bajo, que para eso es mini. Pues bien: siguiendo tus premisas, un terminal mini sólo bajaría mínimamente su precio de un escalón a otro, porque la base de hardware sería la misma. Y se ampliaría la dificultad de ingeniería a la hora de encajar todo en un cuerpo más pequeño; por no hablar de que, obviamente, tendría una batería más pequeña, obteniendo una menor autonomía al ser la potencia casi igual (descontando que el consumo de la pantalla más pequeña sí que guardaría cierto equilibrio).

Cuando a mí me venden un terminal mini pienso en que el fabricante da la oportunidad a alguien con menos dinero de acceder al software y diseño de su móvil de referencia dentro del catálogo. Seamos sinceros: nadie usa los cuatro núcleos al 100 %. Ni el LTE, NFC, cualidades impermeables o tantas pijadas más que engrosan el precio de un gama alta. Recórtame todo eso hasta conseguir un smartphone compacto, funcional, con el mismo diseño y que resulte, sobre todo, más barato. Para mí, esto es un auténtico mini.

Samsung Galaxy S4 Mini y HTC One Mini

Samuel: Eso que tú defiendes, amigo Iván, no es más que lo que te han inculcado los fabricantes a fuerza de promoción y marketing. Defiendes ni más ni menos que lo que ellos venden, que un smartphone ‘mini’ es la versión de doble núcleo de un hermano mayor de cuatro, con menos almacenamiento, menos pantalla y menos de todo, incluida la cámara. Yo, como ya sabes dado que se ha hablado antes de mi editorial, defiendo que los smartphones ‘mini’ deben ser versiones de menor tamaño, pero con igual potencia que el smartphone del que heredan el hombre porque, de otra forma, sólo hablamos de marketing y reconocimiento de marca.

Convendrás conmigo en que si HTC lanza el HTC One Mini, terminal por el cual se ha desatado este #AndroidWars, y lo equipa con características que le hacen merecedor de llamarse “HTC One S”, terminal ya existente que si comparas con el One Mini observarás que puede ser su hermano cuasi gemelo, lo honrado sería llamarlo One S, o One S 2 si le has metido mejoras a partir del HTC One. No me vale que utilices el reconocimiento de marca para vender más unidades de un dispositivo cuyo único parentesco con el inspirador sea el diseño exterior. Yo quiero que me vendas las especificaciones del HTC One, pero encapsuladas en un cuerpo de 4 pulgadas en lugar de las 4,7 originales. Incluso te habría permitido de 4,3 pulgadas si el terminal original hubiese tenido 5 pulgadas como puede ocurrir con el Samsung Galaxy S4 Mini y el Samsung Galaxy S4. Otro fabricante, por cierto, que hace trampas.

Sony, por el contrario, parece tener en el horno un Sony Honami, que ya sabrás que viene de camino, en dos versiones, una de 5 pulgadas y otra muy probable de 4 o de 4,3. Todo hace indicar que tendrá la misma potencia sacrificando únicamente tamaño y resolución de pantalla, lógico por otra parte. En ese caso, de cumplirse, sí que hablaríamos de un terminal mini. No olvidemos que Android depende en gran medida de la experiencia de usuario, y si tu terminal original ofrece una experiencia de 10 sobre 10 no me puedes empaquetar un terminal de gama media que me ofrezca 7 sobre 10 con el mismo nombre. No haces sino mentirme y empobrecer tu marca, además de ensuciar el terminal que relacionas al nuevo.

Samsung Galaxy S4 Mini y HTC One Mini

Iván: claro que defiendo el marketing. Pero marketing lógico. Me has hecho un detallado muestrario de ejemplos y de lo que es tu opinión, y ahora te pregunto: ¿te comprarías un mini según tu criterio o irías a por el terminal en el que se basa? Ahora me dirás que hay usuarios que prefieren un móvil potente y de pequeña pantalla. Bien. En este nivel de status en el que nos movemos cuando hablamos de gama alta, ¿alguien luciría un móvil con la etiqueta “mini” siguiendo tu criterio?

Extrapolemos. Un fabricante de coches que vende un modelo mini, ¿recorta sólo en tamaño? ¿Y uno de bicicletas? ¿Y televisiones? Ahora dirás que tampoco tiene demasiado sentido extrapolar, pero, teniendo en cuenta que nos movemos en términos comerciales, habrá usuarios que elijan un modelo más pequeño porque éste ya cubra sus necesidades o porque su nivel económico no llegue al modelo alto, pudiéndose aplicar estos principios a cualquier otro objeto que esté en venta. Como un móvil, claro. Porque el calificativo de mini se entiende sobre todo el teléfono en general, no sobre la parte que más te interese. “No, a mí me aplica el mini sólo a la pantalla, el resto lo quiero igual”. Pues si me va a costar casi lo mismo y encima voy a tener que llevarlo sabiendo que es un escalón inferior al modelo del que toma el nombre… menuda la gracia.

Móviles Android Mini: ¿mismo hardware que el original o recortado en proporción? #AndroidWars

Samuel: Una cosa es lo que yo piense que debe ser un terminal “Mini” y otra lo que piensen los fabricantes. ¿Cuántas veces se ha comentado eso de que “me gusta la potencia de este terminal pero estaría genial con una pulgada menos”? Pues eso es un “mini”, lo otro es un gama media, se mire por donde se mire.

¿Me lo compraría? Yo seguramente no porque salvo una macropantalla de más de 6 pulgadas siempre preferiré el smartphone original, el padre del “mini”, pero vamos a poner un caso práctico. Imaginemos que Sony lanza ahora un Sony Xperia Z Ultra Mini, con la misma potencia que el phablet pero con 5,5 pulgadas, como el Note 2. ¿Me lo compraría? Sin dudarlo.

Es obvio que los fabricantes no lo interpretan así o así es precisamente como serían los terminales “Mini”, pero para mí será siempre falsedad en forma de promoción, ni más ni menos. ¿No hay acaso televisores de plasma y de LCD que tienen las mismas características con pantallas de varios tamaños? ¿Por qué no los smartphones también así? Pienso que muchos fabricantes se sorprenderían de las ventas que se pueden alcanzar lanzando el mismo dispositivo en varios tamaños, para todos los gustos en cuanto a pantalla.

Cuánta gente no se habrá comprado un Samsung Galaxy Note 2 porque la pantalla es demasiado grande. Cuántas bromas no habremos escuchado y leído sobre eso mismo. ¿Y si tuviese un hermano gemelo de 4,5 pulgadas?

Móviles Android Mini: ¿mismo hardware que el original o recortado en proporción? #AndroidWars

Iván: precisamente iba a eso. El Samsung Galaxy Note 2 tiene un mini calcado: el Samsung Galaxy S3 con 4.8 pulgadas. De lo único que carece es del S Pen y las apps dedicadas, pero el resto es prácticamente igual. ¿Podría ser un Note 2 Mini? No, es diferente en su concepción aunque posea características iguales, por lo que es lógico que tenga denominaciones diferentes. Y respondiendo a lo de las televisiones… Que yo sepa ningún fabricante vende teles “minis”, por lo que no veo acertado el paralelismo.

Remato mi intervención porque creo que ya estamos dando vueltas en redondo. Lo más importante de la palabra mini es el precio, y eso no se consigue sólo reduciendo la pantalla. Ha de haber algo más, y eso es una reducción en equilibrio de todas las partes del móvil. Un buen teléfono debe de seguir siéndolo a pesar de apellidarse mini, y todos los que he probado con esa etiqueta así lo han demostrado. ¿Poseen el mismo rendimiento que sus hermanos originales? No, pero sí mantienen la esencia. A un precio mucho más reducido, que es lo importante.

Samuel: Para mí la palabra “Mini” sólo debería afectar al tamaño del dispositivo, que es en muchos casos la única barrera para la compra. Obviamente, parece que sólo es un problema para mí dado que prácticamente la totalidad de los fabricantes entienden “Mini” como la excusa perfecta para recortar todo a la mitad. Si sólo dejas el diseño externo, ¿qué sentido tiene que lo llames como a su hermano mayor? Tú mismo has puesto el ejemplo de Samsung, fabricante en el que sus terminales son prácticamente iguales. ¿Por qué no son todos “mini” unos de otros?

Tamaño, tamaño y tamaño, e igualdad de potencia y prestaciones. Lo contrario es falsear. Un placer haber debatido contigo.

Y tras los alegatos de nuestros contrincantes androides, ha llegado vuestro turno. ¿Quién creéis que ha ganado? Votad a continuación.

Resultados

1 comentario

  1. La verdad es que al final los modelos mini de todas las marcas, son terminales con menos potencia, menos tamaño y a un precio muy elevado para sus características. El único modelo que ahora tiene un precio razonable es el S3 Mini (unos 230€) y ya lleva bastantes meses en el mercado. Para mí, no son una buena opción si los comparas con otros modelos de su segmento (normalmente gama media, media-alta).

Deja una respuesta