El tema del ROOT en Android sigue siendo controvertido, sobre todo en las últimas versiones de sistema y con los terminales lanzados recientemente. Y existe la controversia porque los hay que defienden el “rooteo” contra los que se mantienen en la idea de que tampoco compensa los riesgos. De hecho, y entrando dentro del terreno personal, yo mismo he ido abandonando la idea de que todos mis móviles debían tener ROOT nada más abrirlos, habiendo optado por dejarlos intactos debido a diversos factores. Y ya son unos cuantos los dispositivos que siguen vírgenes cuando lo primero que hacía era rootearlos, habiendo cambiado bastante de parecer. ¿Cuáles son las razones? Veamos.

ROOT en los Samsung Galaxy: problemas e inconvenientes

La primera es el hecho de que las últimas versiones de Android ya incluyen muchas de las funciones que habitualmente se obtenían con ROOT (backup y restauración de las apps con sus datos, por ejemplo), por lo que se me hace innecesario; también encuentro que las apps sin necesidad de acceso de administrador ya cubren la mayor parte de mis necesidades; y la última razón viene íntimamente ligada con los Samsung Galaxy, dispositivos a los que me he abonado: es un riesgo rootearlos. De ahí este post: pretendo aclarar muchas de las dudas que se tienen a la hora de rootear estos modelos concretos.

¿Qué problemas y qué inconvenientes tiene el ROOT en los Samsung Galaxy? Aquí os dejo un compendio de todos ellos: tenedlos bien presentes a la hora de acceder a la raíz del sistema.

Knox

ROOT en los Samsung Galaxy: problemas e inconvenientes

Pensado como sistema de seguridad con el que garantizar el uso corporativo y profesional de los Samsung Galaxy, Knox es mucho más que una aplicación de sistema nativa en muchos modelos de Samsung, quedando a nivel de kernel dentro de una zona segura de la ROM ejecutándose en el arranque del teléfono o la tablet. Si bien es cierto que resulta posible desinstalar Knox del propio sistema desapareciendo una vez hayamos arrancado el teléfono (muchas ROMS stock lo hacen así), no se ha encontrado aún la manera de acceder a la zona segura para borrarlo del kernel. ¿Qué significa esto? Que una vez carguéis una modificación no permitida en el Samsung Galaxy (custom recovery, ROOT, ROM no oficial de Samsung…) activaréis el contador de Knox. Dicho contador no es igual al contador de flasheos (del que hablaré más adelante), teniendo sólo dos valores (activo o vulnerado) y siendo imposible de revertir a su forma original una vez se vulnera.

¿Qué implica tener Knox vulnerado a nivel de kernel? En la práctica nada ya que nuestro móvil o tablet seguirá funcionando normalmente. Tendremos acceso al ROOT y a cargar las ROMS personalizadas desde el custom recovery sin problemas, teniendo la ventaja de que Samsung no bloquea el bootloader. Pero eso sí: la garantía del teléfono se pierde, pudiendo comprobarse con sólo entrar en el modo Download. Además, se suelen perder las actualizaciones vía OTA y, en ocasiones, podéis “romper” definitivamente el móvil o tablet. Como experiencia personal, os contaré que yo perdí la opción de teléfono en un Samsung Galaxy Note 2 precisamente por Knox y por la carga de ROMS; de ahí que haya optado por no jugármela con este sistema de seguridad.

Contador de flasheos

ROOT en los Samsung Galaxy: problemas e inconvenientes

Este sistema de seguridad lleva tiempo implementado en Samsung, constituyendo un simple contador que registra cada vez que se modifica el Samsung Galaxy. Es bastante menos problemático que Knox debido a que Chainfire descubrió la manera de restaurar a cero el contador de flasheos en muchos modelos de la marca (Triangle Away, se llama la app), consiguiendo que, una vez tengamos el ROOT, existan muchas posibilidades de devolver el móvil o tablet al estado original.

Si vuestro móvil carece de Knox, tendréis que luchar sólo con el contador de flasheos. Triangle Away es compatible con un buen número de modelos, por lo que el ROOT tiene algo más de sentido en todos ellos.

EFS e IMEI

La carpeta EFS es de extrema importancia en los Samsung Galaxy, guardándose en ellas datos imprescindibles para usar la línea móvil; como es el IMEI y el código de producto. No suele ser habitual, pero puede perderse siempre que se cargue una ROM, un kernel o se ejecuten modificaciones similares. Lo mejor nada más instalar un custom recovery es hacer un respaldo de dicha carpeta EFS, guardándola en un lugar seguro por si acaso luego tuviésemos que restaurarla.

ROOT en los Samsung Galaxy: problemas e inconvenientes

Muchos Recoveries ya incluyen una opción para guardar la carpeta EFS, pero, si tenéis ROOT, también podéis utilizar una app para realizar dicho backup. Os recomendamos ésta de Wanam: muy buena opción para Samsung Galaxy rooteados.

EFS☆IMEI☆Backup
Developer: Wanam
Price: Free

Y aparte de estos problemas concretos (a los cuales espero haber dado solución), siempre están los inconvenientes generales de este tipo de procesos peliagudos. Podremos perder todos nuestros datos (de hecho se perderán siempre que carguéis una nueva ROM), las fotos, es bastante habitual que provoquemos un error en el arranque encontrándonos con el célebre “boot loop” (reinicio en bucle) de los Samsung Galaxy, podremos quedarnos con un ladrillo… En fin, ya los conocéis. ¿Merece la pena? Ya dependerá de vosotros y de vuestro móvil, siendo más recomendable en aquellos terminales que se han quedado abandonados en una versión antigua.

¿Hacéis ROOT habitualmente en vuestros Samsung Galaxy o, igual que me ocurre a mí, habéis optado por dejarlos intactos? Dejad vuestras impresiones en los comentarios.




Me gusta escribir casi tanto como respirar (incluso más). Puedo hablar de cualquier tema, pero lo que más me apasiona es la tecnología móvil. Con teléfono casi desde la cuna. Y con smartphone desde que existen.

10 comentarios

  1. Lo primero no es fácil hacer de tu móvil un ladrillo siguiendo los pasos correctamente al hacerse root. Si entras en bootloop no pasa nada porque se puede revertir.
    Segundo hacerse root tiene muchas ventajas, no hay más que leer un poco sobre ello.
    Tercero aun con contador de Knox 0x1 (activado) casi siempre entra en garantía por problemas de hardware.
    Cuarto y último. No pudiste tener problemas con Knox en el Note 2 ya que carece de Knox. El primero en tenerlo fue el Note 3.

    • El segundo comentario me ha suavizado un poco, pero tengo que rebatirte. 😉
      Primero. Coincido contigo y creo que no se le agradece lo suficiente a Samsung el hecho de que sus móviles sean casi “unbrickeables”. Odin y el Modo Download suelen solucionar casi todos los problemas, teniendo al JTAG como última solución. Pero no será el primer brickeo que veo que ni con el JTAG revive, por lo que hay que tener más cuidado del que parece. Dicho esto, he toqueteado mis Samsung cientos de veces y no, jamás he tenido un brickeo total.
      Segundo. No creo que tenga que defender más el ROOT porque soy de los que más lo ha defendido en este blog. El Root es recomendable para los que buscan extender su uso con el teléfono; pero, como he dicho en el post (copio y pego): “De hecho, y entrando dentro del terreno personal, yo mismo he ido abandonando la idea de que todos mis móviles debían tener ROOT nada más abrirlos, habiendo optado por dejarlos intactos debido a diversos factores”. Es personal, creía haberlo aclarado.
      Tercero. Según la propia Samsung, modificar el teléfono es sinónimo de perder la garantía. Es cierto que resulta posible que no lo comprueben (a mí me ha pasado), pero eso no significa que deba recomendarse. Al menos prefiero no hacerlo: en un móvil que cuesta una pasta suele ser mejor no arriesgarse por lo que pueda pasar (hablando siempre de usuarios generales).
      Cuarto. El Note 2 no tenía Knox en sus inicios igual que nunca tuvo Jelly Bean 4.2. Samsung lo actualizó desde 4.1.2 a 4.3, introduciendo en ese cambio a Knox (que venía desde recién lanzado Note 3). Con el cambio de 4.1.2 a 4.3, en el Note 2 se cambiaba el formato de la carpeta EFS y se bloqueaba el bootloader para versiones anteriores, dando muchos problemas con los IMEIS y el registro de los terminales en la red. A algunos les afectó y a la gran mayoría no; a mí bloqueó el teléfono sólo a la red que tenía en ese momento, siendo imposible arreglarlo a pesar de que le hice prácticamente de todo. El problema vino por instalar la ROM filtrada con la primera versión de 4.3 con Knox, pero, desde ese día, no vuelvo a jugarme un Samsung que me ha costado mi dinero adquirirlo. Y es lo que suelo recomendar.

  2. Por, supuesto. Si lo haces siempre es recomendable tener copia de seguridad y para no perder la garantía, existe el software Odin que te permite reinstalar la rom oficial de tu samsung y dejarlo como el primer día.
    Son muchas las ventajas.

  3. Yo tengo un note 2 y vino con knox cuando actualice el software, desde siempre que hago root todos mis celulares (nunca tuve drama)hace unos dias le puse la ROM DN4 y pude aun con knox y ahora se elimino con esta rom. Buen aporte igual

    • Eliminaste Knox del sistema, no del kernel. Si arrancas el Note en modo Download verás el “Warranty void” de Knox.

  4. Hola, yo desconozco por completo este tema, pero acabo de adquirir un Galaxy S5 que supuesta mente era desbloqueado de fabrica y al investigar un poco me di cuenta de que el equipo es root y tiene una firmware de AT&T lo cual me bloquea varias funciones que si estan disponibles en equipos adquiridos a través de operadora en México.

    La pregunta es: ¿se puede reestablecer el equipo a su firmware original? ¿o se puede cambiar por otro distinto y funcional para México?

    Espero haber utilizado lo términos correctamente y les mencionó que es el modelo G900F.

    Saludos

  5. Yo tengo una Samsung Galaxy Tab 3 SM-T210 4.4.2 Kitkat, no estoy segura de rootearlo desde mi pc, pensaba rootearlo con Kingo Root, que hago, la rooteo o no

    Gracias

Deja una respuesta