UMI

Todos los fabricantes de teléfonos móviles andan como locos desde que saliese al mercado Android 4.1 Jelly Bean para conseguir introducir la nueva versión del SO de Google en el mayor número de terminales posibles y Samsung, con una gran cantidad de modelos en el mercado, es uno de los principales afectados.

Ya conocíamos las dificultades que le había presentado actualizar a Ice Cream Sandwich, la versión 4.0 de Android, a modelos tan conocidos como su Samsung Galaxy S, misión que le resultó casi imposible y que solucionó anunciando el desarrollo de un Value Pack que contendría algunas de las funcionalidades de ICS pero no todas. Con el resto de terminales, el fabricante coreano progresa adecuadamente y hoy mismo anunciábamos en esta web la confirmación oficial de que la actualización del Galaxy S3, actual terminal estrella de la casa, a Jelly Bean a partir de octubre, según país.

JB

Ahora le toca el turno a otros dos conocidos modelos de la casa, el Samsung Galaxy S Advance y el Samsung Galaxy Ace 2, que se actualizarán, y esto es lo curioso, directamente a Jelly Bean desde Gingerbread, saltándose el paso por Ice Cream Sandwich. Resulta curioso que Samsung se le haya acumulado tanto trabajo con las actualizaciones que haya decidido subir algunos peldaños de dos en dos.

Esto no supondrá que las actualizaciones de ambos teléfonos lleguen en una fecha próxima ya que suponemos que en su lista de prioridades están antes los S2, Note y demás modelos, antes que el S Advance y el Ace 2, pero sin duda la noticia es muy positiva para los usuarios de estos dos terminales y abre la puerta a que este mismo hecho ocurra en otros modelos en cuyas actualizaciones puedan los coreanos ir “rezagados”.

Así pues, la espera tiene muchas veces su recompensa y se confirma la llegada de Android 4.1 Jelly Bean a dos nuevos terminales. Samsung no debe tener tiempo ni para respirar.

Fuente Samsung Bulgaria

Sin comentarios

Deja una respuesta