UMI

Ya sabemos que el tamaño es algo que se ha quedado obsoleto en el terreno de los smartphones, ya que estos terminales móviles hace tiempo que desean convertirse en tablets mientras que las segundas, por el contrario, descienden de tamaño hasta convertirse en smartphones de grandes dimensiones. Y en ese punto intermedio donde confluyen los phablets, en el que el Samsung Galaxy Note 2 se ha hecho su propio trono, hay otras apuestas que también aúnan calidad y buen hacer, donde el recientemente estrenado LG Optimus G Pro pretende arrebatarle un buen porción de atención a la creación de sus compatriotas coreanos. Y dado que el MWC 2013 es el mejor sitio para probar de primera mano todos estos grandes terminales, nos hemos ido hasta el stand de LG para probar a su phablet estrella en esta primera toma de contacto con el LG Optimus G Pro.

Soberbio en todos los sentidos, podemos decir que esta es la característica que mejor define al LG Optimus G Pro. Con un tamaño descomunal gracias a sus 5.5 pulgadas de pantalla, este phablet hace gala de un aspecto externo sorprendente aunque bastante plástico, donde las líneas se ven y se sienten suaves sin que tampoco se haga extremadamente difícil sostenerlo, por más que las manos rodeen con dificultad todo su ancho. Con una pantalla que se ve y refleja a la perfección el tacto, su cara trasera posee un entramado en forma de rombos que logra aportarle un toque delicado y elegante, unido a algunos detalles que engalanan aún más este LG Optimus G Pro: un botón central bastante cómodo de pulsar, antena de televisión escondida en la parte superior en el modelo que tuvimos ocasión de probar y una gran resolución full HD que se veía muy bien en los vídeos de muestra e imágenes que los de LG tenían instalados en este phablet, consiguiendo que la relación general fuese más que buena.

En cuanto a software, encontramos que la versión Android incorporada en el LG Optimus G Pro (Jelly Bean 4.1.2) aporta un extra de rapidez y fluidez, unido a la interfaz propia de LG con mayor grado de personalización en este phablet, lo que quizá llega a empalagar en exceso. Su procesador de cuatro núcleos a 1,7 gHz le dan auténticas alas, unidos a la GPU Adreno 320 que se mostraba ágil y potente en los juegos que tuvimos ocasión de probar, viendo que el potencial gráfico del LG Optimus G Pro es, como no vabía esperar otra cosa, excelente.

Como cualquier análisis previo que se precie, le hemos hecho la toma de contacto al LG Optimus G Pro en vídeo para vuestro disfrute, estando en estos momentos en pleno montaje y maquetación, llegando a esta sección en las próximas horas.

¿Qué os ha parecido este LG Optimus G Pro? Bastante parecido al Samsung Galaxy Note 2, esa es la verdad. Aunque, si queréis verlos a los dos en plena acción, pronto los tendréis en una comparativa directa.

Sin comentarios

Deja una respuesta