UMI

A pesar de que Sony ha puesto toda la carne en el asador este año con su smartphone estrella de cinco pulgadas al que ha promocionado hata la saciedad, el Sony Xperia Z, eso no quita para que no dote de protagonismo a su otro dispositivo estrella, algo más en la sombra que su hermano pequeño sólo por el hecho de que las tablets no tienden a venderse tanto. Y es una lástima, porque el Sony Tablet Z, un espléndido tablet de 10.1 pulgadas que sigue el estilo y diseño del teléfono móvil con la misma terminación, es un dispositivo con mayúsculas, donde su escaso peso hace alto contraste con las líneas finísimas y cortadas con regla de sus cuatro costados, consiguiendo el tablet más bello hasta la fecha. Al menos lo es nuestra opinión, claro, porque ya hemos podido realizarle un primer análisis al Sony Tablet Z con unos resultados que nos han dejado maravillados.

Para empezar, lo que más llama la atención de este dispositivo es lo poco que pesa en las manos, sosteniéndose de forma tan liviana que sorprenden sus altas dimensiones y, sobre todo, el tamaño de la pantalla, con unas 10.1 pulgadas que se ven y se tocan con auténtico placer. Sí, el Sony Tablet Z es muy ligero, aunque también muy fino, teniendo menor grosor que su hermano smartphone y con una batería que se va a los 6000 mAh, disponiendo de un procesador de cuatro núcleos Snapdragon S4 Pro a 1,5 gHz y 2 GB de RAM, con opción de almacenamiento por micro SD además de sus 32 GB ya integrados.

El funcionamiento del Sony Tablet Z es fabuloso, siguiendo, como ya hemos dicho, las líneas del Sony Xperia Z y con marcado carácter en contra de los elementos, lo que significa que se encuentra protegido contra el agua y contra el polvo. ¿Os imagináis tomando un baño mientras veis una película en este dispositivo? Pues es posible, ya que todos sus puertos y conectores se encuentran protegidos por las mismas lengüetas del smartphone, siendo algo molesto el retirarlas para escuchar los auriculares o, sobre todo, para poder cargar la tablet con el micro USB (MHL incluido). Con Android Jelly Bean 4.1 y la misma interfaz Xperia que su hermano, adaptada a las grandes dimensiones de la tablet, todo su uso es sencillo e intuitivo, fluyendo a las mil maravillas. Lo cierto es que funciona realmente bien, siendo una delicia para la vista y para el tacto.

Podéis comprobar cómo nos ha ido con este terminal de los japoneses echándole un vistazo a nuestro primer contacto en forma de mini review en vídeo al Sony Tablet Z:

Imagen de previsualización de YouTube

Esperamos que este tablet de Sony os guste tanto como a nosotros, porque lo cierto es que razones para enamorar no le faltan.

¿Qué os ha parecido el Sony Tablet Z? Sus 10.1 pulgadas aparentan ser demasiadas para un dispositivo donde empiezan a triunfar las dimensiones contenidas en torno a las 7 u 8 pulgadas, pero no cabe duda de que la experiencia multimedia y la productividad se ven potenciadas por estas dimensiones de pantalla, convirtiéndose en toda una delicia trabajar con ella.

Sin comentarios

Deja una respuesta