UMI

No nos íbamos a marchar de este MWC 2013 sin probar uno de los tablets y smartphones que han marcado un antes y después en este tipo de dispositivos, todo dentro de un único aparato y sin la necesidad de ajustar el tamaño a unas únicas dimensiones, como ocurre con los phablets y el Samsung Galaxy Note 2 a la cabeza. ¿De qué aparato hablamos? Evidentemente, de una de las creaciones más populares de los taiwaneses de Asus, la que sería la tercera entrega del convertible Asus PadFone. Así, en este congreso de móviles que ha acaparado toda la atención mundial, se han hecho con un buen cupo de dicha atención, teniendo a disposición de los medios a sus Asus PadFone Infinity. Y no íbamos a desperdiciar la oportunidad de echarle un ojo (y algo más) a este extraordinario dispositivo, así que allí que nos fuimos para tomarle unas fotos y una vídeo review con un primer contacto. Que ya os anticipamos que ha sido excelente, por cierto.

El Asus PadFone Infinity sigue la línea de sus dos primeras versiones integrando un smartphone dentro del cuerpo de una tablet, pudiendo así funcionar en un tamaño o en otro con sólo incorporar la unidad matriz dentro del cuerpo que también hace de dock. Con un diseño en aluminio para ambos componentes, con diseño trasero muy similar al del Asus Nexus 7 para la parte del tablet, en el Asus PadFone Infinity nos encontramos con pantalla de 10.1 pulgadas para la de mayor tamaño y de cinco pulgadas para el teléfono móvil, ambas con resoluciones Full HD de 1080X1980 píxeles dentro de un panel LCD con tecnología Super IPS. Y tenemos que decir que se ven realmente bien, con unos colores y contrastes que se convierten en una auténtica delicia para la vista. Con respuesta muy buena para el tacto en ambas pantallas, como no podría ser de otra manera.

Como ya ocurría en ambas versiones anteriores, en el Asus PadFone Infinity el tablet no tiene más que una función de apoyo, ya que el cerebro de todo el aparato es el propio smartphone. Este posee un procesador Snapdragon de cuatro núcleos a 1,7 gHz apoyado en 2 GB de memoria RAM y 32 GB de capacidad interna para el almacenamiento, con una sensación de fluidez y rapidez que está a la altura del resto del tablet/smartphone, obteniendo una puntuación de primeras realmente alta. A nivel personal, y siempre tratando de ser lo más objetivos posible, podemos decir que el Asus PadFone Infinity ha sido el mejor tablet de todo el MWC 2013, rayando en belleza y elegancia al propio Sony Tablet Z.

Tanto la inserción como retirada del smartphone del zócalo presente en la tablet se ha mejorado considerablemente, siendo muy suave y sin que haya que abatir ninguna trampilla. Encajando perfectamente en el interior hasta convertirse en un elemento de una sola pieza, fabricado con aluminio y sin que presente exagerada protuberancia por detrás. Además, Asus incluye en su Asus PadFone Infinity la última versión de Android disponible, Android Jelly Bean 4.2.2, lo que es un punto extra añadido a la propia integridad de la tablet/smartphone. Y sin incluir una capa exageradamente personalizada, ya que presenta la misma interfaz Holo apoyada en algunas aplicaciones propias del fabricante.

Y aquí tenemos al punto fuerte de esta pequeña review al Asus PadFone Infinity: su toma de contacto en vídeo, donde hace un cameo el Sony Xperia Z al acercarse mucho en dimensiones al smartphone de aluminio de los taiwaneses.

Imagen de previsualización de YouTube

¿Qué os ha parecido el Asus PadFone Infinity? Para nosotros ha sido de los mejores terminales de la feria, siendo un conjunto de productividad y diversión sin igual. Y todo con elegancia y lujo de detalles, siendo una tablet y smartphone que deslumbran tanto de forma conjunta como separada.

Sin comentarios

Deja una respuesta