2014 es el año del renacimiento de Android como S.O.

0

Como buenos geeks, amamos todos los dispositivos que salen al mercado, o casi todos. Aunque, al final, tengamos nuestro corazoncito y elijamos entre los muchos existentes, no quiere decir que no nos guste la evolución de los adversarios. En este caso y como usuario de todos y cada uno de los sistemas operativos durante algún período de tiempo, he visto como han caído gigantes como Symbian y otros, desconocidos en su momento, como Android han ocupado su lugar. Debemos recordar como hasta hace unos años, Blackberry era uno de los nominadores y hoy en día no alcanza ni el 1% de cuota en nuestro país.

Me gusta decir que este año está siendo el del renacimiento de Android porque hasta hace poco el sistema estaba muy partido, demasiado para aguantar mucho tiempo sin que alguien con una alternativa lo suficientemente potente se llevara la gama baja. En este caso toca hablar otra vez de Blackberry, que si no hubiera perdido toda su imagen por el camino y tuviera una política de precios consecuente, podría haber tenido una oportunidad con los usuarios de esta escala.

Fotos-JPG-procesadas-Motorola-Moto-G-600

Sin embargo, estamos en 2014 y parece que esa salida real o irreal se le acabó a los canadienses. La culpa de la mala optimización que ha creado una mala imagen de Android desde su salida no es de Google, sino de fabricantes que han mutado el sistema hasta hacerlo suyo, lento y para nada se parece a la idea del sistema operativo que se concebía en Mountain View. Con el paso del tiempo esta idea ha calado mucho, y aunque algunos fabricantes se resisten a montar Android Stock o con simples añadidos, las interfaces se han vuelto más planas y menos pesadas, mejorando muchísimo el rendimiento. Este movimiento viene desde muy atrás, marcas como BQ en España, han dominado esta gama baja este último par de años gracias a una buena optimización y a llevar en sus terminales, que son gama media baja, capas casi invisibles encima del software original.

Sin embargo, no ha sido hasta finales de 2013, con la aparición del Moto G cuando se ha dado el paso definitivo. A partir de este momento se ha empezado a unificar el sistema operativo entero,salvo evidentes soluciones técnicas los terminales empiezan a moverse con la misma soltura, difuminándose mucho la línea entre gamas.

Es muy sencillo hacer una prueba para darnos cuenta de ello, cojamos los análisis del S4 del año pasado y del citado Moto G y veremos como la soltura de uno y otro deja de ser significativa en favor del más caro para ganar por goleada el más barato, todo por optimizar recurso y mover el sistema operativo de manera más eléctrica. Sin embargo y sin negar el buen hacer de la filial de Lenovo, el gran valedor de este renacimiento es Google, por empecinarse en mejorar su sistema hasta hacerlo casi indestructible ante los enemigos. Mejoras estéticas, múltiples funciones, servicios de primera, todo ello unido a una optimización hasta el extremo con Android Kit Kat.

Convencer a Samsung de que permanezca en Android es otra de las batallas que ha ganado Google esta nueva época, algo que les hará retener en su ecosistema a el mayor fabricante del robot verde.

Android ha remontado y a unificado las gamas hasta un rendimiento común. ¿Qué opináis vosotros?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here