3 razones por las que comprar el Moto G 2015 3er gen y 3 por las que no

Os voy a contar las 3 razones por las que me compraría un Moto G 2015 o Moto G de 3a generación y también otras 3 razones por las que no lo haría. Porque siempre es conveniente estar al tanto de todo, tanto lo positivo como lo negativo.

4

Ha llegado el móvil de la discordia, el smartphone de la ira. El Motorola Moto G 2015, o Motorola Moto G 3ª Generación, o Moto G3, o como os dé la gana. El mercado se posiciona a favor o en contra, aunque no en los mismos porcentajes, del que ya he llamado, a riesgo de que me apedreéis, “el iPhone de Android”. Y lo he llamado así porque es tal la legión de seguidores que acumula tras su estela que decir algo malo de él, aunque sea de la forma más objetiva que puedas, es arriesgarte a que te lluevan palos, a que te caiga aceite hirviendo desde lo más alto de la muralla.

Dado que ya lo tenemos en las tiendas y estamos a la espera de que se ponga a la venta el modelo superior, el que cuenta con 2GB de RAM y con 16GB de almacenamiento interno, voy a intentar daros mi punto de vista sobre la eterna cuestión: ¿lo compro o no lo compro? Vamos con las 3 razones por las que yo me compraría el Moto G 2015 y las 3 razones por las que no lo haría.

3 razones por las que comprar el Moto G 2015 3er gen y 3 por las que no

Éste de aquí arriba es mi querido compañero Álvarez del Vayo. Puede que lo conozcáis de otros artículos como “El análisis completo del Motorola Moto G 2015” u “8 razones por las que mi Android es mejor que el tuyo”. Reconocedlo, habéis leído esa frase con la voz de Troy McClure. En sus manos porta el nuevo Moto G de Motorola en color blanco, muy bonito, y basándome un poco en la opinión que él mismo vierte en sus vídeos y en la información que me llega desde otros usuarios que ya usan o analizan el Moto G, comenzaré con esta lista de razones.

3 razones por las que comprar el Moto G 2015 3er gen

Me visto de Gandalf, de hada buena o de lo que queráis, y comienzo mi retahíla de cositas que me han gustado del nuevo Moto G 2015. No todo es bueno y para lo negativo habrá un momento más adelante. Ahora toca resaltar lo que gusta. Lo que me gusta a mí.

Relación calidad-precio: Es más que evidente que hay pocos, muy pocos smartphones que puedan ofrecernos lo que el Moto G 2015 por ese mismo precio. Ojo, especificaciones más altas las hay pero no tan bien conjuntadas y con mejor rendimiento. No nos equivoquemos, la optimización es algo que cuenta y mucho en Android. Estamos cansados de ver smartphones con cifras imposibles unidos a precios que parecen un sueño. Y la experiencia es ésa, la de un sueño, o una pesadilla. El Moto G 2015 rinde de manera excepcional para un smartphone que, recordemos, puede ser nuestro por 199 euros. La ausencia de capa ayuda y es que Android AOSP lleva mucho tiempo diseñado para rendir y no necesitar ayudas en el apartado de diseño.

199 euros y conseguiremos fotografías espléndidas a la luz del sol y más que decentes en condiciones de luz deficiente

Cámara: Si algo se le achacaba a los modelos anteriores del Moto G era que su cámara dejaba que desear. La nueva resulta espectacular. Siempre situándonos en la gama en la que nos movemos, no vayamos a querer compararla con el Galaxy S6, esta película no va de eso. 199 euros y conseguiremos fotografías espléndidas a la luz del sol y más que decentes en condiciones de luz deficiente. ¿Algún otro smartphone puede darnos eso por ese precio? Me atrevería a asegurar que ninguno.

3 razones por las que comprar el Moto G 2015 3er gen y 3 por las que no

El nuevo Nexus: Si tuvisteis la oportunidad de echar el guante a un Nexus 5, sabréis de la importancia de que todo encaje aunque no resulte espectacular. Con una nueva edición en camino (si LG quiere alegrarnos a todos el día), este Moto G 2015 o Moto G de tercera generación es lo más parecido que encontraremos a la genialidad que lanzó en su momento LG. Si además tenemos un poco de paciencia y esperamos al modelo de 2GB y 16GB de almacenamiento, el resultado será aún más redondo. No, no tendremos pantalla FullHD y sí, el procesador es ahora una gama media-baja y en su día fue alta pero, ¿realmente importa? Veremos que el procesador sí que importa.

3 razones por las que no comprar el Moto G 2015 3er gen

Me toca ponerme el traje de Grinch e intentar aguaros la fiesta, contaros por qué no me compraré el Moto G 2015 pese a que, como habéis leído antes, tiene cosas que me gustan, y que me gustan mucho. Acompañadme.

Sumergible pero sin experiencia completa: Una de las cosas que destacó Motorola en la presentación del Moto G 2015 es que contaba con certificación IPX7. Básicamente esta certificación consiste en que podemos sumergir el móvil durante 30 minutos y como máximo a un metro de profundidad y no sufrirá ningún tipo de daño. Pero que no sufra daño no es que sea un móvil para submarinismo. Como resaltan en Gizmodo, el que tenga la tapa trasera intercambiable es un problema pues un mal ajuste o simplemente una inmersión prolongada hará que la experiencia fotográfica se arruine. Siempre en cierta medida. Como ellos mismos recomiendan, quitarle la tapa trasera y secarlo tras sumergirlo no es mala idea.

3 razones por las que comprar el Moto G 2015 3er gen y 3 por las que no

El procesador, demasiado al límite: Os lo dije antes y ahora lo desarrollo. Si observamos las características del nuevo Moto G, y teniendo en cuenta que es una gama media nacida en 2015, algo chirría. Ya os habéis dado cuenta, es el procesador. Lo mencioné cuando hablé de cómo Motorola había degradado a su terminal más conocido. El Snapdragon 410 está muy bien para según qué usos pero no le pidamos demasiado a un chip que se sitúa en la tercera fila del catálogo del fabricante. Buen rendimiento, sí. Fluidez, sí. Excelencia, no. Así que cuidado si lo que buscamos es un smartphone para juegos pues muchos de ellos nos pueden dar problemas de lag. Si lo que queremos, sin embargo, es un móvil para un uso suave, nos sobrará. Yo, personalmente, optaría por otros terminales que por poco dinero más (entre 20 y 50 euros) pueden ofrecernos más en cuanto a potencia. Aunque reconozco que los 199 euros del Moto G son bastante tentadores para el usuario impulsivo. El marketing es así, amigos.

Mejor el modelo de 229 euros que el de 199 euros, luego no digáis que no os avisé

Sin NFC y, por tanto, sin pagos móviles: Vale que aquí me pongo un poco quisquilloso pero creo firmemente que los pagos móviles están a un paso de despegar. Comprarse ahora un smartphone sin NFC es quedarse fuera de esto de forma consciente. Otros terminales de su misma gama ofrecen esta posibilidad y resulta un poco extraño que Motorola no haya aprovechado para añadir el NFC a su última gama media. Extraño no porque la haya quitado, pues los modelos anteriores tampoco tenían esa conexión, pero tampoco estaba el mercado de pagos móviles hace dos años como ahora. Como digo, puede que esto no os diga nada pero a mí sí. Es un riesgo que conviene conocer, y aquí queda escrito.

4 comentarios

  1. En vez del motog 2015 seria mejor un zte blade s6 o un xiaomi 4i ya que es mas rapido la unica ventaja del moto g seria las actualizaciones y la resistencia al agua

  2. Quiero añadir que el moto g 2015 no cuenta con giroscopio para vídeos en 360 (toca moverlos con el dedo) u videojuegos, ademas no se si sera solo mi moto g, pero se demora mucho en cargar y su bateria es apenas aceptable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here