Mucho se ha hablado estos días sobre el lanzamiento del primer smartphone de Amazon en su historia. Apoyado de nuevo sobre el sistema operativo de Google con sus modificaciones, o eso creemos, el Amazon Fire Phone ha llegado finalmente al mercado y se podrá comprar en USA a finales del mes de julio. ¿Y en Europa? Parece que llegará inicialmente también a Alemania y quizá algún país más pero dentro de una primera hornada muy limitada en nuestro continente. El punto fuerte de la compañía de Bezos es Estados Unidos y en Amazon lo saben perfectamente. Todos sus nuevos servicios arrancan allí y su smartphone no podía empezar por ningún otro sitio. ¿Era necesario? Sin duda. ¿Será útil? Eso ya es harina de otro costal. Charlemos un rato sobre el nuevo dispositivos de los responsables de la tienda online con mejor reputación del planeta. Más que Apple, ojo, que eso es mucho decir.

Amazon Fire Phone, el inevitable cierre del ecosistema

Un ecosistema completo

Lo que resulta raro hoy en día es que una empresa apueste en serio por un mercado sin tener todas y cada una de las piezas. Habríamos dicho hace unos años que la pieza fundamental de un ecosistema era su ordenador. Hoy ese ordenador ha cambiado de tamaño y de forma y cumple otras funciones. Lo llevamos en el bolsillo. Es nuestro teléfono móvil. O smartphone, un concepto que acabará significando lo mismo que teléfono móvil en el futuro, cuando los “dumbphones” abandonen la escena.

¿Quiénes son los grandes jugadores en el mercado tecnológico actual? Tenemos a Apple, que lo dominaba con claridad hasta hace poco tiempo. Tenemos a Google, con un ritmo de crecimiento imparable con su Android. Tenemos a Microsoft, resurgiendo de sus cenizas apoyado en un Nokia cuya marca quiere erradicar. Y tenemos a Amazon. Podremos decir que sus Kindle Fire fueron una aproximación pero lo lógico es pensar que fueron la evolución lógica de sus lectores de libros electrónicos. Los Kindle Fire fueron la experiencia aumentada que no por ello impedía que ambos dispositivos pudiesen convivir. Kindle Fire para interiores, Kindle para exteriores. Compatibles entre sí incluso con el Paperwhite, porque los hábitos de los usuarios son muy distintos y Amazon sabe de nuestros hábitos más que nadie en el mundo.

Ahora llega su smartphone y con él sacamos su ecosistema inteligente a la calle. Como idea es brillante. Lo que antes hacíamos en casa con el Kindle Fire ahora podemos hacerlo con el Fire Phone. Y podemos llevarlo en el bolsillo. Amazon deja de ser algo accesorio para tratar de ser el centro de todo. Porque no hay nada que no podamos hacer con un Fire Phone que actualmente no haga un iPhone, un Android, un Lumia. Amazon en nuestro bolsillo. Brillante.

Amazon Fire Phone, el inevitable cierre del ecosistema

El problema del precio

Puede que sea uno de sus principales problemas cuando el Amazon Fire Phone abandone Estados Unidos. Los americanos funcionan de otra manera. Sus contratos con las operadoras son de tal forma que el acceso a smartphones se equipara terriblemente y ya no importa tanto hacerse con un teléfono de primer nivel como el que Amazon pretende colar en nuestra cesta de la compra. Cuando tienes que abonar, sí o sí, cincuenta dólares al mes para contar con un smartphone, la inversión que debes realizar para abordar un teléfono de 700 dólares es de 200 o poco más. Así sí es más sencillo introducir teléfonos de estas características, porque 200 dólares se los pueden permitir casi todos.

Llegar a Europa es algo distinto. Aquí triunfan los smartphones de Samsung con bastante claridad, sobre todo si tenemos en cuenta el mercado español, porque nadie como ellos sabe jugar con los precios. En Europa el precio importa porque la diferencia entre una gama media y una gama alta supone un desembolso mayor en relación con el modelo americano. Aquí hay muchos modelos libres que se compran en grandes almacenes y que triunfan por el simple hecho de ser baratos, y las operadoras echan el resto en sus ofertas para captar a clientes que puedan permitirse modelos superiores. Pero la realidad es que las gamas medias y bajas hacen su agosto en España.

¿Cómo funcionará aquí el Amazon Fire Phone? Motorola ya se enteró de cómo iba la historia y su Moto X llegó a Europa a un 60% del precio de salida en USA. No el primer día, claro está, Amazon pretende hacer lo mismo. Quiere que su Fire Phone esté en Europa en una segunda oleada, tal vez para navidades, quizá incluso para después. Entonces podrá permitirse bajar el precio y quizá eso le ayude.

Amazon Fire Phone, el inevitable cierre del ecosistema

Una extensión de su tienda

Esto es algo que no debe escapársele a nadie. Cada fabricante nos convierte, o trata de convertirnos, en una presa de su modelo de negocio. El de Apple es el de su ecosistema. Si compramos un iPhone estaremos más cómodos si también tenemos un Macbook, un iMac. El de Android es el de la publicidad y por eso sus teléfonos son más económicos, porque lo que interesa es que naveguemos con ellos, cuanto más mejor. El modelo de Amazon es el de su tienda, su modelo es el e-commerce, y por ello ha convertido el Fire Phone en una extensión de su tienda fuera de casa, e incluso dentro de ella.

Fotografiar un libro y tener su compra disponible en un click. Hacer lo mismo con un producto de un supermercado. Todo en el Fire Phone conduce a Amazon. En USA hay servicios como Amazon Fresh que convierten su experiencia en un modelo más completo. En Europa aún estamos limitados en ese aspecto pero puede que pronto dejemos de estarlo. Quizá el secreto de Amazon en Europa sea el de completar sus servicios para que el Amazon Fire Phone sea realmente atractivo. Actualmente es uno más, pronto puede no serlo.

Amazon Fire Phone, el inevitable cierre del ecosistema de Bezos

Cerrando el círculo: apps Android oficiales fuera de la Google Play Store

No sólo de sistemas operativos viven los gadgets. Si un smartphone es un móvil al que le podemos instalar aplicaciones, harán falta aplicaciones. Amazon creó su tienda de aplicaciones hace ya algún tiempo y se está convirtiendo en el centro de su modelo de fabricación. También encontramos aplicaciones de Amazon en Google Play, claro está, desde su aplicación de lectura Kindle hasta su servicio de almacenamiento en la nube. Pero esto es sólo una extensión más de sus tentáculos, como también hará cuando Blackberry permita la entrada de las aplicaciones de la tienda de Amazon dentro de su ecosistema.

El eje de sus Kindle Fire y Fire Phone es no depender de su competencia. La autosuficiencia es muy importante en estos casos y hace ya tiempo que en Amazon no necesitan a Google. Puede que incluso no lo necesiten para su sistema operativo, toda vez que no sabemos si Firefly sigue partiendo desde las AOSP de Android o si ya ha tomado otro camino. Amazon se vuelve cada vez más independiente y el resto de fabricantes debería empezar a temerles.

Yo, a título personal, no cambio el Kindle por nada pues la tienda de libros de Amazon me da todo lo que necesito. En cuanto a tablets y smartphones, soy de Android, el Android de Google. Puede que Bezos consiga en el futuro crear un entorno tan atractivo que me marche con él y entonces será cuando podremos decir que Amazon habrá triunfado. Mientras tanto, todo sigue en proceso.

Sin comentarios

Deja una respuesta