La innovación es algo complejo en los móviles, pocas empresas pueden iniciar cambios pero una vez se dan, y el público los acepta, muchas otras se suben al carro. La creación de pantallas casi sin bordes fue un primer paso.

Hace poco pudimos analizar un modelo de Bluboo, una de las marcas chinas que más se está moviendo últimamente. El Bluboo S1 se inspiraba en el Xiaomi Mi MIX apostando por unas especificaciones de gama media alta.

Ahora la inspiración es el Samsung Galaxy S8, un móvil de Samsung que sigue mirando la ausencia de bordes como elemento primordial pero de otra manera. Además el ratio de pantalla cambia y es de 2:1, o 18:9 para hacer una comparación más sencilla con las estándar 16:9.

Hablamos del Bluboo S8, el dispositivo que analizamos hoy y que al contrario que el S1 no tiene características de gama media alta, sino más bien de gama media baja, aunque su diseño llama mucho la atención.

Vídeo análisis Bluboo S8

Diseño y construcción: diseño conocido pero con peso desmedido

La estética de este modelo es lo más llamativo del mismo, con diferencia. Es un terminal con una proporción de largo y ancho extraña por su pantalla. Tiene un gran inconveniente, y es que pesa mucho, más de 200 gramos. Esto hace que en la mano sea algo incómodo lo que se acentúa por tener el centro de gravedad algo alto, dado lo alargado que es.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

También influye en el sensor de huellas, situado en la zona trasera bajo las cámaras al estar algo bajo, motivo por el cual quizás Samsung no lo puso ahí en el Galaxy S8, si bien ese terminal es más grande. Entre el tamaño y la posición a veces es difícil de acertar.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

La parte frontal, dominada por la pantalla, está muy conseguida y los marcos son mínimos, incluso en la parte superior e inferior. La curvatura 2.5D del cristal ayuda a que usarlo sea cómodo, sobre todo a la hora de hacer deslizamientos en los laterales mayores de la pantalla.

La parte trasera tiene un acabado en metal que queda realmente bien. El color azul tiene los bordes dorados, bordes metálicos en los que están los botones de volumen y de encendido.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

En la parte superior está la bandeja dual SIM o la SIM y la microSD. Y en la parte inferior tenemos el altavoz y el conector USB Tipo C. Se agradece que por fin tengamos este tipo en un móvil barato pero ojo, porque también será la forma de conectar auriculares al no tener jack 3.5 mm y al contrario que en el Bluboo S1 no tenemos el adaptador incluido.

Como dato puntual decir que la zona trasera presentaba una ligera holgura en una de las esquinas si bien podría ser algún puntual de nuestra unidad y sólo nos hemos dado cuenta al mirar con detalle para realizar el análisis.

Resumen de características

Potencia y características: escasa, pero bien para su precio

Algo que a veces sucede con algunos móviles chinos es que teniéndolos en la mano olvidamos su precio. Es algo que le sucede al Bluboo S8, un dispositivo con una calidad de construcción muy elevada y que nos da la sensación de ser también muy potente. No es el caso.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

El procesador es un viejo conocido, el Mediatek MT6750, un chip de ocho núcleos a 1.5 GHz que nos da un rendimiento ajustado. En el día a día no se nota demasiado, salvo abriendo algunas apps, pero cuando queremos exigirle algo más se queda corto. Pero ahí entra el comentario anterior. Este este un móvil muy económico y teniendo en cuenta eso, el aspecto relacionado con la potencia, es válido.

Lo mismo se aplica a la memoria RAM, de 3 GB, y a la interna, de 32 GB, más cortas que las que hemos probado en los últimos móviles, pero adecuadas para la mayoría de usos.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

El sonido es uno de los puntos flojos de este modelo. Tanto en llamadas de teléfono como usando el altavoz del terminal echamos en falta bastante más potencia. Además hemos de recordar que no tenemos jack de 3.5 mm y no porque no haya espacio sino porque las marcas empiezan a llevar esta decisión a todos sus productos.

Como siempre con móviles baratos no esperábamos encontrar ni NFC ni sensores como el de infrarrojos aunque sí tenemos el de huellas que como hemos dicho es mejorable en eficacia, tamaño y posición.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

Pantalla: alargada, curvada y diferente

La pantalla es la prestación estrella, del mismo modo que sucedía en el Bluboo S1 pero no por el mismo motivo.

En este caso tenemos una diagonal de 5.7″ en una pantalla con ratio 18:9, es decir, 2:1, alargada como la del Galaxy S8 o LG G6. Con este último comparte ratio.

La resolución HD+, lo que quiere decir que la HD normal, de 1.280×720 píxeles sube hasta ser rectangular en el formato antes mencionado y se queda en 1.440×720 píxeles, dando unos escasos 282 puntos por pulgada.

Sin embargo en el frontal vemos cómo los bordes son muy pequeños y se agradece en el uso normal ya que tenemos un 83% del frontal ocupado por la pantalla. En los laterales de la misma vemos que se ha usado un cristal 2.5D, un acierto de cara a los gestos más cercanos al borde.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

La tecnología usada es la GFF que aunque sobre el papel es mejor que la OGS pero no que la On Cell, a la hora de la verdad no se aprecian diferencias significativas.

Usando la pantalla vemos cómo las aplicaciones se adaptan a este formato pero en los vídeos de Youtube, por ejemplo, aparecen franjas negras en los laterales menores, provocadas por el ajuste de los vídeos a su formato nativo, 16:9.

En los ajustes vemos opciones como la de activar una interfaz de carga en la pantalla de bloqueo cuando estemos usando el cargador y el ya conocido Miravision.

No tenemos reflejos excesivos y el brillo es correcto, pudiendo usar el automático si lo queremos.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

Cámara: algo corta pero de día es válida

Estamos ante un modelo con doble sensor Sony en la parte trasera. Dispone de uno principal de 13 Mpx y uno secundario de 3 Mpx.

La calidad cuando hay buena luz es correcta y no tarda mucho en disparar o enfocar aunque el rango dinámico no es nada del otro mundo. Eso sí, con el HDR automático activado obtenemos resultados decentes.

Cuando no hay tan buena luz el enfoque tarda más y vemos que el ruido sube. No es algo estrepitoso para ser un móvil barato pero desde luego no es una cámara que sobresalga.

Lo mismo podemos decir de la cámara delantera que además tiene el fallo de que da unos tonos rojizos en la piel. Que sí, se pueden corregir, pero lo ideal sería que nos diera los selfies listos para compartir.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

Autonomía: justa pero llega al día de uso

En la primera prueba de autonomía hemos estado bajo Wifi en todo momento. Hemos jugado a HearthStone, hemos navegado y usado redes sociales, mayormente Twitter. Hemos llegado a las 4 horas de pantalla con 34 horas de autonomía total.

En la segunda prueba de autonomía también hemos estado bajo Wifi mayormente pero hemos usado el móvil en exteriores. Hemos jugado, hemos navegado y de nuevo usado redes sociales, mayormente Twitter. Y también hemos leído. Hemos llegado a las 4 horas de pantalla con 36 horas de autonomía total.

En la tercera prueba de autonomía hemos estado en exteriores en todo momento. Hemos hecho muy poco uso del móvil pero nos hemos movido mucho y el gasto de batería por cambios de cobertura se nota. Además lo hemos utilizado como GPS y como cámara. Hemos llegado a 1 hora y media de pantalla con 10 horas de autonomía total.

En la cuarta prueba de autonomía hemos hecho un uso mixto. En interiores hemos usado redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram. En exteriores hemos hecho algunas fotografías. Hemos llegado a las 3 horas de pantalla con 16 horas de autonomía total.

Benchmarks

En Antutu hemos logrado unos ya cortos 40953 puntos, en Quadrant nos quedamos en 18729 mientras que en Geekbench 4 vamos a los 616/2183 puntos.

En Vellamo con un núcleo, 1176, dando en multicore 1920. y3D Mark, usando Slingshot, unos justos 373 puntos.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

Interfaz y apps: probando 360 OS

Por primera vez hemos probado un terminal con un sistema operativo llamado 360 OS, obviamente basado en Android, pero muy personalizado. Ya al arrancar vemos que la interfaz de configuración es diferente y tenemos muchas aplicaciones del sistema encima de él, algunas afectando a la configuración de la memoria o del espacio interno.

Bluboo ha cambiado el enfoque desde el S1 a este modelo ya que en aquel, como os contamos sólo personalizaba el launcher. Esperemos que esto no sea una costumbre a partir de ahora.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

La personalización abarca desde los escritorios a los menús pasando por los mensajes en pantalla o la barra de notificación. Incluso la multitarea se muestra en cartas verticales como en la interfaz de Xiaomi y las aplicaciones propias del sistema como contactos o teléfono han sido sustituidas por otras.

Por otro lado tenemos aplicaciones preinstaladas como UC Browser que por fortuna se pueden desinstalar sin mayor complicación.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

El sistema no es especialmente inestable pero sí se nos ha reiniciado un par de veces en el tiempo que hemos estado analizando el móvil. Desde luego el software no será uno de los apartados más destacados.

Análisis del Bluboo S8: un diseño inspirado en el Samsung Galaxy S8

Conclusión: Buen gama baja, pero con algún fallo

Si a la hora de buscar un móvil valoramos mucho la estética y no otras prestaciones estamos ante una buena propuesta. Los marcos, los materiales y el diseño hacen del Bluboo S8 un amago de Galaxy S8. Está lejos en muchas cosas pero la esencia es similar, o al menos lo suficiente como para pagar lo que piden por él, que no es mucho.

La potencia, la batería o la cámara nos dan una experiencia acorde al precio del terminal pero la pantalla y la apariencia nos dan mucho más. Eso sí, el peso penaliza la experiencia de uso y el software elegido, sin ser nefasto, es manifiestamente mejorable.

Nos ha gustado para el rango en el que se mueve aunque el Bluboo S1 nos dejó mejor sabor de boca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here