No es que la tecnología de carga inalámbrica haya revolucionado nuestras vidas, pero sí que es cierto que aporta ciertas ventajas que tampoco son desdeñables. Por desgracia, no se trata de una opción demasiado popular entre los teléfonos móviles, por más que Google esté tratando de darle empuje incluyéndola de serie en sus smartphone Nexus más allá del Nexus 4. Sin cables, aunque necesitando el contacto directo entre móvil y cargador; sin complicaciones, pero tardando bastante más en cargar que con un cargador corriente; y siendo genérica para todo tipo de modelos, marcas y sistemas siempre que utilicen el estándar Qi. ¿Tenéis la suerte de tener un dispositivo Android compatible con este tipo de carga? ¿Buscáis un cargador inalámbrico no excesivamente caro que os sirve para vuestro móvil actual y para futuras adquisiciones? Os vamos a mostrar uno que ha caído recientemente en nuestras manos: el cargador inalámbrico Qi de RAVPower.

Con un Nexus 5 en casa, y una funda compatibles con la carga Qi para otro de los móviles con los que compartimos el uso habitual, hemos considerado que ya era hora de utilizar un cargador inalámbrico para realizar el aporte de energía por contacto a ambos dispositivos. Nosotros ya os mostramos esta solución en un móvil que de por sí no traía una bobina de inducción (aquí podéis ver nuestro Samsung Galaxy note 2 con la carga inalámbrica adaptada), y hemos de decir que el resultado es básicamente el mismo que en aquellos que sí disponen de ella. ¿Interesados en tener vuestro propio cargador Qi? Pues analizamos el RAVPower que hemos adquirido recientemente, compartiendo con vosotros algunas consideraciones previas antes de comprar uno de estos cargadores.

Análisis del cargador inalámbrico RAVPower: carga portátil por Qi

Consideraciones previas antes de la compra de un cargador inalámbrico

Veamos qué hay que plantearse antes de comprar un dispositivo como el RAVPower. Evidentemente, primero hay que tener un móvil o tablet que disponga de esta tecnología (o haberlo adaptado mediante alguno de los kits que existen). Y después:

  • La carga por Qi es estándar, por lo que vale cualquier cargador. No importa el dinero que destinemos a ello ni la marca: los resultados van a ser muy similares.
  • A pesar de que pueden haber diferencias en las potencias de salida, los cargadores por Qi suelen disponer de un rango que se sitúa entre los 500 y 750 mAh, que sería aproximadamente la misma que entrega el puerto USB de un ordenador (varía según el modelo y el tipo de especificación USB). Por lo tanto, la carga es más lenta que con el cargador USB suministrado por el móvil o tablet.
  • La carga por Qi suele calentar más el dispositivo, aunque no tiene obligatoriamente que ser así.
  • El punto más positivo de este tipo de carga para la batería es que no utilizaremos el conector micro USB, alargando la vida de esta clavija. Puede parecer una tontería, pero a nosotros se nos han roto conectores micro USB al retirarles el cable.
  • A pesar de que la carga es inalámbrica, el cargador Qi tiene que estar enchufado con un cable, por lo que tropezaremos de igual manera.
  • El cargador inalámbrico va bien si siempre trabajamos en el mismo sitio. Si debemos movernos de un lado para otro, acabaremos optando por el cable de toda la vida.

Vistas estas consideraciones generales, y sabiendo que queríamos incluir al Qi en nuestra vida, nos decantamos por el cargador inalámbrico RAVPower, que también es portátil. Quizá no en el sentido que todos consideramos a esta palabra, como veremos a continuación. Pero sí que resulta más cómodo a la hora de llevarlo a cualquier parte que otros modelos.

Análisis del cargador inalámbrico RAVPower: carga portátil por Qi

Diseño, embalaje y materiales

Quizá la marca RAVPower no os diga nada, y lo cierto es que tampoco resulta muy conocida. Nosotros ya hemos tenido la ocasión de probar uno de sus productos, la batería externa de 14.000 mAh, y hemos de decir que, a pesar de ser un fabricante chino que posee precios accesibles, esto no quiere decir que sus productos tengan un aspecto frágil o mal acabado, sorprendiendo precisamente por todo lo contrario. Y en el caso del cargador inalámbrico ha sido mayor nuestra sorpresa: no lo esperábamos con el mimo en los detalles que finalmente tiene.

Para empezar, el propio embalaje del producto está muy cuidado, ofreciendo un aspecto sencillo con el blanco como color principal. No podemos negar que su estilo está ampliamente influido por el de Apple, aunque eso le favorece enormemente. Instrucciones concisas y en español, buenos materiales para el packaging, cargador para la corriente incluido… Y el propio cargador inalámbrico como centro del paquete, estando fabricado con una forma redonda que no acaba de casar con este tipo de accesorios.

Análisis del cargador inalámbrico RAVPower: carga portátil por Qi

No os vamos a engañar: la forma redonda del RAVPower Qi no nos convencía antes de encargarlo, y tampoco podríamos decir que, después de usarlo, sea la más adecuada para un cargador inalámbrico. Pero sí que es cierto que, aunque la superficie pudiera ser más pequeña que la de un cargador rectangular, los móviles se apoyan sobre ella sin problemas, poniéndose a cargar nada más apoyarlos. Quizá resulte más complicado con una tablet, aunque no hemos podido comprobarlo.

El diseño del cargador en sí es impecable, sorprendiendo por su calidad nada más sacarlo de la caja. Redondo, con una base metálica pintada en negro para asegurar su estabilidad, parte superior con superficie anti deslizante para que así el móvil cargado no resbale, cable integrado con una longitud de 70 centímetros que se enrolla en torno al cargador anclándose la clavija USB a la base, LEDs de indicación de carga con un pitido para avisarnos de que empieza a cargar, desconexión automática en cuanto el móvil está cargado… No podemos pedirle nada más a un cargador inalámbrico, teniendo todo lo que necesitamos en un aparato de sus características. Y dejándonos muy buen sabor de boca gracias a la calidad con la que está construido.

Análisis del cargador inalámbrico RAVPower: carga portátil por Qi

Uso y funcionamiento

El uso del RAVPower no podía ser más simple: basta enchufarlo a un conector USB (a uno libre del ordenador, cualquier otro cargador compatible o al suyo incluido), ponerlo sobre una superficie lisa y colocar al dispositivo compatible encima, empezando cargarse instantáneamente. El cargador nos avisará con un pitido que ha empezado a cargar correctamente, observando que el LED del costado empieza a parpadear en rojo y verde. También el móvil o la tablet debería avisarnos, apagándose la carga en cuanto el cargador inalámbrico detecta que la batería está llena. También se encenderá el LED en verde, estando rojo cuando no hay un dispositivo encima (o cuando la carga no funciona correctamente).

Al ser pequeño y transportarse todo de una pieza (con el cable USB incluido), podemos decir que es una solución perfecta para los que van la oficina a cuestas, teniendo la opción de desplegar el portátil, el RAVPower e ir cargando los móviles con sólo apoyarlos encima. Usarlos es tan sencillo como agarrarlos, volviendo a cargar cuando los devolvemos a su sitio en el cargador. Resulta muy práctico además de más seguro para el conector del móvil o tablet, teniendo sólo una pequeña pega: el cable que enrollamos alrededor del cargador RAVPower es muy corto si queremos adosarlo a un transformador de enchufe, estando pensado para el USB de un ordenador. Y resulta algo largo si lo conectamos aquí, siendo el único inconveniente que le hemos visto en el uso.

Análisis del cargador inalámbrico RAVPower: carga portátil por Qi

Poco más tenemos que añadir. Nos ha parecido que facilitaba la carga y la utilización del dispositivo Android mientras se efectuaba dicha carga, ahorrando unas molestias que, sin embargo, tampoco se puede decir que resulten un problema. Un cargador inalámbrico no soluciona la incomodidad de los cables, y el RAVPower tampoco lo consigue. Pero sí que hace más práctica la carga, teniendo un objeto de calidad que podremos llevar con nosotros sin que nos moleste.

Análisis del cargador inalámbrico RAVPower: carga portátil por Qi

Conclusiones y valoraciones finales

No se puede pedirle mucho a un cargador inalámbrico aparte de que se comporte bien en la función que le ha sido encomendada, cumpliendo a rajatabla con este propósito. El RAVPower carga cualquier dispositivo con Qi con sólo ponerlo sobre su superficie, realizando la carga algo más rápidamente que lo haría el conector USB de un ordenador. Y sin necesidad de andar conectando y desconectando el USB, algo que alargará su vida evitándonos molestias.

Además de que su funcionamiento es correcto, el diseño y las sensaciones que deja al usarlo son muy positivos, siendo mucho mejores de lo que se pensaría en un inicio. Todo está cuidado al detalle, integrándose materiales de alta calidad en el cargador y con un diseño que, pese a su forma circular, acaba resultando muy agradable a la vista. El hecho de que tengamos el cable ya integrado en el cargador es muy positivo, aunque, al ser algo corto, resulta una molestia si queremos usarlo sobre la mesa y conectarlo al enchufe. No es un problema que no pueda solucionar un alargador USB, siendo algo que nos gustaría que incluyesen en próximas versiones. Incluso sacrificando el transformador de corriente. Que es todo un detalle que lo incluya, por otra parte.

No creemos que sea el mejor cargador inalámbrico disponible, tampoco el más barato. Pero, teniendo en cuenta su precio, accesibilidad, calidad y funcionamiento, encontramos que es una elección a tener en cuenta. A nosotros nos ha satisfecho su compra, estando encantados de utilizarlo en nuestros móviles compatibles.

Podéis comprar el cargador inalámbrico por Qi de RAVPower haciendo click sobre este enlace, teniendo un precio actualmente de 34,99 euros. Con los gastos de envío gratuitos si tenéis contratado el servicio Premium de Amazon.

4 comentarios

  1. Sé que no tiene nada que ver con la noticia pero… ¿Xiaomi Red Rice Hongmi o Motorola Moto G? Cual de estos terminales elegirías.

    • Yo me decantaría por el Moto G. prefiero la garantía de Motorola, su aspecto y el hecho de traer Android Stock. no digo que Xiaomi aporte un mal teléfono, pero, desde mi punto de vista, no es una alternativa que esté a la altura.

Deja una respuesta