Análisis del Nexus 6, el phablet de Google

2

Motorola desaparece de los mercados en el año 2012. Un año más tarde, la compañía norteamericana reaparece en escena con un nuevo equipo, el Motorola Moto X, que es el encargado de hacer que la marca vuelva a estar en los primeros puestos de venta.

Ahora bien, por ese entonces Motorola era parte de Google. Sin razón aparente, el gigante de Internet se deshace de Motorola y la vende a Lenovo, actual propietaria. Nos colocamos a finales del año 2014 y se descubre que el nuevo equipo de Google (en el sector smartphone) es construido por Motorola, el Nexus 6, el protagonista de esta review. ¿Alguien entiende el movimiento de Google al deshacerse de la norteamericana?

Análisis del Nexus 6, el phablet de Google

Si has estado atento a todas las novedades de la firma que es propiedad de Lenovo, podrás comprobar que el diseño de este nuevo móvil –o phablet, según se mire— es prácticamente el mismo que el modelo premium, el Motorola Moto X 2014. Ahora bien, ¿merece la pena desembolsar el dinero que cuesta este Nexus 6? A continuación lo valoraremos.

Primera impresión

Lo primero que te llamará la atención de este nuevo producto de Google, es su gran tamaño. Los de Mountain View lo tenían claro y han comprobado la buena acogida que ha tenido entre el público el sector phablet. Y ni cortos ni perezosos este Nexus 6 muestra una pantalla de 6 pulgadas en diagonal con una resolución fuera de lo común: QHD, una característica en la que LG fue pionera en el mercado con su LG G3 y que Google ha querido adoptar para su equipo.

Sin embargo, durante todos los días que hemos estado probando el Nexus 6, nos ha asaltado la misma duda: ¿merece la pena este modelo si Motorola también vende su Moto X y es prácticamente el mismo modelo, salvo algunas excepciones técnica?

Análisis del Nexus 6, el phablet de Google

Los diferentes usos del Nexus 6

El terminal tiene más usos de los que podrías esperarte. Es cierto que en el día a día estoy acostumbrado a andar con un phablet en el bolsillo. Pero se trata de un modelo de hace más de dos años (Samsung Galaxy Note 2) y cargar con dos equipos de como mínimo 5,5 pulgadas y a los que había que sumar la tablet —el equipo que estamos usando ahora mismo para redactar este análisis—, no es una situación cómoda.

Remitiéndonos al uso del Nexus 6, hemos estado usando el móvil como smartphone, como lector de libros electrónicos, e incluso, como tablet gracias a su generoso tamaño. Esto sumado a que el teclado que solemos usar en movilidad (un Microsoft Universal Mobile Keyboard, como el que puede ver en una de las imágenes que acompaña a este artículo), la experiencia no ha podido ser más satisfactoria.

Análisis del Nexus 6, el phablet de Google

Ahora bien, si por algo se ha caracterizado Google desde que se dedicara a lanzar equipos al mercado es por dar un golpe sobre la mesa y proponer opciones con precios muy por debajo de lo habitual en el sector. En cambio, con esta última tanda de dispositivos este factor distintivo ha desaparecido y se ha apostado por otra estrategia: lanzar un smartphone con un precio por encima de los 600 euros.

Pantalla y potencia

La pantalla de este Nexus 6 casi llega a las 6 pulgadas en diagonal y ofrece una resolución más allá del tipo panel Full HD, que parece ya un estándar: en este caso estamos hablando de resolución Quad HD (2.560 x 1.440 píxeles).

Como ya hemos comentado, este panel nos ha servido tanto para ocio (series, imágenes, lectura…) como para trabajar (redactado de textos, muchos email y consulta de documentos PDF).

Análisis del Nexus 6, el phablet de Google

En cuanto a la potencia de este equipo solamente comentar que no hemos notado ni una sola ralentización en su funcionamiento: entre sus especificaciones técnicas nos topamos con un procesador de 4 núcleos a 2,7 GHz y una memoria RAM de 3 GB. Esto, sumado a que no existe una capa de personalización que dé al traste con estos datos, obtenemos un resultado en rendimiento muy por encima de la media, ojo, al menos según apreciaciones del que escribe.

Resbaladizo como él solo

Mientras tanto, el equipo aún pesando la friolera de 184 gramos, en la mano no se nota tan pesado. Claro está, si venimos de un terminal con pocas pulgadas de pantalla, esto será más notorio. Ahora bien, algo que no nos ha gustado demasiado es que, aunque el diseño es agradable en la mano, con bordes muy bien rematados, tuvimos más de un susto cuando el teléfono se nos escurría de las manos sin razón aparente. Es decir, si finalmente te decides por este equipo, hazte con una funda sí o sí, porque de lo contrario es posible candidato a que su pantalla se rompa con algunas de las futuras caídas. Comentamos esto porque hasta el momento, y eso que hemos probado bastantes equipos hasta la fecha, con ninguno habíamos tenido esa sensación.

Análisis del Nexus 6, el phablet de Google

Cámara de fotos

Ya situados en la parte posterior del chasis, ahí nos encontramos de frente con la protagonista absoluta de este lado: una cámara de fotos con un flash circular que envuelve a la perfección a la lente de este Nexus 6. El flash es dual de tipo LED y la cámara consigue una resolución de 13 megapíxeles. El resultado de las capturas tomadas con este equipo son satisfactorias. Además, la cámara ofrece un plus, y es que el usuario podrá grabar vídeos en resolución 4K.

Almacenamiento interno y expansión externa nula

Por otro lado, nos encontramos con el apartado almacenamiento. En este caso, Google no ha dado un paso atrás y se queda como estaba en sus anteriores equipos: el cliente únicamente contará con el espacio interno que trae el terminal de serie —nuestra unidad de prueba era de 32 GB—, aunque se podrá encontrar una versión de 64 GB con una diferencia mínima de precio y que será más acorde para todos aquellos que suelan llevar —o almacenar— mucho material en sus terminales. Por lo tanto, en la gama Nexus continuaremos sin la posibilidad de usar tarjetas de memoria; si necesitas más espacio deberás recurrir a servicios basados en la nube (Dropbox, Google Drive, OneDrive, etc.).

Análisis del Nexus 6, el phablet de Google

La batería, una grata sorpresa

Cambiando de tercio, uno de los aspectos que más nos ha sorprendido y que más nos ha gustado es el tema que concierne a la batería, su autonomía y su tiempo de carga. ¿Por qué?

Primero porque la batería tiene una capacidad de 3.220 miliamperios.

Segundo, porque el terminal consigue una autonomía de más de 24 horas.

Y tercero, porque el Nexus 6 incluye un sistema de carga rápida que consigue, en muy poco tiempo (15-20 minutos) la carga suficiente para aguantar varias horas encendido, una característica que agradecerán todos aquellos que suelen estar en movimiento la gran mayoría del tiempo y son usuarios intensivos de móviles.

Android 5.0 Lollipop: nos parece todo un acierto

Por último, y no por ello menos importante, nos encontramos con Android 5.0 Lollipop. Recientemente me llegaba que la actualización de algunos equipos (sobre todo Samsung) a esta versión de la plataforma móvil de Google ocasionaba ralentizaciones, consumos excesivos de RAM, etc. En el Nexus 6 nada de esto se nota, es más, podríamos decirte que es uno de los equipos más veloces que hemos probado en los últimos tiempo. Ojo, te recordamos que estamos ante un equipo con un procesador de última generación a 2,7 GHz y 3 GB de memoria RAM. ¿Algo se debe notar, verdad? De igual forma, los cambios en la interfaz y las mejoras introducidas en Android 5.0 nos parecen buenas: tanto el nuevos sistema multitarea como las notificaciones nos parecen un acierto.

Conclusiones

Ahora bien, teniendo todos los datos en las manos —sobre la pantalla, mejor dicho—, ¿es buena idea hacerte con este equipo? Veamos, la respuesta no es sencilla. En primer lugar, estamos ante un equipo que funciona realmente bien, si te haces con él, no te defraudará. Y más si estás buscando un equipo que pueda servirte para varios cometidos como hemos hecho nosotros en estas semanas de prueba (smartphone, lector de ebooks y tablet), el Nexus 6 no te defraudará.

La gama Nexus ha perdido su esencia en esta tanda de equipos. Quizá en el apartado tablet no ha sido tanto el cambio. En cambio, poner un precio de salida del smartphone por encima de los 600 euros e igualándose con la competencia, nos parece que que la estrategia lo único que conseguirá es echar tierra sobre su propio tejado. Aunque es verdad que la distribución de esta versión ha variado a sus antecesores —ahora puede encontrarse en Vodafone y Simyo—, el precio, una característica fundamental de la gama Nexus de Google, ha desaparecido. Es más, yendo un poco más allá, te podríamos decir que por 400 euros (249 euros menos que este modelo) podrás encontrar el Motorola Moto X de segunda generación, un terminal algo más pequeño, pero que nada tendrá que envidiar a este equipo y menos con esa diferencia de precio.

Autor Rubén G.

2 comentarios

  1. En realidad los únicos terminales Nexus que destacaron por su calidad/precio fueron los Nexus 4 y 5 (dentro de los Smartphone). El Nexus Galaxy valió en su momento lo mismo que cualquier gama alta.

    Si miramos los precios de cualquier gama alta de la actualidad se puede ver que el Nexus 6 es un poco más barato que por ejemplo el Note 4 que es de su misma clase. Y si miramos los demás aunque con la pantalla más pequeña, sólo el G3 tuvo un precio de salida parecido de lo que vale el Nexus 6.

    Por lo demás, como usuario del Nexus 6 estoy totalmente de acuerdo con el artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here