El Samsung Galaxy S6 es uno de esos Android con mayúsculas. Pero ¿qué tal se comporta en el uso diario? Lo analizamos en profundidad. ¡Y nos encanta!

Para los que somos aficionados a los teléfonos hay unas cuantas citas al año a las que siempre vamos a prestar especial atención. Ya sea por las presentaciones sonadas en grupo, como todo lo que sucede en los MWC, IFA y eventos multitudinarios similares, como aquellas presentaciones individuales que levantan expectación con sólo intuirse el nombre del dispositivo escondido entre bambalinas.

Y no se puede evitar: Samsung se ha ganado su porción de protagonismo con la gama Galaxy S, consiguiendo que se hable de ella cada año teniendo en común algo curioso: suelen haber tantas críticas a favor como en contra, lográndose un equilibrio de fuerzas que, al menos hasta el último año, se ha transformado en unos buenos índices de ventas.

Decimos hasta el último año porque el Samsung Galaxy S5 no tuvo las ventas que se esperaban, quedando claro que la siguiente versión debía ser un revulsivo. Y vaya si lo fue.

Samsung Galaxy S6

No recuerdo tantas críticas positivas a un dispositivo de Samsung desde el mítico Galaxy S2. El S6 es potente, tiene buenos materiales, mantiene la esencia Samsung S a pesar de haber evolucionado más con esta última generación que en el tramo de versiones más reciente, incluye una cámara que es una auténtica maravilla… Sí, con estos aspectos me quedé yo tras las sucesivas tomas de contacto para prensa de este móvil estrella, quedando la prueba más importante de todas: el uso habitual.

¿Qué sensaciones me ha dejado tras estas últimas semanas a solas con el Samsung Galaxy S6? Mentiría si dijera que no le he encontrado pegas, pero más mentiroso sería si no dijese que me ha encantado. Y ésta es mi primera valoración. ¿Nos metemos con la review en profundidad?

  1. Diseño y aspecto externo.
  2. Prestaciones, potencia y pantalla.
  3. Batería.
  4. Software y aplicaciones.
  5. TouchWiz.
  6. Cámara de fotos y de vídeo.
  7. Conclusiones finales.

Diseño unibody en aluminio: imán de miradas y similitudes

Todos esperábamos un cambio de aires en cuestión de materiales y de acabados dentro del tope de gama del fabricante, sobre todo después del gran acierto de los Alpha y del rediseño del Samsung Galaxy Note 4. Pero, siendo sincero, a mí me sorprendió mucho el camino tomado por el fabricante, habiendo apostado por irse al extremo en términos de aspecto exterior. No haré valoraciones sobre si es o no parecido a otros smartphones famosos, pero sí que diré que se me hace extraordinario en mano y a la vista, siendo algo que debería haber tenido ya hace tiempo. Aluminio de gran dureza para el cuerpo con formas redondeadas para facilitar el agarre, pulido al extremo y con colores que destacan sobre el resto de competidores. Junto con un aspecto con el que sí que no coincido: la cara posterior de cristal.

Review del Samsung Galaxy S6

La sensación de resbalarse es constante en el Samsung Galaxy S6, necesitando de cierta destreza en la mano para extraerlo del bolsillo y que el móvil no se vaya a vivir su vida (o su muerte, que el impacto contra el suelo será inevitable); además de que resbalará siempre que lo apoyemos sobre una superficie lisa y ésta quede inclinada (aunque la protuberancia de la cámara hace de ancla). Es cierto que, aprovechando el cristal y los diferentes tratamientos de color del material que queda por debajo, las variaciones de tonalidad son notables según le incide la luz (en el blanco no se aprecia tanto, pero en los modelos más vivos la cosa cambia mucho), pero no termina de convencer la cara posterior de cristal en un móvil premium. Por más que sea Corning Gorilla Glass 4 el material elegido. También, el cristal que protege la lente de la cámara; lente que sobresale unos milímetros del cuerpo y que lo desequilibra completamente según se apoya.

La cara posterior de cristal no facilita el agarre: la sensación de resbalarse de la mano es constante.

Del resto de materiales no hay nada que objetar: a pesar de que no hayamos atacado el plástico como opción para la gama Galaxy S, no podemos negar que el S6 cambia de rango ante la elección del aluminio. Suficientemente ergonómico, frío y sólido a la vez, con los botones también de metal… Y algo que Samsung debería replantearse: el botón físico de home. No seremos nosotros quienes le restemos demasiados puntos al Samsung Galaxy S6 por ese empeño en el botón físico central, pero creemos que ya va siendo hora de romper también con esta pieza de hardware.

Review del Samsung Galaxy S6

Del resto del diseño cabe destacar el movimiento del altavoz trasero a la parte baja del teléfono, encontrándonos con que también se incluye en esta zona la toma de auriculares y la entrada de micro USB. Algo apelotonada de elementos, quedando desprovisto el resto del canto a excepción de los botones de volumen, el de Power, el emisor infrarrojo superior para utilizar el móvil como mando a distancia y línea que delimita la bandeja nano Sim en el costado derecho.

Prestaciones de campeonato, no se puede resumir mejor

Es lógico que un tope de gama como éste incluya el máximo de potencia, sensores, funcionalidades y capacidades posible, pero confieso que el rendimiento es mucho mejor del esperado. Ya en las primeras pruebas se veía rápido, pero lo he podido comprobar con el verdadero uso: el Samsung Galaxy S6 es el Android más fluido que he tenido en las manos, quedando sólo a la altura de un Nexus 6 o 5 con Lollipop nativo. Algo que me ha llevado a preguntarme: ¿cómo es posible que nunca antes se haya llegado a este nivel en un Samsung Galaxy? De hecho, y dado que cuento con un Samsung Galaxy Note 4 en casa, son inevitables las comparaciones. Y tengo una sensación que se consolida día a día: el Note 4 parece un Galaxy Core al lado de su hermano S6. Y ya sabéis que tampoco se distancian tanto a nivel de hardware, por lo que os podéis hacer una idea de lo suelto que va.

El Samsung Galaxy S6 va tan fluido que se podría confundir con un Nexus de no ser por TouchWiz

No hace falta que detallemos cada una de las especificaciones, seguro que todos las conocéis de sobra. Y el Exynos de este Samsung Galaxy S6 se comporta a las mil maravillas, no habiéndonos encontrado con pegas reseñables más que alguna ralentización puntual al abrir según que apps y, sobre todo, teniendo el habitual retraso que ofrece el botón de últimas aplicaciones abiertas; aunque tiene mucho menor retardo que en el Samsung Galaxy Note 4, por ejemplo, ofreciendo otro de esos datos palpables que demuestran el empeño del fabricante por mejorar su gama superior optimizando a fondo el funcionamiento del sistema y de su capa personalizada.

Review del Samsung Galaxy S6

3 GB de memoria RAM en la que siguen permaneciendo como garrapatas muchas de las apps y servicios relacionados con TouchWiz, 32 GB de almacenamiento que se hacen suficientes para la mayor parte de usuarios, sensores de ritmo cardíaco y de estrés que son pura anécdota… Y la velocidad general de estos componentes que se suma a las prestaciones brutas del procesador, recalcando con ello las sensaciones positivas que leeréis a lo largo de todo el análisis. Sin que se menosprecien las conexiones inalámbricas, integrando todo lo necesario para intercambiar datos o recibirlos casi con cualquier gadget. Aunque eso sí: el Samsung Galaxy S6 carece de radio FM, por lo que os tendréis que conformar con usar la conexión de datos en el caso de que deseéis sintonizar emisoras de este tipo.

La pantalla es una gozada, las cosas como son. Siguiendo la calidad, colores, brillo máximo y resolución que ya tuviera el Samsung Galaxy Note 4, los surcoreanos han reducido el tamaño de la pantalla consiguiendo así una mayor densidad de píxeles (577 puntos por pulgada), ofreciendo una calidad a la vista que, sin que realmente se aprecie la resolución (2K, 1.440×2.560 píxeles), sí que podría afirmarse que se ve impresionantemente bien en todas las situaciones. Sí, también bajo la luz del sol; ofreciendo los negros inconfundibles de las pantallas Super AMOLED y unos colores vibrantes que podremos variar ligeramente en saturación con los distintos modos de pantalla incluidos en los ajustes. Además, la sensibilidad táctil es igualmente alta (quizá demasiada, no hace falta ni rozarlo para que detecte una pulsación); encontrando el brillo automático algo menos errático que en otros modelos de Samsung.

Review del Samsung Galaxy S6

La batería está a un buen nivel, sorprendiendo gratamente la gestión que ha incorporado Samsung para su recién estrenado procesador Exynos de 64 bits y 14 nanómetros. La carga rápida es una excelente opción que contentará a todos los que necesiten tener el móvil a punto con suficiente rapidez, permitiendo cargar el 50 % en más o menos media hora. Y con la carga inalámbrica que por fin tenemos de serie, ofreciendo compatibilidad para los dos estándares más extendidos en este hardware.

La batería del S6 no es una maravilla, pero sí lo bastante competente como para no dejarnos tirados.

¿Y en cuanto a duración de una carga completa? Ya sabéis que los números no son objetivos en este punto, pero sí que os daré lo que me ha durado a mí: teniendo en cuenta que no he conseguido sacar más de 16 horas al Note 4 con un uso moderado/intenso, puedo decir que se ha mantenido a unas escasas dos horas de media de ese récord. Vamos, que el Samsung Galaxy S6 os debería aguantar una jornada completa sin excesivos problemas, lo cual es una garantía si se tiene en cuenta que no se puede reemplazar la batería. Nada alarmante por otro lado: el diseño unibody sellado ofrece un aspecto mucho más pulido y compacto que se aprecia en cada milímetro, algo que se ve favorecido por la imposibilidad de reemplazar la batería en dos minutos.

Software y aplicaciones: más ligero; pero, en esencia, lo mismo

Review del Samsung Galaxy S6

Desde Samsung se aseguraba algo que muchos usuarios han estado esperando desde que empezaron en la saga Galaxy: que el fabricante diera la posibilidad de desinstalar (o deshabilitar, porque no podréis quitar nada del sistema) aquellas aplicaciones y funciones extra que casi nadie utiliza; vamos, lo que todos llamamos “bloatware”. ¿Realmente se permite esta capacidad de restricción en el Samsung Galaxy S6? Bien, la respuesta es clara: no. Es cierto que hay aplicaciones que se pueden deshabilitar y que antes permanecían siempre en funcionamiento (S Health, Google Maps o el navegador Chrome…), pero resulta flagrante que no podamos parar apps que no sirven absolutamente para nada si no tenemos el accesorio concreto. Por ejemplo, Gear Vr y Ant+, los servicios y apps para las gafas de realidad virtual y para accesorios deportivos; que permanecerán en funcionamiento sin que podamos hacer nada para remediarlo (al menos sin root, claro). Y así con una larguísima lista que permanece en segundo plano consumiendo recursos; aunque sin que se vea lastrado el móvil en ningún momento, las cosas como son. Pero ¿podríamos ampliar la vida de la batería si pudiéramos deshabilitar a nuestro antojo? La respuesta es clara: sí.

Review del Samsung Galaxy S6

El Samsung Galaxy S6 tampoco se caracteriza por venir con una exagerada lista de aplicaciones preinstaladas, encontrándonos con las típicas de Samsung (S Health, Nota S, Galaxy Apps…) y con las habituales de Google. Resulta notoria la presencia de apps de Microsoft, teniendo aquí a OneDrive, OneNote y a Skype. Algo positivo es que tendremos 100 GB de regalo durante dos años para nuestra cuenta de OneDrive siempre que registremos la cuenta de Microsoft en el teléfono, trayendo de regalo un buen montón de aplicaciones y servicios más que se pueden descargar desde Galaxy Apps. Endomondo Premium, Evernote Premium, Pocket, Deezer ilimitado… Es todo un detalle disponer de estas ofertas con la compra de un móvil de categoría, añadiendo mucho valor al propio del Galaxy S6.

Los regalos en apps que traen los Galaxy de gama alta siempre se agradecen. Y el S6 no es una excepción.

Las funciones extra que se añaden al teléfono siguen la línea de mejora para el usuario que ya marcó Samsung desde el inicio. Así, disponemos de Smart Stay, de los gestos por movimiento para controlar llamadas o reproducción, se incluye la posibilidad de variar los perfiles de color de la pantalla Super AMOLED, un muy buen gestor de energía con dos modos de economización… Y, también, se integra la doble pantalla manteniendo pulsado el botón de últimas apps, pudiendo poner una app ariba y otra abajo para usarse a la vez. Y con la opción de minimizarlas a modo de burbuja o de transformarlas en ventanas flotantes, algo que ya hemos visto en el Samsung Galaxy Note 4.

Review del Samsung Galaxy S6

TouchWiz, qué vamos a hacer contigo… Por más que se haya modificado ligeramente su aspecto para hacerlo más atractivo y que cuadre con las líneas marcadas por Material Design (al menos lo intenta), TouchWiz sigue siendo TouchWiz. Con los dos modos de inicio para que también puedan usar el Samsung Galaxy S6 aquellas personas que no necesiten tantas funciones, la interfaz se mueve más fluida que nunca, ofreciendo acceso a todas las aplicaciones desde su cajón correspondiente habiendo perdido herramientas de edición para dicho cajón. Podremos editar mínimamente las filas y columnas de la rejilla aligerando el efecto “desaprovechado” que siempre han tenido los iconos en TouchWiz, ofreciendo acceso a la personalización con sólo hacer un pellizco sobre la pantalla. Y ahora se integra un aspecto que se echaba de menos en un móvil de su categoría: la posibilidad de cambiar de tema.

Review del Samsung Galaxy S6

Los temas son una de las mayores novedades en TouchWiz para el Samsung Galaxy S6, viniendo de serie con 3 y pudiendo descargar desde la tienda Galaxy Apps un buen montón de ellos. Los desarrolladores se han puesto las pilas creando temas compatibles, existiendo una buena variedad en términos de diversificación y calidad. Y, al menos de momento, casi todos son gratuitos (no hemos encontrado de pago), por lo que podréis cambiar de aspecto vuestro Samsung Galaxy S6 en muy pocos clicks y sin cambiar a TouchWiz por cualquier otro launcher Android. Además, es digno de mención la extrema velocidad a la que cambia de tema el S6, demostrando incluso aquí la potencia del hardware y la optimización de todo el sistema.

Review del Samsung Galaxy S6

A pesar de que sí que ha mejorado el aspecto de la capa propia de Samsung, ésta sigue manteniendo el mismo estilo de siempre; incluso casi la misma pesadez. Aunque tampoco es que sea malo ya que mantiene la esencia de la marca sin renunciar por ello a evolucionar su estilo, apariencia y su fluidez. Eso sí: no se puede decir que TouchWiz y las apps preinstaladas lastren el sistema, porque en ningún momento el teléfono se aprecia de esta manera: el Samsung Galaxy S6 se mueve excelentemente bien en cualquier situación, siendo una delicia para cualquier amante de Android. Sí, no es Android puro, pero añade muchas otras funcionalidades que, a pesar de resultar superfluas, le confieren un valor muy superior a cualquier terminal con apariencia AOSP.

La cámara: la joya de la corona

Review del Samsung Galaxy S6

Toca hablar del que es, a nuestro juicio, la mejor baza del Samsung Galaxy S6: su cámara. No vamos a ser los únicos en ponerle medallas a la cámara de este teléfono ni, con total seguridad, seremos los más originales calificándola, por lo que diremos nuestras impresiones con total sinceridad: es impresionante. Acostumbrados como estamos a probar cámaras móviles de todos los tamaños de sensor, calidades y funcionalidades, encontrarnos con esta capacidad para realizar fotografías geniales de manera tan sencilla es toda una gozada. Sin paliativos: si no es la mejor cámara actualmente en un smartphone tampoco tendría nada que envidiarle.

No existe ningún apartado donde no despunte la cámara del Samsung Galaxy S6, sobresaliendo incluso con su diseño. Sí, quizá esos milímetros de grosor extra de la lente no le acaben de sentar excesivamente bien al teléfono, pero, a cambio, nos ofrece un sensor de 16 megapíxeles con una apertura para el obturador de f1.9, estabilizador mecánico, flash LED… Entre otras características de hardware destacables y siempre hablando de la cámara posterior. Vamos, que la calidad está garantizada de antemano, sabiendo que es uno de los apartados donde, conforme ya comprobamos en la gama alta, los fabricantes más inciden; aunque eso no quita para que nos reserve sorpresas, porque lo cierto es que la captura multimedia con el Samsung Galaxy S6 es toda una experiencia.

Si no es la mejor cámara actualmente en un smartphone tampoco tendría nada que envidiarle.

Ya lo habréis leído decenas de veces, pero hay que remarcarlo: el disponer de la cámara apta para sacar fotos en menos de un segundo es algo que cuesta de olvidar una vez se vuelve a cualquier otro móvil. Sin duda, si tuviéramos que resumir nuestra review en tres o cuatro puntos principales, le daríamos a esta capacidad de carga el primer o segundo puesto. Y, por más que nos lo preguntábamos la primera vez que tuvimos en la mano del S6, el tener la aplicación de cámara constantemente en segundo plano no le resta autonomía, ganando fotos donde cualquier otro móvil las perdería por no llegar a tiempo al instante. Y es igual de rápido guardando las fotos, realizando ráfagas o aplicando filtros en tiempo real a la imagen, demorándose sólo cuando queremos acceder a la galería desde la cámara; nada extraño, por otra parte, ofreciendo también cierta lentitud en el enfoque cuando la luz desciende a media claridad. Tampoco resulta extraño esta falta de precisión del auto enfoque con baja luz, comportándose de manera menos errática que en el Samsung Galaxy Note 4. Y ambos llevan el mismo sensor (no todos, algunos S6 se entregan con sensor Isocell de Samsung).

Ésta es una muestra de fotos reales tomadas con el Samsung Galaxy S6. Están reducidas en tamaño y resolución para adaptarse a nuestra web, pero podéis descargar el paquete original desde aquí. Si pulsáis en cada miniatura veréis la imagen en grande.

Muestra 1Muestra 2Muestra 3
Muestra 4Muestra 5Muestra 6
   

Hablando de la calidad en sí de las fotos, basta con observar las tomas que publicamos de muestra: la característica “todo terreno” le viene como hecha aposta, obteniendo en la mayor parte de las situaciones la mejor toma posible. Luminosas, con unos colores vibrantes que no acusan de exagerada saturación, nitidez para los objetos apreciándose ruido sólo cuando falla la iluminación… Obtendremos fotos en torno a los 4 megas de peso, pudiendo hacer uso de modos avanzados así como aplicar ajustes personalizados. Por ejemplo, el modo auto HDR se encargará en todo momento de determinar si hace falta aplicar el efecto de alto rango dinámico, aprovechándose de él sin que tengamos que activarlo manualmente; también dispondremos de un modo profesional en el que ajustar hasta el enfoque, siendo otra de las grandes estrellas de la aplicación de cámara; el modo selfie para la cámara posterior conseguirá que la uséis casi para todo, teniendo al alcance nuevos modos para descargar. Aunque son anecdóticos ya que poco más se acaba usando aparte de la toma automática.

Review del Samsung Galaxy S6

La grabación de vídeo no se deja de lado en el Samsung Galaxy S6, equiparándose en calidad a las fotografías que pueda tomar el móvil. En este apartado, se hace especialmente efectivo el estabilizador mecánico de imagen, obteniéndose secuencias estables incluso aunque grabemos mientras caminamos. El sensor es capaz de grabar hasta en 4K, alcanzando los 60 fps en 1080p mientras asciende hasta los 240 fotogramas por segundo a la hora de grabar a cámara lenta en 720p. Completa el elenco multimedia una cámara delantera de 5 megapíxeles que aprovecha la gran mayoría de modos extra que incorpora el Galaxy S6, ofreciendo una buena calidad en la imagen y suficiente tamaño en las fotos como para aplicar recortes sin perder toda esa calidad; sumado a su lente gran angular para así ampliar el campo de retrato. Si vais a utilizarla para hacer selfies os recomendamos el modo auto retrato para la cámara trasera, pero os podemos garantizar que los resultados con la delantera serán siempre más que decentes.

Conclusiones finales: poco más que añadir

Samsung Galaxy S6

Ya lo intuiréis si habéis logrado llegar hasta aquí leyendo cada línea de esta review al Samsung Galaxy S6: es un móvil al que resulta muy complicado sacarle pegas, estando construido con el máximo de mimo y dedicación. Y eso se nota en el uso diario ya que, a pesar de que pueda lastrarse en momentos muy puntuales o de que su cara posterior en cristal no sea lo más práctico posible a la hora de agarrarlo, es uno de los mejores móviles Android actualmente. A nivel particular, yo lo encumbraría sin problemas al primer puesto: a pesar de que no puedo esconder que siempre he sido partidario de Samsung, puedo garantizar de manera objetiva que éste es el mejor teléfono que ha caído en mis manos.

La batería no es una maravilla si se utiliza el móvil profundamente, pero se comporta de forma más que adecuada con un uso moderado. En este punto, la carga rápida gracias al cargador integrado es una maravilla, redondeándola la integración, por fin, de carga inalámbrica de serie. Y qué decir de la pantalla… Casi fabulosa en todas las situaciones, pecando, quizá, de exceso de sensibilidad. Potencia, prestaciones, almacenamiento… Desde nuestro punto de vista, perfecto. Sí, no tiene espacio para SD Card; pero, a cambio, la velocidad de lectura y guardado de todos los datos es más fiable y rápida. Además, con 32 GB es suficiente para la mayor parte de los usos; quedando para el usuario en torno a los 23 GB. TouchWiz sigue siendo TouchWiz, ya lo decíamos en el apartado del software.

Review del Samsung Galaxy S6

Si queréis un móvil de alta gama que, además de parecerlo, se comporte perfectamente en cualquier situación y con el que sacar fotos impresionantes… El Samsung Galaxy S6 será vuestro compañero inseparable. El precio es uno de sus mayores hándicaps; aunque ya empiezan a verse ofertas puntuales bastante suculentas.

3 comentarios

  1. Ando probando la versión Edge y me ha impresionado muchísimo. No obstante como ya hablamos me parece que el tema del agarre depende más de los bordes curvados que del acabado trasero de cristal, al menos en la mano porque en la mesa sí que resbala.

  2. Coincido en casi todo, porque la bateria…

    A mi un dia estandar, que no llego a 2h de pantalla, 1h de musica, mirar twitter de tarde en tarde, hacer alguna foto y la mayoria del dia en standby… acabo con un 25% de bateria restante.

    Si, es correcta segun con que lo compares. El iPhone 6 me venia a durar mas o menos lo mismo, pero el problema es que es un uso muy ligero. Si me dedicase a hacer fotos a saco y a usarlo intensivamente veriamos… en cualquier caso echo de menos una funcion stamina, o mejor dicho, la opcion de stamina que permite indicar que apps tienen derecho a estar en segundo plano o a hacer wake al terminal y cuales no. Con eso la cosa cambiaria 🙂

    • ¿Mirar Twitter de tarde en tarde? XD
      No suelo coincidir jamás en los análisis de batería por lo subjetivo que resulta este aspecto. Y no creo que la batería sea escasa; aunque sí que podría mejorar ostensiblemente. Respecto al Stamina… Su modo de ahorro básico no es tan malo; y con un poco de práctica puedes restringir la mayor parte de procesos que se realizan en segundo plano. ¿Que no es de traca? Coincido. Pero escasa o dentro de un terminal voraz de mAh tampoco es.

Deja una respuesta