Desde que se presentase el Moto G, allá por 2013, las normas han cambiado en las gamas medias de Android. Ya no sólo se exige ser barato y tener ciertas prestaciones, ahora también apremia la fluidez, el rendimiento en general. La evolución de los líderes de gama arrastra necesariamente a sus hermanos medianos y es en este entorno en el que ha nacido y ahora crece el Sony Xperia T3, un terminal que planta cara de forma inequívoca al Moto G y a todos los demás compañeros de categoría. En él, Sony ha sabido aunar tanto diseño como construcción, cubriendo un interior potente y que puede sorprender a más de uno. Tiene sus defectos, claro está. De los defectos no se salva nadie, pero en general la media es muy positiva. Se trata sin duda de la mejor gama media que han construido en Japón hasta el momento. Vamos, si os parece, a navegar un poco por sus entrañas aportando datos y describiendo sensaciones.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Lo primero que llama la atención del Xperia T3 es que no es en absoluto un móvil frágil, algo que sí ocurre con otros smartphones de gama media. Con una trasera en goma y el resto del cuerpo en plástico y cristal, el T3 da una excelente sensación en la mano y su rendimiento hace que pronto nos olvidemos de que estamos ante un móvil de su categoría. Sin duda un gran acierto por parte de Sony y es que estamos ante su mejor gama media hasta el momento. Pero vamos a ir por partes.

La construcción y el diseño del Sony Xperia T3

Acostumbrados a que la gama alta de Sony monte cristal tanto en el frontal como en la carcasa trasera, ya no nos extraña que la calidad disminuya conforme descendemos de categoría aunque este T3 tiene un recubrimiento de goma en la parte de atrás que ya habíamos visto en la Xperia Tablet Z2 y en terminales como el Nexus 5. Aparte de darle otro aspecto más diferenciador, resulta tremendamente útil ante caídas y para evitar deslizamientos. El defecto, como de costumbre en este material, es que se convierte rápidamente en un “cazahuellas”, pero los beneficios son mucho mayores que los inconvenientes.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Sony no sabe hacer terminales pequeños. Es algo que todos empezamos a tener claro pues generación tras generación todos pecan de un tamaño excesivo tanto por arriba como por abajo. El logotipo de Sony en el frontal es una característica ya tan común en los terminales de los japoneses que ya casi ni nos imaginamos un modelo suyo sin él, aunque trasladado ese logo a la trasera y tratando de empaquetar de forma más eficiente el interior podríamos tener dispositivos más manejables. El T3 es grande, mucho, demasiado para 5,3 pulgadas que parecen 5,7 o más. El grosor ayuda, sin embargo, a que la sensación en la mano sea más grata. Son 7 milímetros de grosor que lo hacen muy fino, tanto que parece poco el hincapié que desde el fabricante se ha hecho en ese punto.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

El resto del cuerpo es bastante correcto y muy común a todos los Xperia. Tanto por el marco plateado como por el característico botón redondo de encendido al que en esta ocasión le han mejorado mucho el tacto. Ahora es suave y no hace falta presionar tanto como en otros modelos de Sony. Los botones de volumen siguen en la parte derecha y tenemos a nuestro querido botón de cámara, algo que deberían implementar todos los fabricantes. Notamos que el conector para auriculares está descubierto y eso es señal inequívoca de que el Sony Xperia T3 no es sumergible. Tal vez un error, tal vez una característica que habría subido aún más el precio del modelo. Pero es algo que debemos tener en cuenta.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

El peso de este T3 también es bastante correcto. Tanto si sois fans de los móviles ligeros como de los móviles pesados, sus 150 gramos son bastante correctos y ayudan a dar solidez a toda la construcción. No cabe duda de que en Sony han subido la apuesta por las gamas medias y de que los avances de los líderes de gama empiezan a arrastrar al resto del catálogo. El T3 se muestra bastante superior al Xperia M2, compartiendo categoría, y su nota final en cuanto a diseño y construcción es bastante alta. Un gran trabajo.

El interior del Sony Xperia T3: rendimiento y fluidez a partes iguales

No venimos a descubrir nada si decimos que el T3 se encuentra alejado de lo que podemos encontrar en gamas altas de su propio catálogo como los recientes Xperia Z3 y Xperia Z3 Compact. La guerra no se libra en ese campo de batalla sino en el de ofrecer una buena experiencia con especificaciones bastante más contenidas. Y el Sony Xperia T3 lo consigue, poniéndose a la altura del Moto G y otros dispositivos con igual o parecido rendimiento.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Para empezar nos encontramos con su pantalla. Un panel de 5,3 pulgadas de diagonal que echa de menos la resolución FullHD en cuanto a visualización pero desde luego no en cuanto a autonomía, como veremos más adelante. Su densidad de pantalla no es muy elevada pero más que suficiente para que se ve de manera excelente. Sony ha trabajado bien los ángulos de visión en su pantalla Triluminos y la tecnología Mobile BRAVIA Engine 2 le sienta de maravilla. Sin duda estamos ante uno de los mejores paneles de Sony que hemos visto hasta el momento con colores vivos y luminosos en el interior y una visibilidad suficiente, aunque mejorable, en exteriores. La sensibilidad es más que correcta y no echaremos de menos pantallas superiores, ni para leer ni para jugar.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

El Sony Xperia T3 monta un procesador Snapdragon 400 a 1,4 GHz que se corresponde con otros hermanos mellizos de categoría y que muestra un rendimiento bastante adecuado para la categoría de este smartphone. Fluidez, buenas transiciones, aplicaciones abiertas en un tiempo razonable y que no nos hace echar de menos un chip superior en la gran mayoría de ocasiones. Su GB de RAM se antoja insuficiente en momentos puntuales como en la multitarea al cambiar entre aplicaciones pesadas pero el resto del tiempo es eficiente, sobre todo gracias a que, sin ser un Android puro, monta una de las capas menos pesadas del mercado, Xperia Launcher. Esto hace que su rendimiento no sea vea penalizado en ningún momento y, como hemos comentado, sólo se aprecia con aplicaciones exigentes como juegos con gráficos 3D y un framerate elevado.

Otro de los defectos que encontramos, además del anteriormente mencionado del tamaño, es que cuenta sólo con 8 GB de almacenamiento. Sí, sabemos que las gamas medias montan 8 GB como práctica habitual pero aún así resulta algo insuficiente. De esos 8 GB sólo tenemos unos 5 para consumo propio y aunque podemos echar mano de una microSD con 32 GB extra como tope, no tardaremos en encontrarnos con el mensaje de que nuestra memoria está casi llena. La ventaja es que el T3 llega con Android 4.4.2 y nos permite mover aplicaciones a la SD. Aún así, la necesitaremos sí o sí en cuanto le apretemos más de la cuenta.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

La reproducción de vídeo es bastante buena, con películas a 720 en bastante buena calidad de compresión y sin retardos. Ni que decir que el sonido también está a la altura con una calidad muy alta en la reproducción a través del jack de audio y con altavoces con muy buen sonido, algo a lo que Sony nos tiene ya acostumbrados. En el Xperia T3 la experiencia multimedia es muy buena y es algo de agradecer.

La cámara del Sony Xperia T3, una gama media muy evolucionada

Al igual que comentamos en cuanto a la potencia, el T3 no va a mostrar fotografías de la calidad de las del Xperia Z3, por poner de ejemplo al último modelo de la compañía, pero sus 8 megapíxeles dan un resultado bastante bueno. Ruido, aunque poco, en fotografías nocturnas y unas tomas más que decentes en entornos luminosos, sobre todo en la calle a pleno día. A veces exigimos demasiado a las cámaras de los móviles sin darnos cuenta de sus limitaciones. En esta ocasión el Xperia T3 salva la papeleta con buena nota, mejor de la que nos esperábamos, y nos trae una cámara con un comportamiento bueno en la mayoría de situaciones.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Como pegas, decir que la captura es lenta y que si no somos pacientes y esperamos al ruido y a la animación de la captura podemos encontrarnos con más de una fotografía movida o desenfocada. El funcionamiento del flash es bueno y nos servirá tanto para iluminar en interiores como para apoyarnos en él con tomas a contraluz en exteriores. Sin duda en el T3 encontramos una cámara poco habitual en las gamas medias de Sony, con una evolución en cuanto al resultado de las fotografías producto de las mejoras implementadas en las gamas altas. No es una cámara de 10 pero sin duda sí estamos ante un 8 alto.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Las fotografías sobre estas líneas están redimensionadas al tamaño del blog. Podéis verlas en tamaño natural aquí, en este enlace a Google+.

La cámara frontal, de 1,1 megapíxeles, cumple. Sony siempre proporciona cámaras delanteras luminosas y ésta no es una excepción. La pega es quizá su baja resolución que nos dará para mostrar fotografías en Instagram y poco más. No serán fotografías realmente aprovechables aunque en gamas medias es difícil encontrar frontales de 2 o más megapíxeles. Como cámara de apoyo será más que suficiente aunque el verdadero potencial está en la cámara trasera. El conjunto, sin embargo, no sufre demasiado por esta baja resolución.

La autonomía, el gran punto fuerte

Si hay algo que saben hacer en Sony es conseguir que sus smartphones estén encendidos hasta el día del juicio y con el Xperia T3 han replicado la misma técnica. No sólo hablamos de conseguirlo con el modo STAMINA, presente en el T3, activado. Sin él también conseguimos muchas horas de uso, impropias de un terminal de su categoría si excluimos a los Moto G, también muy potentes en este sentido. Hay que tener claro que el punto de la autonomía es muy personal ya que depende de aplicaciones, usos, cobertura de la zona, horas en WiFi y muchas otras variables. No obstante, los datos son los datos y vamos a mostrarnos los de un smartphone con una autonomía muy longeva.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Tanto en exteriores con 3G como en interiores con WiFi, hemos obtenido usos con 5 horas de pantalla como mínimo, llevándolos a un día autonomía dándole mucho uso y en exteriores y alcanzando hasta 2 días completos, con la misma cifra de pantalla, en casa y siempre bajo WiFi. En cualquier caso, el Xperia T3 nos da un uso de un día casi garantizado, salvo que lo usemos con aplicaciones que consuman excesiva energía, y sólo en algunas ocasiones tendremos que recurrir a dos cargas diarias. Los 2500 mAh del Sony Xperia T3 rinden de forma excepcional, ayudados sin duda por una gran pantalla de 5,3 pulgadas pero con una resolución HD que reduce el consumo.

Antes comentamos que el T3 incluye el modo STAMINA gracias a Xperia Launcher. Si los consumos nos parecen buenos sin él, activándolo alcanzamos cifras impensables. Eso sí, con las limitaciones del modo en cuestión como la desconexión de datos con la pantalla apagada y demás. No obstante, será nuestro salvador en momentos en que tengamos poca batería y aún nos falte para encontrar un enchufe. La autonomía de los Xperia, siempre en lo más alto, se refleja a la perfección en el Sony Xperia T3. Un móvil nuclear.

Xperia Launcher, sin novedades

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Vamos a detenernos en este punto aunque el software incluido en el Sony Xperia T3 no reviste novedades en comparación con otros terminales del fabricante. Las aplicaciones propietarias como Lounge, Xperia Link o el fantástico Album están presentes. Las opciones de desinstalación rápida de aplicaciones desde el cajón de apps o la ordenación de éste en base a nuestros criterios también aparecen. La fluidez es notable, aunque no es una novedad, y en la interfaz de la cámara encontramos las mejoras de los últimos terminales, incluida la inclusión de Fondo Desenfocado si lo descargamos de Google Play.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Sony mantiene una buena línea con su capa propietaria y hay que decir que a la enorme pantalla del Xperia T3 le sientan especialmente bien todos sus temas y personalizaciones. Aunque siempre podemos optar por otros launchers como Nova y similares, Xperia Launcher nos ofrece una variedad de opciones muy interesantes que siempre podemos adaptar a nuestros gustos en cuanto a aspecto. Pese a que otras capas podrían perjudicar al teléfono, la de Sony siempre ayuda aunque también es cierto que empezamos a notar cierta monotonía. Los cambios son buenos a veces, Sony.

Conclusión: una gran gama media, aún con sus defectos

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Quienes compren un Sony Xperia T3 no se arrepentirán de ello, salvo que anden buscando la potencia de una gama alta, algo difícil de conseguir en estos terminales. Cumple con todo, en algunas cosas con mucha nota, y aún así tiene defectos como su excesivo tamaño, pese a no resultar molesto, o su poca capacidad de almacenamiento, quizá lo peor de todo el terminal.

Tanto el diseño como el rendimiento de este T3 está a muy alto nivel y sólo al final, cuando llegamos a la conclusión, nos encontramos con su segundo gran defecto, dejando al tamaño en el tercer lugar. Actualmente el T3 se encuentra rondando los 300 euros en casi todas las tiendas. Un dispositivo llamado a competir con gamas que están por debajo de los 200 tendrá muy difícil acceder a este perfil de usuarios. No dudamos de que llegue a ver su precio reducido pero su punto de partida es demasiado alto. Cada fabricante tiene sus costes de fabricación, no lo dudamos, pero un Xperia T3 a 200/220 euros de partida habría sido todo un éxito. A más de 300 no sabemos qué futuro le espera.

Análisis del Sony Xperia T3: directo a por Moto G y el que haga falta

Salvando estos puntos, el T3 es realmente bueno. Un gran trabajo de Sony para subir las apuestas en las gamas medias de Android tan plagadas de terminales con un rendimiento cuanto menos discutible. El Xperia T3 nos gustará por su diseño al sacarlo de la caja y nos enamorará por su fluidez y potencia al usarlo a diario. Sin duda estamos de un gran smartphone.

6 comentarios

  1. “Directo a por el Moto G…” Uno cuesta alrededor de los 170 euros y el otro cuesta casi el doble, y ambos van destinado al mismo mercado; dime cual de los va a ser un fracaso, si por el precio del T3 me compro dos Moto G para bolsillos mas exigentes y para personas que les gusta que el terminal no muera con el mismo firmware que trae cuando sale al mercado.

    • Como digo en el análisis, el precio es un gran defecto. No obstante, el T3 irá bajando conforme pase el tiempo mientras que los Moto G se han mantenido iguales desde 2013 y puede que pase lo mismo con el modelo de 2014. Al final costarán igual y entonces merecerá realmente la pena el T3. Es un gran smartphone.

  2. Hola, estoy interesada en saber si las velas que aparecen en las fotos son aromáticas y tienen alguna propiedad mágica como hacer que venga el repartidor antes o anular la ley de Murphy en las impresoras. Es para una amiga.

    (Ahora en serio, no sé cómo está el tema de operadoras, pero tiene mejor pinta que muchos otros que suelen ofrecer, igual por ahí logra venderse más. En autonomía se zampa al Moto G 2014. Me ha encantado lo de «Los cambios a veces son buenos. Sony».)

    Nos trol…leemos por Twitter (aunque creo que me han adelantado, xD) 😉

  3. hola tengo ese modelo y tengo un problema con la tarjeta sd de 32gb clase 10 lo que sucede es que cuando envio videos y canciones y intento reproducirlas en el celular no se puede ya eh formateado la memoria pensando que esta dañada pero nada alguna solucion

    • Quizá sea porque el teléfono no admite ciertos formatos directamente. Si sólo es con vídeos y música, prueba a cambiar de reproductor. VLC para Android es muy buena opción.

Deja una respuesta