Ya lo hemos dicho más de una vez, y lo recalcamos en este inicio de la review para así dejar clara nuestra primera impresión del móvil a analizar: que Sony apueste por mantener las prestaciones de su tope de gama al fabricar una versión mini es un gesto que muchos usuarios desearían en otras marcas, siendo casi la única que mantiene esta línea. ¿Y qué acaba significando? Que tenemos todo un Sony Xperia Z3 hecho a la medida de quienes prefieren unas pulgadas de pantalla más asumibles. Potente, compacto, manejable, sumergible… El Sony Xperia Z3 Compact derrocha bondades, estando al nivel de muchos otros móviles más grandes. Aunque sin poderle olvidar los defectos; muchos de ellos heredados del propio Sony Xperia Z3.

Nuestra impresión general después de haber estado más de dos semanas con él es muy positiva, encontrando que su uso se adapta a cualquier situación y usuario. Pero nos encontramos de golpe con una diferencia en acabados que se aleja mucho de su hermano, el Sony Xperia Z3; agravado por el hecho de que justamente dejamos a éste para probar el Compact.

Pero no adelantemos acontecimientos, que la review del tope de gama “mini” de Sony no ha hecho más que empezar.

El Sony Xperia Z3 Compact por fuera

Lo avisábamos al inicio del análisis y lo recalcamos ahora: el móvil ofrece una peor sensación de calidad en comparación con el Z3 grande, dando la impresión de que estamos ante un móvil de gama media en lugar del gama alta que es. Cierto que el doble acabado de cristal es idéntico (y parece que la cara trasera, seguramente Dragontrail, se raya con demasiada facilidad), pero el contorno en plástico, y el reborde que consigue este material al unirse con el cristal, otorgan cierto aire de “baratillo”. Lo entrecomillamos porque no es más que una sensación agravada por el mejor acabado en metal del Z3, dejando claro que las líneas de diseño son idénticas. Con obvias diferencias, claro.

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

Nos encontramos en el costado izquierdo con todas las conexiones a excepción de la de auriculares, quedando protegidas por unas pestañas de plástico que son algo más engorrosas y difíciles de quitar que las del Z3. Con el zócalo para SD Card Micro y USB arriba (la entrada de energía y datos queda tan junta al rebaje del costado que no podréis usar muchos conectores debido al grosor de su clavija) y su pestaña para la micro SIM en la parte inferior; quedando en el medio el conector para el dock horizontal que rompe completamente con el diseño. Aunque menos que en el Z3 normal (quizá también sea por la diferencia de color: el negro de nuestro Sony Xperia Z3 Compact disimula más).

Si nos fijamos en el costado derecho, observamos el botón de encendido en acabado cromado sobresaliendo ligeramente del cuerpo del móvil. Y quedando los botones de volumen por debajo y demasiado juntos al de encendido. A lo que hay que sumar un inconveniente más: los botones de volumen son demasiado pequeños, debiendo corregir siempre el volumen si los usamos a tientas.

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

Poco más queda destacable, el resto del diseño sigue el patrón a rajatabla de la gama Xperia. Cara delantera y trasera limpias con cristal endurecido (Sony no lo dice, pero es Corning Gorilla Glass 3 para delante y Dragontrail para atrás), doble altavoz delantero que suena bastante bien (aunque con un nivel máximo no demasiado alto) y cara posterior donde sólo destaca la lente de 20,7 megapíxeles arriba con su flash LED junto a la marca Xperia en el centro.

Policarbonato algo tosco para el cuerpo del teléfono con doble cara de cristal, bordes redondeados con esquinas en ese mismo estilo, cantos que sobresalen del contorno y que, a pesar de no ser cortantes, dan una sensación de menor delicadeza en el diseño… No hay dudas: el Sony Xperia Z3 Compact baja notablemente el nivel con respecto a su hermano, el Z3, si los comparamos por fuera. Aunque, como sabéis, no ocurre lo mismo si efectuamos la comparación por dentro. Como podréis comprobar justo ahora.

El Sony Xperia Z3 Compact por dentro: peleón es poco

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

Ya sabemos que el principal contraste de este teléfono es su potencia comparada con su tamaño, yendo a contracorriente de la tendencia actual en Android: pantallas cada vez más grandes para móviles de grandes prestaciones. Por lo que sorprende ver que el Sony Xperia Z3 Compact se comporta casi exactamente igual que su hermano, el Sony Xperia Z3. De hecho, es tal su parecido a nivel de prestaciones que no vamos a profundizar excesivamente, bastando con acudir a la review del tope de catálogo de los japoneses. Debiendo empezar con algo en lo que sí se diferencian: la pantalla.

A primera vista, las dimensiones saltan precisamente a eso, a la vista: 4,6 pulgadas contra 5,2, siendo más notables las diferencias en mano que sobre el papel. Lástima que el Compact se quede un escalón por debajo en resolución, ofreciendo 720p en lugar del 1080p. Y apreciándose una buena nitidez y tratamiento de los colores en todo momento con el alto contraste del que hace gala Sony en sus paneles; unido a las tecnologías propias X-Reality Y Triluminos. Una resolución justa (aunque adecuada al tamaño de pantalla), buena calidad de la imagen… Y ahora le toca otro pequeño palo: su visión en exteriores es algo justa, dificultando el uso bajo el sol. Aunque es muy positiva su sensibilidad táctil con nivel extra para el uso de guantes (que os irá bien estos días), incluyéndose también el siempre atractivo encendido con doble toque.

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

Dentro de las especificaciones relacionadas con el procesamiento, recalcamos lo dicho anteriormente: su rendimiento es exacto al del Sony Xperia Z3. Lo cual implica disponer de un teléfono muy potente bajo la apariencia discreta de un gama media (ésta es, sin lugar a dudas, las mejor definición del Sony Xperia Z3 Compact). Qualcomm Snapdragon 801 con cuatro núcleos a 2,5 GHz y 2 GB de memoria RAM, uniéndose a ellos la GPU Adreno 330 y los 16 GB de memoria interna con expansión por SD Card de hasta 128 GB. No tenemos ninguna pega en este punto: a pesar de ir un escaloncito por debajo del resto de topes de gama, las características más contenidas del Sony Xperia Z3 Compact no se ven en inferioridad con ellos al apuntar directamente a otro segmento, no apreciando ralentizaciones ni lags en la ejecución. Y funcionando a alta velocidad incluso con los juegos que más demandan potencia.

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

Comunicaciones al más alto nivel y con 4G de serie, disponiendo de compatibilidad con las bandas habituales en España (futura banda 800 incluida). Sin problemas en redes móviles o locales, con NFC y Bluetooth 4.0 haciéndole compañía a la radio FM, GPS con GLONASS facilitando el rápido posicionamiento y sin cortes (hemos navegado y hecho deporte con él sin ningún problema), salida HDMI a 1080p gracias al conector USB MHL, DLNA… Y compatibilidad con el mirroring de Chromecast. A lo que hay que sumarle el excelente sonido del que ya alardeábamos en la review del Z3: escuchar música por los auriculares es una verdadera delicia, manteniendo un audio de gran calidad con la tecnología xLoud, sin estridencias y con una gran presencia de graves que se pueden ecualizar desde los ajustes. Además de disponer de la pareja de altavoces frontales que enriquece la experiencia a la hora de ver películas y de jugar. Aunque les faltaría un poco de potencia.

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

Entrando de lleno en la cámara, hemos de traer a colación de nuevo al Sony Xperia Z3: sus ventajas y carencias son idénticas, disfrutando del mismo sensor (Exmor RS IMX220 de 20,7 megapíxeles), del mismo hardware y de la misma interfaz. Por lo que podríamos perfectamente copiar y pegar sin que se notase. ¿Es esto positivo? Teniendo en cuenta que se trata de una versión reducida, podríamos decir con rotundidad que sí. Aunque claro: vuelven a repetirse errores incomprensibles que van saltando de modelo en modelo.

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

Puede parecer un sacrilegio, pero es cierto: las fotos del Sony Xperia Z3 Compact dejan un poco que desear si nos atenemos a la ficha técnica y a lo que nos promete el fabricante. Las tomas con el modo automático son de buena calidad con luz natural y al aire libre, comportándose muy bien dicho modo y bajando exageradamente la calidad en cuanto desciende la luz. Con la dificultad extra del enfoque nocturno, que se vuelve aleatorio. Muchos modos de disparo con especial atención a la fotografía lúdica, modo manual limitado donde podremos aprovechar todo el tamaño del sensor (en el resto de modos las dimensiones finales siempre serán de 8 megapíxeles), tomas con cierta tendencia a saturar los azules dando como resultado fotos ligeramente frías… Y posibilidad de grabar vídeo en 4K con resultados bastante buenos. Aunque se eche en falta un estabilizador de imagen…

Aquí tenéis unas muestras de cámara tomadas en distintas situaciones y bajo modo automático. Pinchad sobre las miniaturas para verlas más grandes. Y si las queréis en su tamaño y formato originales, podéis bajar el pack desde este enlace.

muestra-4-peqmuestra-3-peqmuestra-2-peqmuestra-1-peq

Si hablamos de batería, podemos decir que alerta suficiente jugo como para no preocuparse demasiado por ella a lo largo del día. Con una media de unas catorce horas con un uso moderado, resulta fácil que aguante hasta el día y medio ahorrando notificaciones y consultando en contadas ocasiones la pantalla, habiéndonos aguantado los dos días y medio casi en stand by. 2600 mAh de batería que se pueden estrujar todavía más haciendo uso del modo Stamina. En definitiva: una autonomía que no es impresionante, pero que sí sobresale con autoridad entre el resto de móviles de su categoría.

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

Si el aspecto exterior no consigue defraudaros a primera vista, su potencia y prestaciones os dejarán satisfechos. Así nos ha ocurrido a nosotros: no se le podría pedir más a un teléfono de sus dimensiones. Aunque quizá Sony necesite rediseñar su estrategia de software.

Apps y software del Sony Xperia Z3 Compact: sin cambios, pero resolutivo

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matónSi en lo que llevamos de review la sensación de déjà vu es constante, dentro del apartado de sistema no lo es menos: la interfaz Xperia Launcher no ofrece diferencias con respecto a otros terminales de la familia. De hecho, podríamos publicar capturas del Sony Xperia Z3 sin que se notaran diferencias, ofreciendo un aspecto pulido, cuidado y con los detalles visuales a la que acostumbra Sony. Partiendo con Android KitKat 4.4.4 como versión de sistema y con la promesa de ver Android Lollipop 5.0 lo antes posible. Aunque parece que va para largo…

Temas descargables que modifican completamente el aspecto, ajustes rápidos en la barra de notificaciones que podremos editar, menú escondido en el cajón de apps con el que poder editar su orden y eliminarlas, acciones en el menú de últimas apps que podremos editar (muy práctica la de captura y recorte de pantalla), menú de configuración personalizado con el estilo Xperia… Y algunas aplicaciones propias incluidas, como Socialize, la compatibilidad con la PS4 como mando… y no mucho más.

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

No es que el software posea ese punto definitivo que nos haga apostar por su compra, aunque ya sabéis que sentimos cierta predilección por la interfaz Xperia. Se ha quedado un poco anquilosada en el estilo, pero, por contra, sigue siendo ágil, rápida y fluida; consiguiendo que el Sony Xperia Z3 Compact no muestre en ningún momento síntomas de pereza. Algo positivo que remata un smartphone excelente en casi todos los sentidos.

Recapitulando: opiniones y valoraciones finales

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

Como ocurre con cualquier pastel que se precie, toca rematar la review con la cobertura final para dejarla presentable. Y no podemos hacer otra cosa que destacar la dulzura que nos deja el Sony Xperia Z3 Compact: la conjunción de todos los elementos consigue un móvil sobresaliente precisamente en eso, en su conjunto. No encontraréis un teléfono compacto más potente y con mejor cámara que éste; por más que, obviamente, también flojee en algunos puntos. ¿Baja esto nuestra impresión general? Mínimamente.

Es manejable y cómodo de llevar, teniendo una pantalla que, a pesar de que podría venir con una mejor resolución, se aprecia excelente a la vista y al tacto. Su diseño es redondeado siguiendo las líneas Xperia, aunque ofreciendo un aspecto que no casa con sus especificaciones y precio. El policarbonato del cuerpo no es el mejor material para acompañar a ambas caras de cristal, siendo éstas demasiado resbaladizas. Potente, con muy buen sonido, buena cámara con muchos e incomprensibles matices… Y sin que se eche nada en falta de móviles más grandes

Análisis del Sony Xperia Z3 Compact: pequeño, pero matón

En definitiva: pequeño, pero matón. Si es que 4,6 pulgadas de pantalla para un móvil es sinónimo de ser pequeño, claro. ¿Vale su precio? Nosotros creemos que sí. Aunque también es cierto que, por los 450 euros que vale de media (libre), andaría rozando el límite de lo deseable. Y más teniendo en cuenta que hay topes de gama de este año a un precio inferior.

3 comentarios

  1. Me parece un gran terminal sobre todo por lo que ofrece que los demás no tienen. Si queremos un terminal pequeño no tiene rival, al menos con Android, y el iPhone 6 se va por precio aunque interese a los que buscan algo de este precio y este tamaño.

    • Eso es cierto, por eso no ahondado excesivamente en las carencias que le harían quedar por detrás en otros móviles con su potencia: el hecho de que el tamaño sea contenido es una ventaja dentro de un mundo en el que triunfan las pantallas grandes.
      Pero no puedo obviar mi impresión personal: la verdad es que me parece de juguete. 😛

  2. En primer lugar, muy buen análisis.

    Es posible que el haber usado justo antes el Z3 “grande” haya repercutido en la impresion “materiales de gama media” que os ha causado? Lo digo porque a mi no me da la impresion de gama media para nada (repito, en cuanto a acabados y materiales)… aunque este es un aspecto subjetivo, supongo.

Deja una respuesta