Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

0

Ocurre con Android que el hueco de mercado es tan amplio que caben fabricantes de todas las tallas. Algunos gigantes como Samsung y otros más pequeños pero no menos atractivos. Uno de estos últimos es Wiko, un constructor de smartphones francés que se estableció hace algún tiempo en España y desde entonces nos ofrece terminales interesantes aunque sin llegar a conseguir aún ninguno redondo, ninguno que haga que la industria se vuelva y aplauda al unísono. Casi todos tienen luces y sombras, algunos con más sombras que otros, como este Wiko Highway 4G que os traemos hoy tras un exhaustivo análisis de varias semanas. Prometía pero se queda en el camino con varios errores que lastran demasiado el conjunto. Si os apetece me ponéis acompañar a través del análisis pues quizá dichos errores no sean tan importantes para vosotros. Vamos a empezar.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

La construcción, buena pero sin originalidad

Empezamos con el primer problema para muchos que quizá no sea así para otros. En un mundo obsesionado por los diseños originales abrimos la caja de este Wiko Highway 4G y nos encontramos con un Xperia, o casi. El diseño se asemeja tanto que incluso desde la corta distancia resultan difíciles de diferenciar, salvo por el logotipo del fabricante. Repito que esto es algo muy personal y a mí realmente me influye poco, pero es conveniente saberlo. Los materiales son de buena calidad y se siente resistente, con refuerzos plásticos en los extremos que evitarán más de una magulladura tras un accidente.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Sin duda en Wiko han construido un terminal sólido para resistir el paso del tiempo pero han cometido el mismo error que Sony en este sentido, la elección de los materiales favorece la aparición de las huellas. No sólo la aparición, el resalte de las mismas. Casi tan complicado es distinguirlos como que la marca de nuestros dedos no esté constantemente empobreciendo el conjunto. Una pena.

La pantalla, su punto fuerte

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Aquí entramos en uno de los puntos de disputa de la mayoría de analistas de móviles del planeta. La pantalla es buena, la pantalla es mala, los ángulos de visión esto, el brillo lo otro. Os voy a hablar de sensaciones, de uso, más que de datos concretos que posiblemente no os sirvan de nada. Tenemos ante nosotros a una pantalla de 5 pulgadas con resolución FullHD que responde de maravilla en interiores y que en exteriores nos dificulta la visión. Pocos fabricantes consiguen que el uso a la luz del sol sea satisfactorio y Wiko no está entre ellos. La pantalla en el exterior sufre, y mucho, aunque tengamos el brillo al máximo. Hablando del brillo, el ajuste automático no es muy eficiente aunque sólo he encontrado uno que funcione casi a la perfección, el del Nexus 5. El ajuste casi siempre es algo inferior al necesario y tiende a verse apagado. Cosas de la vida.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Los colores son bastante correctos y siguiendo la técnica de algunos fabricantes, saturado aunque ajustable. Si hay algo que nos ha gustado de este Highway 4G es que podemos elegir la temperatura de color de la pantalla desde los ajustes. No hay muchas variantes pero se agradece que existan. Para todos los gustos. El tacto es muy bueno, un punto a favor, y es que Gorilla Glass ofrece un acabado de pantalla fabuloso. En este caso no es una excepción y la sensación es la de que estamos ante una pantalla mucho más costosa. Punto para Wiko.

El rendimiento, aprobado sin llegar a notable

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Observa uno las especificaciones del Wiko Highway 4G y se espera mucho más rendimiento, más potencia de la que realmente encuentra. El culpable no es otro que su procesador, un Tegra 4i a 2 GHz que, sencillamente, está por detrás de sus hermanos de generación, y bastante más de los que ahora pueblan el mercado. Cuatro núcleos con buena velocidad de reloj pero que no responden como deberían y causan tirones en ocasiones, y no precisamente cada mucho tiempo. Es una pena que NVIDIA no hubiese dado aún el salto de calidad del K1 en el tiempo del Tegra 4i pero la realidad es que la culpa es de Wiko por la elección. Incluso un MediaTek de los últimos en llegar al mercado habría ofrecido un rendimiento más equilibrado y que castigase menos al móvil. Una pena que un smartphone con estas características aparente ser de dos núcleos en momentos en que necesitamos apretar más de la cuenta.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Aparte de la falta de fluidez en los momentos más insospechados, en cuanto conectamos un juego exigente vemos que cuando se trata de ser monotarea, de desarrollar capacidad gráfica, sí encontramos un procesador solvente. Apoyarse sobre 2 GB de RAM seguramente ayuda mucho al conjunto pero sigue sin ser suficiente. La elección del procesador es un error y así queremos que lo veáis. Y equivocarse en el procesador, en el centro de un smartphone, es un error grave que se paga caro. Porque no sólo se aprecia este fallo en el rendimiento sino también en la autonomía.

La autonomía, culpa de NVIDIA y de Wiko

Con 2350 mAh de batería podríamos pensar que tendríamos al menos la misma autonomía del Nexus 5, no de los mejores del mercado pero ni de lejos el peor. Uno espera una duración de batería media y conforme se suceden las recargas despierta a la realidad, realmente complicado sacarle a este Wiko Highway 4G más de dos horas y media de pantalla con un uso normal, sin exigirle demasiado. Por supuesto, a recarga diaria ya estemos en WiFi o en 3G. Sabréis, si me habéis leído anteriormente aquí en FAQsAndroid, que yo soy ese unicornio que le saca dos días de batería el Nexus 5. Con este Wiko es imposible, me rendí tras la primera semana de ajustes y cambios en su uso.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Seguramente a muchos no les preocupe este aspecto. Sé de quien va dando pequeñas cargas a su teléfono allá donde está, o de quien duerme sí o sí con el smartphone conectado a la corriente. Para quienes esperen otra cosa, el Highway 4G no es su teléfono. Definitivamente la combinación entre su procesador y su pantalla es demasiado para 2350 mAh de batería y querer negarlo es absurdo. Este aspecto es posiblemente el peor que nos encontramos en el terminal de Wiko. De nuevo, una auténtica lástima. Por cierto, no intentéis sacar estadísticas avanzadas del consumo de batería de este Highway 4G a través del propio sistema porque no las encontraréis.

La cámara, se defiende pero es muy lenta

Con la cámara del Wiko Highway 4G tenemos por primera vez la impresión de que estamos ante un terminal de gama media sin más pretensiones. Sus 16 megapíxeles traseros se defienden en casi todas las situaciones y sufren de noche, no vamos a encontrar aquí nada que se salga de lo habitual. En tomas con mucha luz tenemos fotografías bien definidas y la experiencia empeora conforme el foco de luz disminuye. Esto es algo que no debería extrañarnos pues son pocos los fabricantes Android que consiguen mostrarnos cámaras realmente buenas en gamas medias y bajas y Wiko vuelve a no ser la excepción. Se agradece el tamaño de las fotografías para recortes posteriores pero no abusemos de esto pues la calidad es la que es, y recortar secciones muy pequeñas hará que le saquemos los colores al sensor.

Vamos a colocar, si os parece, una serie de cuatro fotografías tomadas con distintas luces redimensionadas pero acompañadas de recortes a tamaño real de 600×400 píxeles. Empezamos por una nocturna.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Fotografía en exteriores un día luminoso con algo de contraluz para comprobar el contraste.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Fotografía en interior bastante iluminado.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Fotografía en exterior con día nublado.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

La cámara frontal de 8 megapíxeles es, sorprendentemente, de mejor calidad que la trasera aunque en este caso no disponemos de flash y podemos olvidarnos de ella en cuanto cae la noche. Con todo, se defiende de maravilla y si somos amantes de los selfies la disfrutaremos como niños.

Entonces, ¿cuál es el problema de las cámaras del Wiko Highway 4G? Lo dije en el título de la sección, la lentitud. En fotografías normales necesitaremos de algo de pulso para las capturas incluso habiendo luz ambiente. Es la realidad, no le demos más vueltas. Tomar una fotografía de 16 megapíxeles con el Highway 4G será en ocasiones un ejercicio de práctica. Todo esto empeora notablemente cuando activamos el HDR, que lo tiene. Si una fotografía normal es lenta, con las HDR más vale que busquemos un trípode o una superficie plana en la que dejar el móvil apoyado porque a buen seguro obtendremos fotografías movidas que, además, son fotografías movidas con HDR. Esto significa que se crea un efecto fantasmagórico con dos fotografías superpuestas que no resulta muy atractivo. La cámara del Highway 4G es su segundo peor punto, sin duda, tras la autonomía.

La capa, casi inexistente

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Por no decir que no está ahí, tan sólo encontramos personalizaciones a nivel de ajustes y aplicaciones del fabricante instaladas, que no podremos desinstalar sin recurrir al ROOT. Cuando encendemos el Wiko Highway 4G nos encontramos ante un smartphone con Android 4.4.2 KitKat que bien podría ser perfectamente un Nexus si Google no tratase mejor a sus terminales que a los AOSP.

Es algo de agradecer, no obstante, que tengamos fabricantes a los que acudir para disfrutar de Android puro y en este caso Wiko es uno de ellos. El diseño fluye por cada una de las secciones y tan sólo en apartados como en el de la batería, como hemos comentado anteriormente, nos encontramos con modificaciones más forzadas por el propio procesador que por lo mano intrusiva de un fabricante que es todo lo contrario. En el Highway 4G tenemos estética Nexus, sin más. Punto a favor.

Conclusión final

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Wiko no tiene pocos terminales en catálogo y aunque ha remozado su Highway para ofrecernos conectividad LTE a buen precio, pues no olvidemos que nos ofrece un lote completo por 279 euros, sin duda aquí ha patinado. Podemos pasar por alto el rendimiento del procesado siendo conscientes de que no estamos ante uno de los terminales líderes del mercado pero la batería y la cámara nos dejan un sinsabor tan grande que el resto de la experiencia sufre, sufre muchísimo. Normalmente encontramos puntos buenos en casi todos los modelos que analizamos pero este Wiko está demasiado penalizado por sus puntos débiles.

Análisis a fondo del Wiko Highway 4G

Sobre el papel promete pero en la realidad no cumple y decepciona. Confiemos en que el fabricante se reponga de este modelo y nos ofrezca en el futuro experiencias más decentes. Aún recordamos el Wiko DarkSide con sus imponentes 5,7 pulgadas y sabemos que son capaces de algo mejor. El Highway 4G es un paso atrás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here