Él año pasado vivimos una auténtica revolución en la fotografía móvil. Pasamos de estar en una guerra por los Mpx a una por el número de sensores de las cámaras traseras de los smartphones.

Samsung quiso dar un golpe en la mesa al presentar el Samsung Galaxy A9, un dispositivo con cuatro cámaras que permitía una versatilidad poco vista hasta el momento. Eso sí, una de ellas era un sensor que sólo servía para medir la profundidad de los objetos en las fotos con desenfoque.

Este modelo salió a 599 euros, un precio muy alto para no ser un terminal de gama alta, y eso lastró sus críticas. Ahora lo podemos comprar en algunos distribuidores por menos de 400 euros y hemos querido analizarlo para ver si por este precio es un buen smartphone.

Vídeo análisis Samsung Galaxy A9

Diseño y construcción: llamativo siendo clásico

Samsung se ha resistido mucho tiempo al notch y aunque hemos visto ya algún modelo con ese recorte, como el Galaxy M20, es cierto que en la mayoría de smartphones no lo usa. El Galaxy A9 no es una excepción y eso hace que sea un terminal convencional estéticamente, al menos si lo miramos de frente.

Tenemos una gran pantalla de esquinas redondeadas, con unos marcos contenidos aunque se nota que en la zona superior e inferior hay más espacio.

Análisis del Samsung Galaxy A9: el primer móvil con cuatro cámaras

La diferencia viene detrás, con un color en forma de degradado muy llamativo y con cuatro cámaras traseras puestas linealmente que llaman la atención. También está el sensor de huellas, que creemos que debería ser sustancialmente mejor. Es uno de los aspectos que menos nos ha gustado del terminal.

No se echa en falta ni el jack de audio ni el conector USB C, lo que era de esperar un un móvil de este precio, pero igualmente se agradece.

Resumen de características

Una potencia correcta y justa sin ser problemática

Qualcomm ha usado procesadores exitosos durante mucho tiempo. Siempre se le suele prestar especial atención a los Serie 800, los Snapdragon más potentes, pero la realidad es que la mayoría de usuarios no los catará.

Este Galaxy A9 opta por un chip que he probado en muchas ocasiones. El Snapdragon 660 nos da un buen rendimiento, un comportamiento decente aunque seamos exigentes, aunque obviamente hay diferencias con chips más caros.

El problema es que el precio de este móvil es mucho mas elevado que el de otros modelos con este procesador. Sí, hay cosas como veremos luego que lo justifican, pero la potencia no será el motivo por el que elijamos este smartphone.

La memoria RAM y la ROM sí que se alejan de la gama media, con 6 GB y 128 GB respectivamente. En 2019 hay modelos que optan por esta configuración, pero no son los más baratos.

Una de la características que mas nos han gustado del móvil es la velocidad a la que se conecta a la red Wifi. Este móvil ha batido los récords de velocidad en la red de 600 Mbps que solemos usar. Hemos llegado a los 570 de bajada, con 380 de subida. En otras pruebas la velocidad ha sido menor pero siempre a la altura de los mejores smartphones.

Se mantiene la radio FM, algo que muchos aún valoran, se incluye NFC y puerto de auriculares. Es un dispositivo bastante completo en este aspecto.

Pantalla: brillante y deslumbrante

Una de las cosas que a veces hacemos, de forma instintiva pero irracional, es juzgar los dispositivos que analizamos por su hoja de especificaciones.

El Galaxy A9 tiene una pantalla de 6.3 pulgadas con tecnología OLED, resolución 2280 x 1080 px (FHD+) y sin curvatura en los lados. Sobre el papel, como decimos, es un terminal casi normal.

La realidad es que la pantalla de este modelo se ve espectacularmente bien. Samsung es realmente buena haciendo paneles OLED y aunque no llegamos al extremo de los S9 o S10 podemos decir que es una de las mejores pantallas en móviles de unos 400 euros que hemos probado nunca.

La nitidez es muy buena, el brillo en exteriores es suficiente y no hemos tenido excesivos reflejos. Este debería ser el punto a alcanzar por todas las marcas. Sin más.

Cámara: versatilidad elevada, calidad ajustada

Samsung ha querido dar la réplica a muchas marcas implementando cuatro cámaras en este modelo. En sí no es algo malo y gracias a eso tenemos una gran versatilidad dado que podemos hacer fotos normales, otras con zoom óptico y otras con gran angular.

Esto coloca al A9 como uno de los terminales más versátiles, pero no por eso puede rivalizar con la gama alta. Uno de los motivos por los que el precio era elevado en su lanzamiento fue la potencia. Otro fue la cámara.

El Galaxy A9 hace fotos bastante buenas y con luz los retratos son especialmente solventes. El problema es que cuando necesitamos disparar a un elemento en movimiento o cuando la luz baja la calidad se resiente mucho para un móvil de 599 euros. Para uno de 400 podría estar en el límite.

Sí, hay terminales con mejor cámara, pero es posible que flaqueen en otros aspectos, o que sean más caros.

Autonomía: esperábamos algo más

En la primera prueba de autonomía hemos estado haciendo bastante fotos y vídeo en exteriores, hemos jugado un poco y usando redes sociales y apps. También hemos estado escuchando podcasts durante más de una hora. Hemos llegado a las 3 horas de pantalla con 40 horas de autonomía.

En la segunda prueba de autonomía hemos estado mucho tiempo en exteriores. Hemos hecho muchas fotos y algún vídeo. Hemos jugado y hablado por teléfono. Hemos llegado a las 4 horas de pantalla con 40 horas de autonomía.

En la tercera prueba de autonomía hemos hemos un uso mucho más intenso. En exteriores hemos hecho muchas fotos y vídeos, y hemos tenido el brillo de la pantalla alto. En casa hemos jugado bastante, y hemos usando bastante WhatsApp. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con 15 horas de autonomía.

Benchmarks

Aunque es este un procesador muy común ya hemos corrido los principales test de benchmarks. Hemos llegado a los 139516 puntos en Antutu y a 1607/5708 en Geekbench 4. Con 3D Mark, usando Slingshot, hemos alcanzado los 1332/1295.

Interfaz y apps: Samsung antes de dar el salto

Samsung ha realizado un gran cambio en su interfaz al pasar de Android 8 a Android 9. No obstante, en el Galaxy A9 se mantiene Oreo y usamos Samsung Experience como capa encima del sistema.

Tenemos múltiples acciones pero hay algunas cosas que no funcionan tan bien como querríamos. La principal es el desbloqueo facial, que no es siempre tan rápido como en otros modelos. Entendemos que no sea tan seguro pero la velocidad no debería ser un problema.

La parte positiva es que tenemos muchas posibilidades de personalización y que las apps que vienen preinstaladas, que son bastantes, pueden ser desinstaladas sin inconvenientes.

Conclusión: un terminal extraño, pero acertado a su manera

Cuando este móvil salió fue objeto de bastantes críticas por un motivo: su precio. El coste de 599 euros era algo alto para lo que la gente espera de un gama media y aunque ofrece cosas que no tienen muchos rivales, como NFC, una pantalla impresionante o una cuádruple cámara, la verdad es que el rango de precios del A9 en su salida era el de la gama alta más básica.

Ahora podemos encontrar este modelo por unos 399 euros, lo que lo pone a pelear con terminales más asequibles y si bien quizás no despunte en potencia bruta si que lo hace en pantalla y en la versatilidad de su cámara, una de las más avanzadas si nos alejamos de los móviles de mayor coste.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here