Crear buenos terminales es algo complejo porque hay que tener en cuenta demasiados parámetros. Los usuarios cada vez son mas exigentes y usan más sus móviles para tareas de todo tipo.

No obstante cuando hablamos de un móvil de gama alta o media el poder invertir más y tener más recursos ayuda a crear algo decente.

El problema viene cuando estamos ante un móvil que busca ser muy económico. Las limitaciones empiezan a aparecer por motivos obvios. Pero si un fabricante quiere hacer algo bien sin subir el precio es posible. Esto es lo que nos ha demostrado UMIDIGI con su último modelo, la versión Lite de una gama entera de terminales que se anunciaron hace muy poco.

El UMIDIGi S2 Lite es el menor de los dispositivos presentados pero ya os avanzamos que nos ha dejado encantados. Es asombroso cómo un móvil de unos 140 euros puede ofrecer una experiencia tan alta. No es perfecto, no, pero sí es el mejor gama baja que hemos analizamos en mucho tiempo.

Vídeo análisis UMIDIGI S2 Lite

Diseño y construcción: sería un genial gama media

Hace ya tiempo que los móviles chinos, incluso los más baratos, han dejado atrás el plástico como elemento de construcción pero actualmente hay que tener en cuenta más parámetros.

El S2 Lite es un terminal que usa el aluminio en su acabado y tiene unas líneas muy redondeadas, tanto en los cantos como en las esquinas, lo que lo hace muy cómodo en la mano.

Se apuesta por una pantalla alargada de ratio 18:9 que cuenta con las esquinas redondeadas, algo que no gusta a algunos pero le otorga una estética muy actual. Además los bordes frontales son bastante reducidos y no se deja sitio ni para el sensor de huellas ni botones hápticos.

Aunque no hay elementos distintivos se agradece que en un móvil tan económico tengamos USB Tipo C, algo que siempre demandamos a los fabricantes. Eso sí, aunque la velocidad de carga es rápida con su cargador no lo es tanto con otros.

Resumen de características

Potencia y características: gama media disfrazado de gama baja

Aunque en muchos momentos no lo parezca estamos ante un terminal mas cercano a la gama baja que a la media actual. Eso se nota en el procesador ya que el Mediatek 6750T es un chip que si bien en el día a día puede pasar como aceptable renquea en ocasiones cuando lo enfrentamos a tareas muy exigentes.

Por ejemplo hemos jugado a HearthStone y el juego ha abierto algo más lento de lo normal. Cuando hemos ejecutado Tekken hemos visto que si bien en los combates se desenvolvía correctamente, aunque sin grandes gráficos, en la interfaz de elección de personajes y en las opciones había algunos lags.

La memoria interna no es que sea escasa ya que los 32 GB no se nos han quedado cortos pero de nuevo es un dato que recuerda más a la gama baja que a la media actual. No son pocos los smartphones que hemos analizado con 64 GB internos.

La RAM por otro lado sí que nos parece digna de un escalón superior, con 4 GB que nos permite tener una multitarea más fluida.

Pantalla: la esperaba, y es bueno

Las seis pulgadas se están imponiendo en todas las categorías gracias al nuevo ratio 18:9. El UMIDIGI S2 Lite no es una excepción y donde sí que vemos cierto compromiso es en la resolucion ya que se queda en los 1440×720 px. Esta elección nos resulta adecuada ya que aumenta el tiempo de batería disponible.

Está protegida con un cristal Corning Gorilla Glass 4 y en los bordes se curva ligeramente con un cristal 2.5 D.

En los ajustes tenemos algunas opciones como el Live Display que permite adecuar la temperatura de color automáticamente.

En exteriores vemos cómo los reflejos son algo altos y sin llegar a inutilizar el panel de nuevo vemos que el precio de este modelo debe verse en algunos apartado.

Cámara: el talón de Aquiles

El apartado fotográfico suele ser el más exigente en cualquier smartphone y esta no es una excepción. Un terminal de poco más de cien euros es difícil que haga buenas fotos.

El UMIDIGI S2 Lite está equipado con una cámara doble trasera que tiene 16 Mpx en el sensor principal y 5 Mpx en el de apoyo. El problema es que como en tantos otros móviles de este tipo el segundo sensor es inútil.

La calidad de las fotografías es escasa y de día el resultado de las mismas nos deja con tonos apagados y un contraste excesivo ya que no dispone de HDR, ni quiera para activarlo de forma manual. De noche la calidad baja incluso más.

La cámara delantera adolece de bajo rango dinámico como era de esperar aunque no tarda mucho en hacer las fotos, lo mismo que le pasa a la cámara delantera.

Autonomía: muy buena para su precio

Este es el apartado que más prometía pero nos ha dejado un sabor agridulce. Sin tener una mala batería no llega ni por asomo a lo esperado en movilidad, sí en uso bajo Wifi.

En la primera prueba hemos estado escuchando podcasts durante más de tres horas, hemos jugado a HearthStone y hemos usado redes sociales. También hemos navegado y hecho varias fotos. Hemos llegado a las 6 horas de pantalla con 30 horas totales de autonomía.

En la segunda prueba también hemos estado escuchando podcasts y hemos jugado a HearthStone y a Tekken aunque lo que más hemos hecho es usar apps sociales. Hemos llegado a las 5 horas de pantalla con 40 horas totales de autonomía.

En la tercera prueba hemos hemos uso del móvil casi exclusivamente en Wifi y para tareas sociales y alguna partida a HearthStone. El resultado ha sido mucho mejor que en los anteriores tests. Hemos llegado a las 9 horas de pantalla con 48 horas totales de autonomía.

Benchmarks

En Antutu a los 51152. En Geekbench 4 llegamos a los 616 puntos con un núcleo y 2691 con los ocho. En Slig Shot, de 3D Mark, nos quedamos en los 547.

Interfaz y apps: limpia y con potencial

El fabricante ha decidido lanzar este modelo con Android 7 pese a que la nueva versión lleva tiempo disponible. No obstante ha prometido que la actualización a Android 8.1 llegará en mayo de 2018.

Algo que hemos estado usando profusamente es el desbloqueo facial 3D que no se puede saltar con foto. Hemos intentado engañar al móvil pero por fortuna no hemos podido. Eso sí, no es ni por asomo un sistema tan rápido como el probado en el OnePlus 5T o en el Xiaomi Mi Note 3.

Eso si, el sistema logra saltarse la petición de PIN cuando reiniciamos el móvil, no sabemos si porque los desarrolladores lo han querido o si es un fallo.

Análisis UMIDIGI S2 Lite: un espectacular gama baja

Conclusión: la referencia en gama baja

Si analizamos el UMIDIGI S2 Lite sin considerar su precio podemos sacar defectos. Su batería es buena pero no tanto como se podría esperar, su pantalla tiene resolución baja y su cámara es muy mejorable.

Sin embargo no podemos hacer eso. Los 140 euros que cuesta hacen que sea un terminal realmente recomendable. Un equivalente si miramos móviles chinos cuesta al menos un 25% más.

Y si miramos móviles comprados en España el precio de algo equivalente se irá a los 200 euros.

A partir de ahora si alguien nos pregunta por un smartphone de poco más de 100 euros nuestra respuesta será fácil: el UMIDIGI S2 Lite.

Sin comentarios

Dejar respuesta