Actualmente los terminales móviles suelen ser bastante parecidos, dando mucha importancia a la pantalla, que ocupa todo el frontal, y buscando diferenciarse en pequeños detalles como las cámaras dobles o las pantallas dobles.

No obstante la mayoría de dispositivos son parecidos en la mano aunque hay un factor que a simple vista crea categorías: el tamaño de pantalla.

Hace unos años un dispositivos de 5.5 pulgadas se denominaba phablet, porque su tamaño andaba a medio camino entre una tablet y un móvil pero actualmente esa es la dimensión estándar y en los últimos meses, con las pantallas casi sin bordes y ratios más alargados esa diagonal incluso aumenta.

El móvil que analizamos hoy llama la atención por eso, su tamaño de pantalla, ya que con una diagonal de más de 6.4 pulgadas el Xiaomi Mi Max 2 es el móvil de la empresa más grande de lo que llevamos de año.

Vídeo análisis Xiaomi Mi Max 2

Durante una semana hemos usado este móvil como terminal exclusivo y nuestra experiencia, con luces y sombras, es esta:

Diseño y construcción: cómodo y ergonómico, pero gigante

Cuando probamos el año pasado el Xiaomi Mi Max lo que más destacaba en el uso, por mucho, era su tamaño. Su sucesor tiene esa misma característica y de nuevo es el eje en torno a lo que gira todo cuando lo usamos.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

El diseño ha cambiado con respecto al antecesor y ahora tenemos unas líneas más redondeadas y más sobrias. Estéticamente es algo menos llamativo que el modelo del año pasado, con una zona trasera sencilla en la que sólo vemos la cámara y el sensor de huellas ya que las antenas se han movido a la zona superior e inferior.

Los bordes mayores están curvados lo que hace que el agarre sea muy cómodo aunque en este caso no contamos con una funda en el paquete de compra, algo que se agradecería ya que en más de una ocasión optaremos por llevar el móvil en un bolso o bandolera.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

En este modelo tenemos el sensor de huellas en la zona trasera y en la lateral inferior vemos el conector USB Tipo C, el de auriculares y uno de los dos altavoces. Sí, en este smartphone Xiaomi ha implementado la misma configuración del Xiaomi Mi 6, con un doble altavoz. Además del esperado tenemos otro situado en el auricular con lo que obtenemos un sonido estéreo agradable aunque algo descompensado ya que este segundo no tiene tanta potencia como el primero.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

No podemos cerrar este apartado sin hablar de lo que es llevar este móvil en el bolsillo del pantalón o camisa. Hemos optado por llevarlo en el bolsillo trasero cuando vamos por la calle porque es más cómodo, aunque eso nos obliga a sacarlo siempre que nos sentemos. No lo ponemos como un problema porque cualquier persona que se compre este modelo sabe cómo es; es más, seguramente se lo compre por cómo es.

Resumen de características

Potencia y características: sin fallos, sin problemas

Xiaomi vuelve a apostar por un procesador de Qualcomm, aunque no uno especialmente nuevo, pero sí solvente, el Snapdragon 625. Es un chip que en el día a día nos ha dado un servicio muy bueno.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

Es cierto que si lo comparamos con el 835 vemos que no abre las aplicaciones a la misma velocidad y que la GPU no ofrece los mismos gráficos, pero desde luego teniendo en cuenta el precio nos parece un punto positivo.

La memoria RAM, de 4 GB, y el almacenamiento interno, de 64 GB, nos ofrecen una experiencia de uso más cercana a la gama alta que a la media, aunque en Xiaomi siempre solemos tener esa impresión. Tenemos una bandeja dual SIM que nos permite usar una de esas ranuras para la microSD, pero no nos ha hecho falta, ni por asomo, en el uso diario.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

Como puntos extra tenemos la radio FM y el sensor de infrarrojos, aunque no el chip NFC para pagos móviles. Del sensor de huellas poco que decir, rápido y fiable aunque por el tamaño del móvil quizás un poco por encima de lo que nos hubiera gustado, pero nada especialmente reseñable.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

Pantalla: la estrella por méritos propios

Los Mi Max son terminales pensados para personas que quieren una experiencia multimedia diferente. Una diagonal de 6.44 pulgadas hace que usar este móvil sea muy diferente a usar otros móviles. La resolución, de 1.920×1.080 px, es algo escasa para algunos dado la densidad de puntos que arroja pero viendo cómo responde en autonomía no lo podemos más que valorar positivamente.

El brillo automático nos ha parecido algo errático y en interiores en ocasiones ha bajado el mismo demasiado, teniendo que optar por el manual. En la calle el brillo es suficiente y el panel también nos ha dejado buen sabor de boca: colores adecuados y pocos reflejos.

Coger cualquier terminal tras usar este unos días nos ha sentir como si cogiéramos un móvil de 4 pulgadas tras usar uno normal. No es un tamaño para cualquiera pero es una experiencia que siempre recomendamos probar.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

Cámara: buena pero lejos de la gama alta

Cuando se presentó este modelo llamó al atención que el sensor trasero fuera el mismo que el del Xiaomi Mi 6. Sin embargo el sensor no lo es todo y aunque las fotos son buenas no llegan a ala altura del terminal estrella de la marca china.

De día el resultado es muy bueno y el HDR automático, que viene activado por defecto, nos permite tomar fotos sin que el contraste entre luz y sombra sea demasiado acusado. La velocidad de captura es excelente y el enfoque es bueno, aunque no tanto como en otros móviles de la empresa.

De noche el resultado es aceptable aunque se nota que la apertura no es la misma que en el Mi 6. En aquel era f/1.7 y en este f/2.0 con lo que la captación de luz es menor.

No obstante son fotografías muy decentes las que hemos logrado sacar y teniendo en cuenta el precio del móvil podemos decir que es una cámara por encima de la media.

Sobre el vídeo, podemos decir que cuenta con grabación en 4K, algo que en la gama media no es algo normal pero que quizás algunos empiecen a valorar si es que disponéis de paneles en esa resolución en vuestra casa u ordenador.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

Autonomía: lo mejor que hemos visto en años

La batería es una de las grandes ventajas de este modelo, que llega a los 5.400 mAh.

En la primera prueba de batería hemos estado escuchando podcasts, jugando muchas horas a HearthStone, usando redes sociales, haciendo fotos de noche, llamando por teléfono e incluso probando las videollamadas. Hemos llegado a las 10 horas de pantalla con 36 horas totales de batería.

En la segunda prueba de batería hemos estado mayormente bajo Wifi, jugando a HearthStone, pero también en exteriores probando juegos, usando apps de redes sociales, haciendo fotos con mucha luz… Hemos llegado a las 8 horas y media de pantalla con 46 horas totales de batería.

En la tercera prueba de batería hemos estado jugando de nuevo y hablando mucho por teléfono. también hemos usado aplicaciones como Instagram, Facebook y otras igual de convencionales. Pero en esta ocasión hemos usado el móvil más en exteriores. Hemos llegado a las 8 horas y media de pantalla con 37 horas totales de batería.

Benchmarks

El procesador Snapdragon 625 podría parecernos mucho menos potente que un gama alta, pero los resultados son bastante aceptables.

En Antutu hemos llegado a los 62494 puntos, en Quadrant nos vamos a los 25109 y en 3D Mark a los 463. En los test dobles llegamos a los 837 con un núcleo y 3964 con ocho en Geekbench 4 y a los 1397 y 2150 en Vellamo.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

Interfaz y apps: MIUI 8, Android 7 y todo en español

Esperábamos que este modelo viniera con la ROM en inglés pero Honorbuy nos ha sorprendido al cedernos una unidad en español. Todo funciona perfectamente, desde la sincronización hasta la gestión de aplicaciones. Incluso Netflix se puede usar sin mayores inconvenientes.

Este smartphone viene con MIUI 8 aunque será uno de los que se actualice a MIUI 9, versión con la cual podremos usar la pantalla dividida y otras mejoras de Nougat que a día de hoy no podemos disfrutar.

Aunque MIUI necesita una renovación en varios aspectos pero en el uso concreto de este modelo no hemos tenido inconvenientes. Eso sí, personalmente cada vez valoro más el usar Android stock.

Análisis Xiaomi Mi Max 2: lo enorme se hace grandioso

Conclusión: sigue siendo increíble

El año pasado el Xiaomi Mi Max nos deslumbró y personalmente lo usé como móvil principal durante unos meses. Este año la empresa ha mostrado que lo que era bueno se podía mejorar aún más.

Sobre el modelo original este tiene mejor cámara y mejor batería, sobre todo. El diseño también ha mejorado y la potencia ha crecido.

Seguimos sin poder recomendar este móvil a todo el mundo pero no por algo negativo, sino por el tamaño de pantalla, pero como hemos comentado antes, eso es algo que se busca cuando miramos este tipo de opciones, no que se evita. Sin duda una apuesta del todo recomendable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here