Probamos la nueva pulsera de cuantificación de la marca china con pantalla LED, la Xiaomi Mi band 2 con un precio más que económico.

Xiaomi sigue apostando por mejorar su ecosistema de accesorios para sus móviles y además de los auriculares Piston la pulsera de cuantificación de la firma china es uno de los más exitosos.

Tanto es así que tras la Mi band lanzó una variante de la misma, la Mi band 1S y poco después la segunda versión, la Xiaomi Mi band 2, que es la que hoy analizamos y que destaca sobre todo por una mejor autonomía y por incluir una pantalla con los principales datos que queremos saber para no tener que acudir siempre al smartphone.

El diseño de esta pulsera es bastante sobrio aunque no es esto negativo y algunas personas que la han visto nos han indicado que les gustaba. Tiene un acabado gomoso muy agradable al tacto  y que es fácil de quitar y poner.

La hemos usado en el gimnasio, nos hemos duchado con ella y hemos ido a la playa. No hemos tenido ningún problema aunque la visibilidad de la pantalla a la luz del sol es casi nula y tenemos que hacer sombra con la mano para ver la hora o cualquier otro dato.

Análisis Xiaomi Mi band 2

En la parte superior es donde incluimos el cerebro, una pieza que incluye toda la tecnología y que se carga por medio de un adaptador con salida USB convencional. Esto es uno de los inconvenientes en tanto que si lo perdemos tendremos que comprar otro pero teniendo en cuenta la autonomía de la batería de esta pulsera es algo que no haremos, literalmente, en muchas semanas.

No hemos podido llegar a gastar la batería de la misma en nuestras pruebas y es que haciendo varios km al día, mirando notificaciones de vez en cuando y dejando activada la opción de encender la pantalla cuando giramos la muñeca hemos gastado un 2% por día. Esto quiere decir que podríamos estar más de seis semanas sin cargarla. Ojo, esto es sin usar las notificaciones.

En otra prueba la hemos vuelto a cargar y hemos activados todas las notificaciones del reloj. Entonces la autonomía se reduce a entre tres y cuatro semanas, más cerca de los 20 días que anuncia el fabricante, según nuestro uso.

Análisis Xiaomi Mi band 2

Esta parte cuenta con un botón sensible al tacto que no se presiona y que nos enciende la pantalla mostrándonos los diferentes parámetros que mide: calorías, distancia, pasos, pulso, sueño… siendo esto configurable desde la app Mi Fit que encontramos en la propia Google Play Store y que podemos descargar en cualquier smartphone compatible.

El único inconveniente de uso lo hemos encontrado en la detección automática de sueño y es que si nos tumbamos en el sofá una hora antes de acostarnos entenderá que ese rato es también parte del sueño.

Análisis Xiaomi Mi band 2

Desde la app también podemos configurar alarmas para que la pulsera vibre a una hora determinada, que nos avise de llamadas entrantes o de si estamos mucho tiempo sentados.

Esta aplicación nos permite por ejemplo configurar si queremos que la pulsera se encienda al girar la pantalla, algo que suele funcionar bien pero hay que cogerle el truco.

Mi Fit
Price: Free

Del mismo modo el pulsómetro funciona bien pero hemos de apretar la pulsera a la muñeca ya que de lo contrario es fácil que entre la luz y no haga bien la medición, dándonos un error. Con mover la misma a la parte más ancha del brazo es suficiente, no hace falta cambiar el agujero de la correa.

Lo mejor de esta pulsera es su precio y es que por unos 40 euros tenemos una pulsera mucho mejor que la mayoría y de un fabricante reconocido.

Sin comentarios

Deja una respuesta