Android y la caída del término phablet

4

Si hablamos de phablets y de pantallas enormes tenemos que nombrar al primero de su especie: Samsung Galaxy Note. Inauguró un término que, si bien no nos gusta demasiado utilizar, es un referente en el  mercado actual, situando ahí la frontera entre un smartphone grande y una tablet pequeña. Esta fina línea ha cambiado de ubicación unas cuantas veces en función de lo que el mercado demanda como smartphone y lo que pide como una tablet para casa o movilidad.

Es bastante curioso como solo en un par de años hemos aumentado el tamaño de los dispositivos de manera tan exponencial y sobre todo, como se va produciendo un desplazamiento de lo que en un momento determinado calificamos de grandes o pequeños. Como poseedor en su momento de un HTC Desire, aún recuerdo cuando miraba con envidia a los poseedores de la versión HD, con su enorme pantalla de 4.3 pulgadas. Todo empezó con el Samsung Galaxy Note original y pese a que otros fabricantes han titubeado con pantallas muy grandes, ha sido el nuevo Nexus 6 el que ha subido el listón hasta las 6 pulgadas, el primero de los grandes.

Foto-Samsung-Galaxy-Note-4-022

Si hacemos un breve repaso de los terminales que rondan las 6 pulgadas y que responden al estímulo de grandes mercados, podríamos nombrar al expuesto Nexus 6, Lumia 1320, Lumia 1520 o el ya menos popular, Huawei Ascend Mate, que llegó antes que los anteriores. Arriesgarse o ganar ha sido la premisa de alguno de ellos para vender lo máximo posible, quizá porque desde su posición de no dominadores del mercado pueden permitirse un tropiezo y pensar en nuevos proyectos. Sin embargo, cuando pensamos en gigantes como Samsung y su Note 4, entendemos la postura de mantenerse en unos parámetros mucho más comedidos para acceder al más amplio espectro de clientes posible. Digamos que se mantiene dentro de lo que hoy en día calificamos como smartphone pese a que fue el que inauguró la era de los phablets, término acuñado en 2011 por alguno y que aquí nos gusta poco pronunciar ya que carece de total sentido.

Quizá antes, cuando los flagship se mantenían en las 4.7- 5 pulgadas si que tenía algo de lógica ya que eran algo totalmente diferente a los que teníamos y los humanoides tendemos a clasificar cada elemento. Eso nos sitúa en 2012, cuando apareció en escena el Galaxy Note de segunda generación, que tan buenas sensaciones nos dejó durante las pruebas y que recordemos, no tenía rival, incluso siendo un terminal válido hoy en día.

Vemos 3 etapas bien diferenciadas en este tipo de dispositivos: La introducción del Galaxy Note, expectación del mercado e intentos tibios y cierre de debate por parte del Nexus 6.

La barrera entonces se situaba en la 5.5 pulgadas para los phablets, algo que parecía que iba a durar bastante tiempo gracias a que el año pasado el tamaño de las pantallas de los flagships se contuvo cerca de las 5 pulgadas. No obstante, a finales de 2013 y primer semestre de 2014 han aparecido terminales que ya se acercan o igualan la barrera que separaba ambos segmentos, por lo que la fina línea se empezaba a difuminar y se iba a producir la caída del término phablet.Muchas veces perdemos horas y horas tratando de clasificar terminales y otros elementos de nuestra vida cotidiana sin darnos cuenta de que tiene poco sentido, teniendo el ejemplo de la telefonía móvil delante nuestra. Será interesante cuales van a ser los próximos movimientos de los grandes fabricantes como respuesta al Nexus 6.

¿Tendremos un Galaxy Note de 5 pulgadas por fin? ¿Será un órdago para explotar de manera masiva ese nicho de mercado? ¿Copiarán los demás a LG con su estrategia en la relación tamaño-pantalla? Veremos que nos depara 2015 en ese aspecto.

4 comentarios

  1. A mí me gustan los móviles grandes, pero a partir de 150 mm de largo y 80 mm de ancho ya empiezan a molestar. El Note 3 y el Note 4 están en el punto óptimo, y el Nexus 6 y el Huawei Ascend Mate 7, no los descarto pero ya los veo excesivos. El incremento de pantalla ya no compensa el mayor engorro de su portabilidad.

    Por otra parte hay una buena razón para que Samsung haya decidido clavarse en las 5.7” de diagonal. Y es que se aprovecha de su extensísisma gama de terminales y así no canibaliza a su Mega de 6.3”. Otras marcas no tienen esta baza y por eso pueden permitirse más alegrías a la hora de pensar tamaños.

    Lo normal es que el próximo S6 aumente de tamaño hasta las 5.3” y de esta forma diversifique al máximo todos las medidas posibles, sin hacerse competencia a sí misma.

  2. A mi me parece que con tal de vender cada año algo diferente hemos llegado a esta “aberración” de las 6 pulgadas. Ojo respeto a los fans de llevar una tablet en el bolsillo y usarla como teléfono, pero yo no se hasta que punto es manejable y llevable. Hay un topicazo que dice que en 3 meses te acostumbras y ya no quieres pantallas más pequeñas, yo puedo decir que soy de los qui han vulelto para atrás después de pasar por un note 2. El tamaño ideal el del nexus 5

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here