Al dicho “caballo grande, ande o no ande” habría que sumar ahora el de “caballo curvo”, trasladándolo todo a las pantallas de nuestros queridos móviles. No sé qué habíamos hecho hasta ahora, pobres mortales, teniendo en nuestros bolsillos pantallas planas. Qué ordinariez. Todos los fabricantes se suman ahora a la moda de montar una pantalla curva en un teléfono móvil, y puede que no tardemos mucho en ver a todo el mercado implicado en lo mismo, porque lo que parecía ser un experimento empieza a ser una tendencia. Aún recuerdo cuando nos llevamos las manos a la cabeza por el lanzamiento del Samsung Galaxy Round. Ojo, que la cosa tenía su gracia. Luego llegó el LG G Flex y empezó a cosechar críticas positivas, y dimos alas a los fabricantes. Fallo nuestro. Ahora llegan el Note Edge y el LG G Flex 2 y parece que entre coreanos anda el juego. Agarraos que vienen curvas.

La fiebre de las pantallas curvas en Android

Porque la cosa parece que no acaba aquí, ni mucho menos. Al LG G Flex 2 se le ha sumado un nuevo terminal mostrado en privado a la prensa, con el título de Dual Edge Display. Que creo yo que viene a significar algo como “yo la tengo más larga que Samsung” por aquello de usar el nombre de su Note Edge y añadirle lo de Dual. Ahora las pantallas ya no son curvas por un lateral sino por los dos. Un doble sinsentido. Y si a esto le sumamos que ya hay fabricantes como Xiaomi interesados en utilizarlas, apaga y vámonos. Nos espera un mundo de smartphones curvos, y está a la vuelta de esquina.

No diré que no aportan nada real porque no los he probado en profundidad. Ver un LG G Flex unos minutos no puede compararse a usarlo durante días, o meses. Pero no podéis negar que la innovación es un tanto absurda cuando hay aún tantos problemas en Android que arreglar. Desde las autonomías de los móviles hasta el cacao que nos tienen montado con las versiones del sistema. Para centrarse en algo, los fabricantes han elegido las pantallas. Las tenemos curvadas en el eje vertical como el Galaxy Round, curvadas en el horizontal como el LG G Flex 2, con bordes curvados como el Note Edge y con dos bordes curvados, cortesía de LG. También las hay con el ángulo de curvatura personalizable (alerta) [broma] como la del iPhone 6 Plus [/broma] por lo que no debe haber quejas. Ahora tener una pantalla plana parece de pobres.

La fiebre de las pantallas curvas en Android

Puedo comprender las curvaturas en televisores porque entiendo que su principal objetivo es el de evitar brillos, sumergirnos en la imagen al sentir que ésta nos rodea y evitar las distorsiones. O tratar de paliar la sensación de las mismas. La intención es lo que cuenta pero siento que esa experiencia inmersiva que se busca se ve penalizada si no estás en el centro del eje de la pantalla por lo que no veo la ventajas para parejas o familias completas. Al contrario, todo lo que veo son inconvenientes. Pero si metemos las pantallas curvas en smartphones entonces es cuando no le veo el menor de los sentidos. ¿Un panel curvo de 5,5 pulgadas de media en nuestras manos? ¿Qué necesidad hay de que sea curvo?

Tengo la sensación, y para eso esto es un artículo de opinión personal, de que la curvatura de la pantalla entra dentro de la escalada “porque sí” de los fabricantes. De la necesidad de aportar algo nuevo, diferenciador, sin pensar que han de corregir cosas que ya tienen y funcionan de forma deficiente. Prefiero que la carga inalámbrica se estandarice, que desaparezcan los puertos de carga y los smartphones sean sumergibles al 100% y que se unifique de una vez la tecnología de las pantallas. Y las autonomías, los pesos, los almacenamientos internos, la fluidez. Mil cosas antes que las pantallas curvas. Pero bueno, sobre gustos y preferencias no hay nada escrito y aquí cada uno puede preferir lo que quiera.

¿Alguien tiene un punto de vista positivo acerca de las pantallas curvas para móviles? Que hable ahora o calle para siempre.

1 comentario

Deja una respuesta