¿Te has topado con algún problema serio en tu móvil o tablet? ¿El fabricante te lo ha solucionado? Aquí van algunos casos con la aplicación de la garantía.

Estamos estos días inmersos en el revuelo causado por el famoso S Pen del Samsung Galaxy Note 5, un terminal de gama alta y con un precio elevado que acusa un fallo de diseño en una de sus piezas móviles. Más allá de la polémica sobre si esto es realmente un problema serio, por si Samsung debería haberlo solucionado antes del lanzamiento o por si “simplemente” bastaba con leerse el manual de instrucciones, lo cierto es que no hay fabricante que se mantenga exento de un defecto con alguno de sus terminales. Problemas con baterías que explotan, con antenas de radio que impiden la recepción de la señal y su cobertura, materiales que no son todo lo buenos que deberían acabándose desprendiendo del smartphone o tablet… Ya lo sabemos: ningún móvil es perfecto; de ahí que los fabricantes deban enfrentarse a sus meteduras de pata, sean o no casuales.

Así resuelven los fabricantes problemas serios con sus dispositivos

Un fabricante de móviles no fabrica en sí mismo los terminales, sino que los ordena montar en una fábrica armando las piezas ajenas como si fueran un puzle. Crean el diseño exterior, el interior, eligen qué componente comprar a una marca u otra, de ser el caso también fabrican alguno de esos componentes… Y claro: al tener tanto que controlar, y teniendo en cuenta que ninguna marca puede comprobar el modelo de fabricación concreto de cada pieza, siempre hay problemas que surgen con tandas concretas. ¿Y cómo se enfrentan a dichos problemas?

Éstas son las actuaciones más habituales ante problemas serios que surgen en un determinado modelo o serie de fabricación. ¿Habéis tenido algún percance similar o que se salga de estos tipos? Comentádnoslo.

Reemplazo del terminal

Así resuelven los fabricantes problemas serios con sus dispositivos

Esto suele ser bastante habitual, sobre todo en empresas que poseen una infraestructura considerable. Determinarán si nuestro modelo cumple las especificaciones de riesgo, contactarán para facilitarnos los datos de envío y nos mandarán una unidad nueva sin coste. Lo más habitual es que se deba retornar el móvil o tablet original, aunque puede darse el caso de lo contrario.

Voy a plasmar mi caso personal, el que me ha motivado a escribir este artículo. Problema serio de batería en la Nvidia Shield, fabricante que tiene que reponer una remesa importante de tablets, envío de un modelo nuevo sin coste y no obligación de retornar el viejo (aunque sí quedará inactivo). ¿No es así como deberían comportarse todas las marcas ante un inconveniente que no es achacable al usuario?

Reparación del problema

Si es algo muy concreto que tiene fácil solución, el fabricante suele optar por facilitar al cliente el servicio técnico al que llevar (o enviar) el dispositivo con problemas. Las reparaciones o reemplazos de la pieza pueden prologarse por espacio de bastante tiempo, por lo que siempre es conveniente disponer de un reemplazo al que echarle mano si nos hace falta el dispositivo.

El fabricante asume el problema, pero no lo considera relevante

Así resuelven los fabricantes problemas serios con sus dispositivos

En casos como las baterías con alto riesgo de explosión, elementos de hardware que no funcionan o inconvenientes similares, está claro que, siempre que tengamos garantía (no olvidéis que esto es muy importante, nunca se sabe qué puede ocurrir), ésta nos cubrirá dichos defectos. Pero ¿qué ocurre si el problema no es relevante? Hay muchos casos en los que no existe la obligación por parte del fabricante de realizar un cambio o reparación (algún píxel fundido de la pantalla, mínimos daños estéticos, problemas de software que se solucionarán con actualizaciones…), por lo que puede agarrarse a ella para no solventarlo. Y no nos quedaría otra que aguantarnos.

Aparte de informarse bien antes de comprar un móvil o una tablet, debéis adquirirlos en una tienda que admitan devoluciones por desestimiento con un plazo mínimo de un mes (siempre en el caso europeo: la legalidad obliga a 14 días). Explorad bien vuestro nuevo gadget y, si tiene cualquier problema, devolvedlo cuanto antes y siempre dentro de su embalaje original.

Como siempre, la popularidad de una marca influye notoriamente en el servicio que da post venta, por lo que tendremos más números de llevarnos un reemplazo ante cualquiera de los problemas serios. Es algo que le solemos achacar a los móviles chinos, por poner un ejemplo: nunca le das importancia a la garantía hasta que tienes un percance. Tenedlo bien en cuenta.

Sin comentarios

Deja una respuesta