No acabamos de entender muy bien a qué viene el hecho de que todos los juegos para móvil se vean atraídos por el estilo runner a la hora de pensar su modo de juego. Vale, podemos aceptar que juegos del estilo Temple Run opten por esta mecánica, encontrando divertido y adictivo el no saber qué se nos echa encima mientras debemos guiar a nuestro explorador por los caminos de la selva, las runas de una civilización o por el interior del metro de una gran ciudad. Pero… ¿Qué es lo que pinta este estilo en un juego de coches? Sega ya lo hizo con la última entrega de Crazy Taxi. Y ahora Gameloft, que también le ha pillado el gustito a la limitación de movimientos en los juegos móviles, lanza una continuación de su Asphalt. Bueno, no creemos que se trate de una continuación tal cual ya que no trae implícito el número. Pero, en el fondo, Asphalt Overdrive acaba heredando el peso de la saga. Y lo cierto es que dudamos que lo aguante…

Asphalt Overdrive, carreras menos trepidantes y estilo runner para la saga de conducción

Asphalt 8, la anterior entrega de la franquicia, es uno de nuestros juegos de coches preferidos. App que está presente en gran parte de las reviews gracias a sus requerimientos gráficos (es una buena manera de ver hasta dónde llegan los móviles analizados), también está presente en nuestra intimidad gracias a la combinación arcade de conducción, a la libertad de manejar el coche por las diferentes pistas y a la cantidad de opciones que Gameloft pone a nuestro alcance para que la experiencia sea completamente lúdica. Pero… ¿Qué ocurre si a un juego de conducción se le quita la posibilidad de conducir? Que tenemos a Asphalt Overdrive.

Asphalt Overdrive, carreras menos trepidantes y estilo runner para la saga de conducción

Como es norma de la casa, Gameloft mantiene la calidad gráfica en lo más alto, recreando las carreras de vehículos tuneados sobre una carretera con raíles imaginarios por donde sólo podremos movernos trazando líneas sobre la pantalla. Ya os lo podréis imaginar: hacer una línea sobre la pantalla en dirección a la derecha para que nuestro coche se mueva en esa dirección; a la izquierda para que haga lo contrario; y un trazo hacia arriba para conseguir que nuestro coche vuele por los aires gracias a alguna rampa situada sobre el asfalto. Además, tendremos los diferentes elementos habituales en la saga, como son el óxido nitroso que iremos recargando tras una acción temeraria, después de haber sacado a otro coche de la pista (siempre mediante trazos, que en ningún momento conduciremos el coche como tal) o recogiéndolo directamente de la pista. Y para activarlo… Doble toque sobre la pantalla y el acelerón dejará atrás a nuestros perseguidores. Que no son otros que los coches de policía.

Asphalt Overdrive, carreras menos trepidantes y estilo runner para la saga de conducción

En Asphalt Overdrive deberemos huir de la policía en cada fase, encadenando pantallas de huidas que habrá que completar lo mejor posible. Las tres estrellas marcarán lo buena que habrá sido nuestra carrera, obteniendo como recompensa dinero con el que podremos mejorar el coche o adquirir vehículos nuevos. Ya os lo podéis imaginar: este juego de conducción hace uso del tan abusado modo de juego free-to-play, permitiendo que vayamos por la vía rápida comprando los distintos elementos tras pasar por caja. Y pudiendo competir con nuestros amigos gracias a la obligada conexión social, picándonos así por ver quién completa antes cada huida. Y con un último elemento: tendremos las partidas limitadas, agotando una parte del depósito (o de la batería) con cada carrera.

No es que Asphalt Overdrive sea un juego aburrido, porque lo cierto es que no es así: nos ha parecido entretenido y muy bien acabado gráficamente, ofreciendo todos los elementos propios de un juego arcade de conducción sin que realmente lo sea. Y esto es lo que nos parece más negativo: la mecánica runner no le sienta bien a un juego de coches. Por más que se necesite habilidad para completar perfectamente las carreras, se acaba echando en falta la libertad de movimientos para los vehículos. Más allá de aquí, el ser un juego gratuito le sienta bien; aunque sólo sea para probar si el nuevo modo de juego encaja o no con vuestros gustos.

Podéis descargar ya mismo Asphalt Overdrive desde la Google Play Store, teniendo compatibilidad con dispositivos Android iguales o superiores a 4.0.

The app was not found in the store. 🙁 #wpappbox

Links: → Visit Store → Search Google

Sin comentarios

Deja una respuesta