Cinco razones para elegir el Samsung Galaxy S6 Edge antes que el S6 normal

A pesar de que me han gustado los dos, no puedo esquivar la polémica: prefiero mucho antes el Samsung Galaxy S6 Edge. Y os doy 5 razones para que penséis igual que yo.

5

Ya os aviso antes de comenzar a leer este artículo: lo que hay aquí escrito es mi propia opinión, por lo que no entraré a valorar en exceso los aspectos técnicos o de diseño que dan superioridad a uno o a otro más allá de comentar lo que a mí me parecen. Porque, al fin y al cabo, el hardware del Samsung Galaxy S6 y del Samsung Galaxy S6 Edge es prácticamente calcado, disponiendo del mismo procesador, idéntica RAM, espacio interno, los podemos encontrar en los mismos colores (a excepción de que cada modelo tiene uno exclusivo) y, algo importante, nos encontramos con idéntica cámara en los dos. Entonces ¿cómo es que Samsung vende 150 euros más caro su Edge? ¿Hay diferencias más allá de sus similitudes que justifiquen el precio? Bien, yo os voy a aportar mi visión; que es parcial, os recuerdo.

Tuve el placer de toquetear a fondo los dos Samsung Galaxy S6 en su presentación. Además, Samsung me invitó a un cara a cara personal en el MWC y, justo esta semana, asistí a otro evento íntimo en el que repetí la experiencia de tener a ambos en la mano. Y me he asentado en mi opinión: aunque vaya contracorriente (como se han encargado de recordarme casi todos mis amigos geeks), yo prefiero el Samsung Galaxy S6 Edge. Y os voy a dar cinco razones de peso (o no) para que penséis igual que yo.

Es más exclusivo

Samsung Galaxy S6 Edge

La primera razón es más que obvia: el Samsung Galaxy S6 Edge posee un diseño más arriesgado que, por sus características, aspecto y precio, le harán mucho más exclusivo. Porque es obvio que será el que menos se venda de los dos, siendo bastante extraño que alguien coloque este modelo curvo sobre la mesa del bar. ¿Cuestión de moda o de sentirse único con los objetos que se tiene? Podéis llamarme snob si queréis (no es que lo sea, ya os lo anticipo), pero a mí me gusta poseer un teléfono que tiene la menor cantidad posible de gente. Quizá por eso hace tiempo que huí del iPhone…

Tiene un poco más de batería

Vale, no es mucho: 50 mAh de nada (2600 mAh frente a los 2550 mAh del Samsung Galaxy S6 original), pero, por experiencia propia, cualquier pellizco de autonomía puede acabar siendo mucho en un momento de apuro. Y, puestos a elegir dos teléfonos que casi son idénticos en hardware, para mí pesa más el hecho de tener más batería. Y encima pesa menos: 6 gramos concretamente (132 gramos marca la báscula al poner encima el Edge).

Me atrae la idea del doble panel curvo

Samsung Galaxy S6 Edge

Éste quizá sea el aspecto más personal de estas cinco razones que hacen al S6 Edge superior, pero debía mencionarla: siento mucha curiosidad por habituarme al uso de esa pantalla. Os voy a ser sinceros: las funciones de los contactos accesibles desde el borde del panel, la iluminación de las llamadas poniendo el móvil boca abajo o, incluso, las notificaciones en los bordes no me parecen suficiente aliciente como para merecer la compra. Pero, por contra, me da la sensación de que utilizar esa pantalla en el día a día resultará más natural. Y sí que hay algo que me entusiasma de ella: el hecho de tener un reloj que puedo visualizar desde la cama sin poner el móvil sobre un dock: el brillo mínimo del S6 (a nivel general, se aplica a ambos) junto a su pantalla Super AMOLED prometen mucho a la hora de dormir.

Los vídeos se ven espectacularmente

Uno de los aspectos que me recalcaron en Samsung, y que comprobé personalmente, es la sensación de profundidad que provocan las curvas al visualizar contenido multimedia en horizontal. Otorga una experiencia más enriquecedora, como si el móvil fuera una ventana a un mundo en tres dimensiones. Sin necesidad de Parallax ni gafas, claro: la pantalla del Samsung Galaxy S6 Edge se plega en los bordes superior e inferior creando esa sensación que os describo. Sí, es muy sutil, pero también sorprendente.

Ofrece un mejor agarre en la mano

Quizá es por el menor grosor de los marcos o porque la mano agarra mejor la porción de pantalla superior añadida que posee el Samsung Galaxy S6 Edge, pero lo cierto es que el agarre es mejor. Quizá no más cómodo (esa sensación de que los bordes “cortan” es una pequeña molestia que se siente al sostenerlo por primera vez), pero sí que es el que mejor se sujeta a la mano. Siempre según mi propia percepción, por supuesto.

Samsung Galaxy S6 Edge

Y una última razón, ya fuera de concurso: el Samsung Galaxy S6 Edge se me ha antojado más innovador, algo que suele interesarme de cualquier gadget. Porque no es lo mismo resultar exclusivo que innovar (ay ese Apple Watch, no puedo evitar darle un palo), siendo lo segundo algo mucho más difícil de conseguir. Y creo que con el Edge Samsung ha logrado un móvil que une el futuro con la potencia actual, logrando de rebote ese teléfono que va a marcar el 2015 en términos de originalidad. ¿Es suficiente para valer mucho más que su hermano sin curvas? No lo creo, pero poco se puede hacer en ese punto más que esperar a que baje su coste.

No me digáis que las curvas no molan. Y el Samsung Galaxy S6 Edge está cargado de ellas, apostando por la potencia y prestaciones mientras se destaca a sí mismo por sus mínimas y marcadas diferencias. ¡Edge, te elijo a ti!

5 comentarios

  1. Pues aquí uno con un LG Flex desde mayo. Sí, las curvas molan y sienta mejor a la mano. La innovación convierte los gadgets en exclusivos. Mi LG Flex es innovador y los que me rodean lo notan.

  2. No he tenido el placer de tener en mis manos ninguno de los 2 equipos al igual que tu… Pero desde el mismo día de la presentación me descargue varios videos del EDGE y simplemente tuve las mismas impresiones que mencionas si aun haberle tocado siquiera.

    No veo la hora de que ya salga a la venta acá en México, saludos y gracias por compartir tu opinión con este post!

  3. Yo también quedé enamorado de las curvas del s6 edge, por fin Samsung ha conseguido sacar un terminal que me llame la atención después de muchos años.

  4. No tiene ningún sentido lo que dice. Leed revisiones serias que hay muchas y lo veréis. Es casi peor movil que el S6. Es cierto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here