Las aplicaciones que mezclan las redes sociales con las fotografías son extremadamente famosas en los móviles, siendo Instagram la más conocida de todas ellas. Con un porcentaje de usuarios muy alto entre los poseedores de Android después de que Instagram hiciera el salto desde iOS, ha sido otra de esas apps muy conocidas entre los aficionados a Apple la que ha dado el salto de plataforma, trayendo a nuestros smartphones la opción de subir fotografías en forma de vídeo. Hablamos, evidentemente, de Cinemagram, una app que mezcla el mundo social con el estilo retro de las grabaciones de Super 8 para llevar a las pantallas móviles retazos de vida en movimiento, sin sonido y con la opción de aplicarles filtros a las creaciones.

Cinemagram aterriza en Android trayendo movimiento a las fotos

Cinemagram posee una interfaz que guarda bastantes parecidos con la propia de Instagram, siendo simple y sin extremados adornos mientras presenta un color de marca naranja con las diferentes secciones de la aplicación accesibles desde un desplegable en la esquina superior izquierda de la pantalla. Podemos decir que no se trata de la opción de navegación más agradable, aunque tampoco da excesivos problemas a la hora de movernos por ella.

Como es habitual, lo primero que necesitaremos en Cinemagram es crear nuestra cuenta, ofreciéndonos para ello utilizar un email o avanzar por la vía rápida creándonos un perfil vía Twitter o Facebook. Con el inconveniente de que Cinemagram seguirá automáticamente a todos los amigos que tengan la aplicación de fotografía y red social, sin hacer ninguna distinción. Y una vez creada nuestra cuenta, dispondremos del habitual Timeline donde aparecerán las creaciones o cines de nuestros seguidores, otra sección de noticias donde aparecerán las diferentes interacciones de nuestra red, otro apartado para descubrir nuevos cines y, por supuesto, nuestro perfil.

Cinemagram aterriza en Android trayendo movimiento a las fotos

Subir una creación en forma de vídeo es bastante sencillo. Con pulsar sobre el botón de cámara (arriba a la derecha) tendremos acceso a la interfaz de captura, con un botón de activación que deberemos pulsar para ir creando nuestra foto animada. Tendremos un máximo de 4 segundos que podremos llenar a nuestro antojo, sin que después podamos editar el metraje para recortarlo. Y una vez capturado, Cinemagram nos permite aplicarle diferentes filtros o efectos con los que variar nuestra captura, como por ejemplo la opción de aplicar loops, avanzar el vídeo a cámara rápida, lenta o el efecto de máscara, mediante el cual podremos seleccionar aquella zona de la fotografía que queramos que se mueva manteniéndose el resto estático. Por último, sólo toca darle descripción al cine y compartirlo con las redes sociales habituales si así lo queremos, guardándose el vídeo en formato gif animado.

Cinemagram aterriza en Android trayendo movimiento a las fotos

Cinemagram es un buen acercamiento al vídeo creativo, teniendo amplias posibilidades y manteniendo la sencillez como exponente principal. Funciona de manera correcta y sin problemas, consiguiendo resultados muy atractivos conforme le vayamos tomando la práctica. Y encima es una aplicación gratuita, que puede ser el contrapunto perfecto a Instagram en el caso de que también la utilicéis. ¿Os animáis a instalar Cinemagram para Android? Pues está ya listo para su descarga a través de la siguiente imagen.


logo-app
App Name
Developer
Free   
pulsante-google-play-store
pulsante-appbrain
qrcode-app

Sin comentarios

Deja una respuesta