Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

5

Este último trimestre del año ha estado marcado por una buena cantidad de móviles Android. Y por dos aspectos bastante diferenciadores: el uso del metal en los smartphones de alta gama y las generosas dimensiones de estos. No hay duda: con un Motorola Nexus 6 marcando tendencia en lo que a phablets se refiere (aunque más bien deberíamos decir que sigue la corriente), está claro que el resto le va a la zaga. Como ocurre con los dos telefonazos que se enfrentan hoy en nuestro cuadrilátero de comparativas: el Samsung Galaxy Note 4 vs Sony Xperia Z3. Potencia, metal y lágrimas por conseguirlos. ¿Cuál elegiríamos?

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Difícil decisión si tenemos en cuenta que ambos son extremadamente buenos. ¿Os gusta el buen hacer de Sony y queréis un móvil que se sostenga sin demasiados problemas en las mano manteniendo la seguridad de que no se va a estropear con el agua? Ya sabéis cuál será la decisión. Por el contrario, ¿preferís un móvil que haga un buen uso de su gran pantalla disponiendo de más sensores que Robocop además de tener bateria extraíble? Id a por el phablet. Aunque claro, no siempre se tienen las premisas tan claras…

Antes de empezar con la comparativa en texto, aquí tenéis el enfrentamiento en vídeo. Como comprobaréis, ambos son excelentes, disponiendo de potencia a raudales aportando la sabiduría particular de cada marca al diseño y al software. Venga, aquí va la comparativa en vídeo del Samsung Galaxy Note 4 vs Sony Xperia Z3.

Duelo de diseño: metal de base y diferente concepto

Es cierto que hemos destacado los materiales con los que están construidos como algo que tienen en común, pero podemos decir que, al menos en cuestión de diseño, pocas cosas más los unen. Aparte de ser dos móviles de alta gama con unos acabados de muy buena calidad, destacando bastante más el mimo que ha puesto Sony en su Z3. Y es que este teléfono se ve realmente bien, sosteniéndose mucho mejor que el Note 4 y ofreciendo una sensación extraña: parece querer resbalarse. Aunque este punto lo dejamos como algo subjetivo dado que tampoco es nuestra costumbre utilizar diseños metálicos tan redondeados.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

El tamaño es algo que se lleva mejor en el Xperia, ofreciendo menores dimensiones aunque aumentando ligeramente el grosor. Ambos se sienten con un peso similar cuando se sostienen en las manos, ofreciendo un uso más incómodo en el caso del phablet. Sin que esto sea ninguna sorpresa, pero debiendo reseñarse. Por contra, el acabado trasero en “algo-lejano-a-la-piel” para el Samsung le dota de mucho mejor agarre, dando más sensación de fragilidad el cristal templado del Xperia. Aunque los cantos del Note raspan un poco, unido al esfuerzo de tener que extender más de la cuenta la extremidad para rodearlo totalmente. Pero remarcamos de nuevo la sensación de escurrirse del Sony Xperia Z3; algo que con su contrincante no pasa.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Bordes muy suavizados con el contorno completamente fabricado en aluminio, esquinas en plástico del mismo color para así evitar los problemas de antena sumándole un extra de seguridad por si se nos cae el móvil justo por esa parte, elegancia llevada a un nivel superior en la que se combinan dichos materiales con la doble cara de cristal para mantener una imagen impoluta y limpia… Junto con todos los puertos ocultos con trampillas a excepción de la toma superior de auriculares. Y un detalle que no nos gusta y que Sony acostumbra a poner en sus móviles: la conexión para el dock en el costado izquierdo del Sony Xperia Z3 rompe completamente con las líneas suaves y distinguidas del teléfono. Algo que no ocurre en el Samsung Galaxy Note 4, que mantiene el diseño uniforme en todo el móvil.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Sí, es cierto que Samsung apenas innova en el diseño de su phablet, mostrando una evolución más rectangular y de líneas rectas en la que instala por primera vez un marco de metal. Por primera vez en la línea Note, claro, ofreciendo la tapa trasera con acabado rugoso y manteniendo el hueco para el S Pen bajo el borde inferior izquierdo. A pesar de que el diseño sigue por un camino muy diferente al del Z3, el Samsung Galaxy Note 4 ofrece una sensación excelente (sobre todo a los que ya estábamos acostumbrados a los acabados de Samsung), sentándole como un guante el baño metálico sin desperdiciar la opción de intercambiar la batería. Algo que posee muchos seguidores dentro de los usuarios que más tiempo de carga demandan.

Diferentes en tamaño y en concepción, pero ambos con excelentes acabados y con la intención de captar todas las miradas. Algo que se nota también cuando miramos bajo las capas de cristal de la pantalla.

Duelo de potencia: creados para ser los referentes en Android

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

A nivel general, no hay excesivas diferencias en las prestaciones que marcan el uso de uno y otro. De hecho, ambos se comportan de manera similar, ejecutando las apps sin mayores complicaciones y sabiendo en todo momento que tenemos una extraordinaria máquina en la mano. Aunque no podemos obviar el hecho de que el Sony Xperia Z3 se siente algo más ágil que el Samsung Galaxy Note 3. Más fluido, más rápido, con una ligera ventaja en el arranque de la mayoría de aplicaciones… No es algo exagerado, pero la sensación está ahí. ¿Lastre de TouchWiz? Seguramente sí.

Empecemos por la pantalla. Dejando de lado las diferencias en dimensiones (5,2 pulgadas en el Z3 y 5,7 pulgadas en el Note 4), la mejor resolución del Samsung se percibe como una mayor nitidez en comparación con su contrincante, apreciándose más viva junto a un mejor contraste de color. No obstante, los blancos tienen un cierto tono amarillento (algo que se aprecia en aquellas apps con menús de ese color), cosa que no ocurre con la pantalla del Sony Xperia Z3. AMOLED vs LCD IPS, aquí está la guerra de tecnologías. Pero tanto en exteriores como en interiores, la del Note ofrece una sensación mayor de nitidez y de detalle. Unido a que, aunque pudiera parecer lo contrario, el phablet también le gana la batalla a plena luz del día: su modo de brillo extremo bajo el nivel de sol es impresionante. Con un punto extra para el contrincante: el Z3 permite encender la pantalla con un doble toque.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

En cuestión de procesadores, pudiera pensarse que el Sony Xperia Z3 estaría en desventaja dado que, al integrar un chip inferior al de su competencia (Qualcomm Snapdragon 801 a 2,5 GHz frente a un Qualcomm Snapdragon 805 a 2,7 GHz), su funcionamiento se vería penalizado. Aunque nada más lejos de la realidad: como hemos dicho antes, el Xperia se ve más ágil moviendo KitKat que el Note, sin que se aprecien diferencias de rendimiento cuando ambos han arrancado la aplicación.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!
Test Quadrant. Izquierda, Sony Xperia Z3; derecha, Samsung Galaxy Note 4

Tampoco hemos notado que se calienten más allá de lo normal (algo que sufrían otros integrantes de la gama Xperia Z), haciendo un buen uso ambos de sus 3 GB de memoria RAM (TouchWiz se come de media unos 2 GB). Para concluir este apartado, diremos que en todo momento comparamos al Samsung Galaxy Note 4 con el procesador Snapdragon: no tenemos acceso a la versión con el chip Exynos.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!
Test AnTuTu. Izquierda, Sony Xperia Z3; derecha, Samsung Galaxy Note 4

SI nos fijamos en las conexiones, poco podemos decir a nivel general. Como buenos topes de gama que son, ambos incorporan lo máximo en términos inalámbricos, siendo compatibles con 4G LTE en un gran número de bandas además de integrar WiFi, DLNA, Bluetooth (4.1 en el Note y 4,0 en el Z3), NFC, A-GPS con GLONASS y Beidou para el posicionamiento… Y varias diferencias clave a nivel de sensores extra. Por un lado, hemos de decir que el Sony Xperia Z3 suma un punto importante al tener radio FM; por el otro, el Samsung Galaxy Note 4 integra gran cantidad de sensores que pueden marcar la diferencia en aquellos que hacen deporte llevándose el móvil (lo sabemos, no es muy cómodo salir a correr con un phablet). Sensor ultravioleta para salir o no cuando hace sol, medidor del oxígeno en sangre, capacidad de controlar el estrés, barómetro, infrarrojos (el mando a distancia universal es más práctico de lo que parece) y medidor de frecuencia cardíaca. Además de integrar el sensor de huellas digital en el botón de Home (también heredado del Samsung Galaxy S5). Ya sabéis que este sensor de huellas no es lo más práctico del mundo ni tiene una integración demasiado buena con el sistema, pero el Note lo tiene y el Z3 no.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Queremos resaltar un apartado importante: el sonido. A pesar de que ambos móviles se escuchan muy bien con auriculares y a través de su salida de audio externa (el Note 4 tiene más volumen en este último punto, pero más estridente), la calidad general y la riqueza sonora son mucho más altas en el Sony Xperia Z3. Este terminal está diseñado para satisfacer las necesidades de los más puristas en el terreno del audio, ofreciendo multitud de controles y ecualizaciones además de ajustes personalizados para auriculares de Sony. Sin entrar a valorar cuestiones técnicas (tampoco llegaremos a ese nivel), podemos decir que escuchar música con el Z3 es una auténtica delicia. Unido al hecho de disponer de altavoces frontales (que tampoco restan mucho espacio a la cara delantera). Aunque eso sí: el volumen no es demasiado progresivo. Por contra, el Note 4 adolece la mala posición de su altavoz trasero; a pesar de que el volumen alto ayuda a escucharse más que bien.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Hablemos de fotografía, un tema peliagudo en el que siempre hay controversia. Y empezaremos diciendo que ambos se comportan de manera excelente tomando fotos y vídeos, obteniendo unas imágenes de altísima calidad junto a la opción de grabar vídeo en 4K o a cámara lenta. Dicho esto, ambos móviles integran un sensor Exmor RS de Sony (IMX220 a 20,7 mpx en el Z3 e IMX240 a 16 mpx en el Note), subiendo un peldaño el Samsung al añadir estabilizador óptico. Esto se aprecia en el menor movimiento de las fotos y vídeos, obteniendo, de manera general, unas imágenes más intensas que su contrincante. Por contra, el Note 4 naufraga en entornos más oscuros, siendo casi imposible de enfocar cuando baja la luz. El Z3 ofrece un enfoque más rápido en situaciones normales, siendo más fácil fotografiar gracias a su botón de cámara dedicado (nos encanta que Sony siga apostando por esto).

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Hablemos de la interfaz de captura. Ambos caen si nos fijamos en los ajustes manuales, siendo interfaces poco indicadas para aquellos que disfrutan controlando todos los parámetros de fotografía. Por contra, sus modos de disparo añadidos incorporan un extra lúdico que se agradece, ganando por goleada el Sony Xperia Z3: los modos de realidad aumentada son muy divertidos, triunfando a la hora de hacer fotos graciosas con los amigos. Ambos pueden descargar más modos de fotografía desde la tienda (Samsung Apps en el caso del Note 4), destacando sobremanera el gran funcionamiento del modo automático en el Z3. Aunque hay algo que resulta inexplicable en el móvil de Sony: no podremos utilizar los modos a su resolución mayor. En el caso de que queramos tomar imágenes a 20,7 megapíxeles, tendremos que prescindir del modo automático, de las escenas y hasta del HDR. Si queréis disfrutar de la cámara al completo sólo podréis disparar a 8 megapíxeles. Siendo algo que en el Samsung Galaxy Note 4 no ocurre. Y en el vídeo… También el Note 4 gana, aupado al podio principalmente gracias a su estabilizador de imagen. Aunque éste no es tan efectivo como debería.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Turno de la autonomía. Podemos decir, en términos generales, que los dos móviles en duelo poseen una duración de la batería bastante similar, habiendo obtenido la sensación de que ambas se descargaban en igual medida. 3100 mAh del Sony Xperia Z3 frente a los 3220 mAh del Samsung Galaxy Note 4, obteniéndose una duración aproximada que varía dependiendo de cada usuario. Como norma general, se estiran hasta el día y medio si se mantiene un uso moderado aplicando el respectivo modo avión por la noche; pudiendo superar los dos días en cuanto encendemos los modos de economizador (Stamina gana la batalla en este punto, disponiendo de ajustes extra con los que modelar aún más las gestión; como la conexión automática de la WiFi en entornos conocidos). Si hacemos mención a lo que nos ha durado a nosotros durante las pruebas, podemos decir que se mantienen entre las 10-11 horas (35 % de pantalla, notificaciones, apps de ejercicio activadas, juegos esporádicos, navegación web…); superando el Samsung Galaxy Note 4 a su contrincante por algo más de media hora. Además, el móvil de Samsung aporta la carga rápida, consiguiendo revivir el móvil en menos de una hora. Algo muy importante si hacemos un uso intensivo del teléfono…

En términos generales, no se puede decir que exista una supremacía abultada de uno sobre el otro, ofreciendo una experiencia que no se aleja demasiado en comparación. Algo que sí que no ocurre con el software integrado.

Software: apps que marcan la diferencia

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Tratándose de móviles de gama alta que son representativos de cada uno de los dos fabricantes, y que los dos personalizan la interfaz nativa de Android con su propio y distintivo aspecto, ya supondréis cómo se ve y se palpa su software. Apoyados ambos sobre Android KitKat 4.4.2, y con actualización garantizada a Lollipop 5.0 (llegaría antes al Note), Xperia y TouchWiz hacen de las suyas consiguiendo un entorno agradable y sencillo para el usuario. Ahora bien: el Samsung Galaxy Note 4 viene hasta arriba de funciones. Sin que el Sony Xperia Z3 venga pelado, que también tiene lo suyo.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

No creemos que haya que valorar las interfaces de cada terminal: todos conocemos de sobra su aspecto. Xperia es más ágil a fuerza de apuntar sus esfuerzos a destacar funcionalidades muy concretas. Widgets bien diseñados, cajón de apps con edición en el menú escondido de la izquierda, barra de notificaciones limpia con ajustes rápidos de estilo minimalista y editables, excelente gestión de la energía con el modo Stamina (y que no sólo se basa en la desconexión de elementos, como sí ocurre en el Samsung Galaxy Note 4)… Se aprecia evolución en dicha interfaz, aunque sigue manteniendo la belleza que nos ha cautivado desde las primeras versiones. Algo que también ocurre con TouchWiz, aunque sin que los esfuerzos del fabricante se noten a nivel estético.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

La interfaz del Samsung Galaxy Note 4 sigue la estética que ya inauguró el Samsung Galaxy S5, apoyándose en una mayor sencillez de iconos sin abandonar los característicos menús liosos. Demasiadas funciones activadas de serie que nos sorprenderán (y no siempre para bien) cuando las activemos sin querer, excesivo gasto de energía con ajustes superfluos que se pueden evitar, modo de ventanas flotantes combinando con la multiventana que no es demasiado funcional… No hay duda de que el desarrollo del software en la gama Note es notable, trayendo demasiado “bloatware” que, sin duda, será lo que más eche para atrás a aquellos que disfruten de la interfaz Android pura. Aunque las apps para el S Pen siguen siendo sobresalientes, dando ese valor añadido que una pantalla de generosas dimensiones ha de tener. Aunque no acaba de cumplir con las expectativas, el uso ofimático es mucho más acertado en el phablet. Sobre todo para aquellos que trabajen en el sector del diseño o del arte: los bocetos a mano alzada son de nota. O los recortes de pantalla con reconocimiento OCR (no funciona demasiado bien en textos a mano).

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

El Sony Xperia Z3 anda mucho más flojo que el Samsung Galaxy Note 4 en cuestión de aplicaciones extra. Aunque esto tampoco nos extraña, disponiendo de los temas para el launcher como signo distintivo además de una interfaz de cámara mucho más lúdica; o el modo Stamina antes mencionado para ahorrar batería, sumado a la compatibilidad con PlayStation que enamorará a los más jugones. Samsung apuesta por apps propias que ya conocemos de otros gamas alta, disponiendo de su propia tienda de aplicaciones y brindando una buena cantidad de dinero en apps y servicios premium de terceros. 6 meses de música gratis en Deezer, 3 meses de Evernote Premium, 1 año de Pocket Pro, 1 libro gratis al mes gracias a Amazon Kindle… Son detalles que pueden parecer morralla, pero que se agradecen mucho ante otros fabricantes que cobran lo mismo y no aportan apenas nada.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Es cierto que TouchWiz sigue lastrando ligeramente al Samsung Galaxy Note 4, pero nosotros consideramos que, por la cantidad de posibilidades que trae de serie, es una opción bastante mejor que la del Sony Xperia Z3. Es una cuestión objetiva, a nosotros nos parece mucho más atractiva y funcional la interfaz Xperia y las apps que trae nada más salir de la caja. Pero, puestos a pagar casi la misma cantidad de dinero, que un móvil te aporte mucho más software que otro es una ventaja. Y si no os gusta siempre podéis desactivar aquellas funciones que no deseéis en el Note 4

Opiniones finales: ¿quién gana?

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

Qué difícil es responder a esta pregunta, pero lo vamos a intentar. Siendo objetivos, y por el número de añadidos al propio sistema que posee el Samsung Galaxy Note 4, diríamos que éste es mejor opción. Aunque no hay que obviar el hecho de que es un terminal mucho más grande al que hay que acostumbrarse, yendo un paso atrás en cuestión de diseño con respecto a su rival y viéndose lastrado por su interfaz TouchWiz. No podemos decir que no nos guste, pero sí que hay algo claro: Xperia le gana la batalla en ligereza y fluidez, manteniendo un estilo más moderno junto a los añadidos justos. Aunque esto último puede jugar en su contra.

No lo vamos a negar; en la mano, y con la experiencia de uso… Preferimos el Sony Xperia Z3. Es una sensación subjetiva, pero es que el móvil de Sony es mucho móvil de Sony. El fabricante japonés ha sabido encontrar el Xperia Z perfecto, teniendo todo lo necesario para enamorar a la vista y al tacto. Quizá la sensación de resbalarse constantemente no sea lo más agradable, pero el toque suave y a la vez frío del contorno forma parte de una personalidad que enamora. La cara posterior de cristal sigue sin convencernos, pero es un inconveniente menor.

Comparamos el Samsung Galaxy Note 4 con el Sony Xperia Z3: ¡duelo de metal!

El Samsung Galaxy Note 4 se dirige a un público concreto, siendo dicho público el más indicado para un phablet. No ha tenido grandes mejoras con respecto al Note 3, pero el cuerpo metálico sí que le aporta suficiente distinción. Es, sin lugar a dudas, el mejor de los Notes (parece obvio, pero no lo es tanto si buceamos dentro de la gama tan ecléctica de teléfonos que tiene Samsung), sin que posea mayor supremacía en cuestión de potencia con respecto al Sony Xperia Z3.

Sí, nos decantamos por el Xperia. Pero tampoco por mucho: nos parece más atractivo y más manejable, siendo también más fluido en términos generales. Sin que esto desprestigie ni un ápice al Samsung Galaxy Note 4: nos sigue pareciendo un extraordinario móvil.

5 comentarios

  1. Lo siento Note 4, pero con el Z3 me convierto de nuevo a Sony jejeje. Me encantaba la rapidez de toma de fotos de mi antiguo Z1, su capa android es mas fluida y su capacidad acuatica me enamoro (un video acuatico en una piscina Por Dios, Aprendan fabricantes)

    • La verdad es que resulta muy difícil no enamorarse del Sony Xperia Z3. Ha mejorado mucho, eliminando los aspectos más negativos que arrastraba la gama Z.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here