Comparativa del Samsung Galaxy S5 vs HTC One M8: a fondo

2

Si hay dos móviles llamados a ser las estrellas del 2014, con permiso de otros como el Xperia Z2 o el LG G3, son el Galaxy S5 de Samsung y el One M8 de HTC, ambos estrellas de este primer semestre con permiso de algunas sorpresas como el OnePlus One.

Por eso hemos considerado interesante, además de analizarlos por separado, realizar una comparativa del Samsung Galaxy S5 vs HTC One M8 para ver no cual de ellos es mejor, ya que como siempre decimos esto es algo bastante subjetivo, sino en qué puntos destacan y flaquean cada uno de ellos.

Vídeo

Calidad de los materiales

Empezamos con uno de los apartados que más diferencias presenta entre estos dos móviles.

Cuando analizamos el HTC One M8 hicimos bastante énfasis tanto en su diseño como en sus materiales, pero más en esto último que en lo primero y es que la situación de los altavoces y la franja negra del logo lo penalizaron.

La sensación con el Samsung Galaxy S5 es bastante diferente y es que la empresa coreana sigue en sus trece de usar plástico para sus móviles, incluso para sus mejores móviles.

Calidad de los materiales

El Samsung Galaxy S5 no tiene la presencia ni el tacto del HTC One M8. Parece un móvil de categoría inferior en este apartado y lo parece de forma muy notable. Aunque hay un pero. Uno a tener muy en cuenta.

El HTC One M8 está realizado en un aluminio tan pulido que el agarre es muy inferior al de Samsung. Más de una vez hemos tenido que cuidar que el smartphone no saliera despedido de las manos al usarlo, algo que en ningún momento nos ha pasado con el Samsung, en el que el material y el acabado hacen que el agarre sea considerablemente mejor.

Y esto nos hace comentar otro aspecto, el de la resistencia. El HTC One M8 es un móvil delicado. Mucho. No apostaríamos a que no se arañe o abolle a la primera caída mientras que si el S5 es no más, sino al menos igual de resistente que sus antecesores, estaremos más tranquilos en este tipo de accidentes.

Peso y dimensiones

Peso y dimensiones

Las dimensiones de ambos móviles son similares aunque el HTC tena una pantalla mínimamente menor (5″ frente a 5.1″). Así, el M8 tiene 146.4 de alto, 70.6 de ancho y el Galaxy S5 tiene 142 de alto y 72.5 de ancho. Uno es más alto y otro más ancho pero en ningún caso algo exagerado. Ambos son mayores que sus antecesores y es algo que nos llamó, negativamente, la atención.

El grosor es otro tema distintivo, más que las otras dos dimensiones, y es que el HTC se queda en 9.4 mm mientras que el Samsung baja hasta los 8.1 mm, algo admirable si tenemos en cuenta que en esta ocasión el Galaxy S implementa protección contra agua y polvo.

Comparativa del Samsung Galaxy S5 vs HTC One M8: a fondo

La diferencia de peso es uno de los temas más relevantes y es que el HTC sube hasta los 160 gramos mientras que el Samsung se queda en unos 145. Ninguno tiene un peso contenido pero visto el tamaño y las funciones de los tope de gama de estos dos últimos años nos tenemos que olvidar de pesos que ronden los 100 gr.

En este sentido nos quedamos con el Samsung ya que se hace mucho más manejable que el móvil de Taiwan.

Potencia y prestaciones

Potencia y prestaciones

El HTC One M8 es un móvil que ya nos gustó por su potencia. Lo mostramos corriendo Asphalt 8 y ya os dijimos que habíamos disfrutado mucho. No obstante nos ha dado la impresión de que el Samsung Galaxy S5 ha mejorado ligeramente esa impresión. Muy ligeramente eso sí. Es cierto que el ciclo de reloj de sus procesadores es mayor, 2.3 Ghz frente a 2.5 Ghz, pero no parece relevante.

La memoria RAM y la potencia gráfica es la misma, 2 GB y Adreno 330 en ambos casos y no sucede como el año pasado cuando el móvil de HTC se quedó rápidamente “desfasado” con respecto a sus competidores.

Comparativa del Samsung Galaxy S5 vs HTC One M8: a fondo

La conectividad de ambos dispositivos es similar si bien el Samsung destaca por su sensor biométrico y el monitor cardíaco que no obstante no nos parece que vayan a ser muy relevantes más allá de los primeros días de uso. Sí que nos gusta su nueva resistencia a polvo y agua, aunque aún no sea sumergible como algunos Sony.

HTC tiene a su favor un punto importante, el sonido, y es que la empresa de Taiwan sigue siendo a referencia en este aspecto. Lo hizo bien en el HTC One y lo ha hecho mejor aún en el HTC One M8.

En cuanto al almacenamiento de nuevo HTC ha recortado distancias y ahora ambos móviles tienen versiones de 16 y 32 GB de memoria interna, que se venden según mercados, y para todos los modelos hay disponible una ranura microSD que podemos usar para tener hasta 128 GB más de capacidad.

Pantalla

Pantalla

Samsung tuvo un problema con la pantalla del Samsung Galaxy S4 y es que si bien en interiores era espectacular el precio a pagar en un uso bajo la luz solar era el de la búsqueda obligada de sombra. Ahora ha rectificado y de qué manera. Ambas pantallas son totalmente usables a la luz del sol aunque la del S5 por brillo y contraste se ve ligeramente mejor.

HTC ya hizo una buena pantalla en el HTC One y en este caso vuelve a hacerla realmente bien si bien al aumentar la diagonal y no la resolución baja la nitidez. Pese a eso tenemos 441 ppp frente a los 432 del S5. Y podríamos pensar que no se nota, pero extrañamente sí que se ve. Obviamente es algo mínimo y es posible que el diseño de la interfaz lo potencie pero es real.

Comparativa del Samsung Galaxy S5 vs HTC One M8: a fondo

No obstante la tecnología Super AMOLED del Samsung nos gusta más que la LCD3 del HTC aunque es algo bastante subjetivo si se valoran aspectos como la reproducción de color o la saturación de los colores.

El color blanco de la pantalla en el HTC One M8 es más real que en el S5 si bien este último no presenta los desvíos de su antecesor. Eso sí, por ahora los paneles AMOLED no llegan al nivel de paneles LCD3, aunque sí a uno lo suficientemente alto como para esto ya no sea un motivo de descarte.

Por último agradecer a HTC que haya implementado los botones en pantalla, algo que nos gusta mucho aunque sabemos que a muchos usuarios les gusta justo lo contrario, los botones en carcasa como están en el S5. El caso es que el HTC no es menos largo por disponer de los botones integrados debido a su franja negra con el logo y en la práctica tenemos una pantalla de menor espacio que en el S5.

Cámara

Cámara

HTC ha seguido apostando por la tecnología ultrapíxel, el nombre comercial de usar un sensor de 1/3” de tamaño y una dimensión de píxel de 2 µm, notablemente más grande de los 1.3 µm que mide cada píxel del S5 en su sensor de 1/2.6”. El problema es que Samsung tiene una resolución casi cuatro veces superior con 16 Mpx, lo que hace que a la hora de vender en tiendas este móvil tenga más público objetivo, aunque sea un público que se deje llevar por las cifras.

¿Y si el público es más avanzado y sabe de fotografía? Entonces es más que posible que también elija el Samsung Galaxy S5 porque su cámara, es directamente, superior a la del HTC. hay que destacar no obstante el tema del flash que en el HTC es DualLED, similar al TrueTone del iPhone 5S, y en el S5 es un flash LED normal.

Comparativa del Samsung Galaxy S5 vs HTC One M8: a fondo

Esto lo podemos ver en las fotografías que hemos tomado con ambos móviles en los mismos lugares y circunstancias y que os mostramos en estos posts de foromoviles:

Fotos en Auto con el Samsung Galaxy S5.

Fotos con funciones con el Samsung Galaxy S5.

Fotos en Auto con el HTC One M8.

Fotos con funciones con el HTC One M8.

Ya os avanzamos que el sistema de desenfoque del Samsung también falla como el del HTC y que depende mucho del tipo de fotos que tomemos y la distancia de las mismas el poder sacarle partido a esta opción. A nuestro juicio siguen sin sustituir, en este aspecto, a cámaras más avanzadas.

El HTC tiene una mejor interfaz, combinada con opciones como el enfoque y exposición por toque en pantalla, algo que en el S5 sólo activa el enfoque, no la exposición.

Algo a destacar, para los amantes de los selfies, es que la cámara delantera del HTC tiene 5 Mpx frente a los 2 Mpx del S5, ganando en este sentido el HTC si bien ambos toman fotos decentes, dentro de lo que se le pide a este tipo de cámaras. Aunque en algunos móviles sean espectaculares.

Autonomía

Autonomía

Una vez más entramos en terreno pantanoso. Tiempos de pantalla y de uso. Tiempo en Wifi y en red móvil. Pero como siempre nos gusta dejar muy claro que la autonomía es algo muy personal. No porque los móviles cambien según la ronda de fabricación, sino porque cada usuario le da un uso tan dispar con respecto a otro que puede doblar autonomías. Literalmente.

Pero en una comparativa es más sencillo porque la misma persona le da el mismo uso a dos móviles diferentes. En este caso el HTC One M8 nos arrojó una autonomía aceptable pero nada fuera de la media. Sin embargo el Samsung nos ha dado una autonomía alta que, sin llegar a ser asombrosa como la del LG G2, es más elevada de lo que esperábamos y desde luego superior a la del HTC One M8 con el añadido de poder optar a cambiar la batería por otra si tuviéramos esa necesidad al no tener un cuerpo sellado como el HTC.

Claro ganador de este apartado el Samsung.

Interfaz

Interfaz

HTC presentó con Sense una de las interfaces más bonitas que habíamos visto hasta aquel momento. Aunque era también una de las pocas que había. A medida que pasaban los años Sense se hacía más pesada y Android más elegante llegando un momento en el que empezamos a dudar si merecía la pena usar una capa o no.

Con Sense 6.0 HTC ha vuelto a los orígenes, ha aligerado la interfaz y además ha implementado mejoras como Blinkfeed y Zoe que aportan un plus sobre Android sin penalizar la fluidez y ha creado algunas nuevas como el sistema de desbloqueo múltiple que nos gusta mucho más que el sensor dactilar de Samsung.

Interfaz

Samsung ha intentado hacer algo similar y si bien hemos de reconocer que opciones como la multiventana o Air View son muy interesantes no creemos que llegue al nivel de HTC.

Por otro lado la nueva estética de Samsung, aunque es más minimalista que la anterior, no llega a la elegancia de Android 4.4 o incluso de HTC Sense. Nos recuerda mucho a lo poco que se ha visto de Tizen y parece que la empresa intenta crear un lenguaje visual no sólo para su capa de Android sino para todo su ecosistema aunque personalmente no nos guste la imaginería elegida.

Nos quedamos, de lejos, con la de HTC.

Aspectos distintivos

Aspectos distintivos

HTC ha optado por crear un terminal con unos acabados y un gusto excelentes a cambio de no ofrecer una innovación potente salvo en el tema de la doble cámara trasera que es su principal argumento de hardware. El problema es que su principal función, la del reenfoque tras la toma, es emulable vía software por otros como el Samsung Galaxy S5 por lo que no hay una diferencia sustancial. Eso sí, no podemos olvidarnos del sonido. El audio del HTC es impresionante y el S5 no llega a su altura.

Samsung sí ha introducido más mejoras de hardware al implementar la certificación contra agua y polvo, algo que nunca sobra, y los dos nuevos sensores, el biométrico y el monitor cardíaco. Sin embargo en la práctica ambos sensores no creemos que lleguen a ser muy usados.

En lo que respecta a software nos ha gustado más la apuesta de HTC por el control de desbloqueo de pantalla con gestos que la de Samsung con la huella dactilar y estéticamente Sense 6 es mucho más elegante que Touchwiz.

Comparativa del Samsung Galaxy S5 vs HTC One M8: a fondo

Test Benchmarks

Hemos enfrentado a estos dos terminales en los dos tes de pruebas más comunes, Quadrant y Antutu. El HTC One M8 muestra los resultados de la imagen superior, Quadrant con 24000 puntos y Antutu con 34181.

Los resultados del Samsung Galaxy S5 los mostramos en la imagen inferior donde vemos que Quadrant arroja 25116 puntos y Antutu sube hasta los 36646 puntos, muy por encima de lo que vimos en las pruebas que le hicimos en el MWC.

Test Benchmarcks

Este tipo de tests como sabemos pueden ser algo modificados por las marcas pero no como para mostrar un resultado ficticio sino uno que exprima al máximo su procesador sin tener en cuanta la autonomía.

Lo mejor del Samsung Galaxy S5

El Samsung Galaxy S5 es un móvil funcional. Es bonito pero no espectacular, resiste el polvo y agua pero no es sumergible. Tiene muy buena autonomía y su cámara es más que decente. Digamos que es lo más equilibrado con Android que hemos probado hasta el momento. Samsung lo ha hecho realmente bien.

¿Su fallo? Bueno, no podemos llamar a esto fallo pero no vemos algo en lo que destaque sobremanera. No tiene la batería del LG G2, no tiene el diseño del HTC One o el precio del OnePlus One.

Lo mejor del HTC One M8

El HTC es, al contrario que el Samsung, un móvil que destaca en aspectos como materiales, diseño o sonido. Y destaca por mucho. El problema es que en otros aspectos como agarre o cámara destaca negativamente por lo que está en nuestra mano pensar si queremos un móvil que nos guste mucho en unos aspectos y poco en otros.

Conclusión

Conclusión

Las conclusiones de este análisis son bastante extrañas. El motivo de ello es que pese a ser dos móviles que están destinados a enfrentarse cada uno apunta a un tipo de usuario diferente.

La calidad del HTC One M8 se ve a leguas, al igual que el pragmatismo del Samsung Galaxy S5. ¿Buscamos un móvil con clase y empaque? M8. ¿Uno que sea un todoterreno literal y figuradamente? S5. ¿Estética de software? M8 ¿Muchas prestaciones y posibilidades? S5 ¿Calidad de sonido? M8 ¿Calidad fotográfica? S5. ¿Precio? Parece que de nuevo S5.

Podríamos seguir haciendo preguntas y respondiéndolas con un modelo u otro durante demasiado tiempo. Pero, como siempre, una vez que os hemos dado nuestras impresiones os pedimos las vuestras en los comentarios.

2 comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here