Comparativa HTC Desire X vs Sony Xperia J

3

La gama media tiene nuevas apuestas en lo que respecta a dos marcas orientales bien conocidas de todos los usuarios de Android, estando en plena efervescencia en lo que se refiere a nuevos terminales. Y de estos ya hemos hablado en Faqs Android, habiendo analizado en profundidad lo que daba de sí el Sony Xperia J además de efectuarle la pertinente review y análisis al HTC Desire X, ambos con características bastante similares, un diseño original teniendo en cuenta la gama media, amplias posibilidades en el uso de apps y juegos de última generación y, sobre todo, un precio bastante parecido, rondando los dos los 300 euros si se adquieren libres. Pero claro, difieren en muchos más puntos de los que se asemejan, por lo que sólo hay una opción a la hora de decantarse por uno u otro: mediante una compartiva a fondo entre el HTC Desire X y el Sony Xperia J. Con su vídeo HD, por supuesto.

Exterior

En cuanto al diseño y aspectos más superfluos, aquel que se nos queda tras mirarlos por sus cuatro costados, podemos decir que tanto el HTC Desire X como el Sony Xperia J poseen notas que les convierte en destacados de su franja, teniendo el estilo que ejerce su respectiva marca en todos sus dispositivos y adaptándolos a los acabados y materiales que se acostumbran a montar en la gama media. Aunque con distinciones, por supuesto, ya que el Sony Xperia J posee un cuerpo completamente fabricado en plástico, a excepción de la pantalla de Corning Gorilla Glass, mientras que el HTC Desire X apuesta por bordear el smartphone con una franja metálica, algo que le dota de un mejor acabado y presencia en la mano. Aunque el cristal de la pantalla del HTC Desire X no es Gorilla Glass, pero sí está fabricado en cristal de alta resistencia. Para los dos, su tapa trasera está fabricada en plástico, aunque en el HTC posee un acabado de tacto gomoso que facilita el agarre (y la grasa o arañazos), encontrándonos que Sony aplica un acabado curvo a la parte trasera del móvil, algo que contrasta agradablemente a la vista. Aunque no da tan buen perfil al cogerlo sólo con una mano, siendo ligeramente molesto.

A pesar de que ambos terminales poseen una pantalla de idéntica diagonal, anclada en las cuatro pulgadas, el alto del Sony Xperia J es medio dedo superior al alto del HTC Desire X, siendo de pantalla algo más apaisada. Vemos que esto lo aprovecha Sony para montar la cámara frontal en la parte superior, algo que no posee el HTC Desire X, montando aquí también los sensores mientras que, en la zona inferior, se alojan los botones táctiles, tres en ambos y con distinta disposición, teniendo el HTC el botón de apps abiertas que poseen los dispositivos Nexus. El HTC posee un borde inferior con algo de saliente hacia arriba, lo que favorece el agarre. Aunque Sony incluye un mayor ancho para el marco con un bisel pronunciado para conseguir la misma función, teniendo un LED de color en la parte baja que le otorga un toque agradable.

Ambos tienen un diseño pensado para destacar, aunque no cabe duda de que es en HTC donde se intenta ser más continuista, con un estilo heredado de la gama más alta para trasladar así este buen hacer a bolsillos más asequibles. Sony, por contra, arriesga un poco más con su diseño, sobre todo si nos fijamos en la primera gama NXT y en su equivalente anterior a la gama baja, el Sony Xperia U. El diseño curvo posterior de los japoneses da que hablar, unido a los detalles que se agradecen, como el LED inferior o la cámara delantera. Si os gustan más compactos, sin duda el elegido debería de ser el HTC Desire X.

Hardware

Estos dos teléfonos móviles se encuentran dentro del rango de la gama media, aunque difieren en uno de los aspectos fundamentales que rigen el funcionamiento general de cada dispositivo: el procesador. A pesar de que resulta cierto que este es el punto determinante de la fluidez de un dispositivo, no es menos cierto que el resto del hardware debe de acompañar en consonancia. Y en esto el HTC Desire X es claro vencedor, montando un procesador de doble núcleo frente al de un sólo núcleo del Sony Xperia J, disponiendo de mejor arquitectura de procesador, mejor GPU (Adreno 203 contra Adreno 200) y mayor cantidad de RAM, 768 MB frente a 512 MB. Esto convierte al terminal de HTC en uno más rápido y fluido, algo que se nota ya desde el arranque. Por contra, en el Sony Xperia J el sistema avanza mostrando algún lag, siendo patente en el cambio de escritorios o cuando accedemos al menú de aplicaciones. Evidentemente, esto es puntual, pero en todas las pruebas del HTC Desire X vs Sony Xperia J que hemos realizado siempre hemos encontrado mucho más ligero al primero.

En cuestión de almacenamiento interno, no nos llevamos sorpresas, ya que los dos disponen de 4 GB de memoria interna con los que almacenar e instalar aplicaciones, además de permitirnos espacio para utilizarlo a nuestro antojo. El Sony Xperia J nos deja 2 GB para nosotros, mientras que el HTC Desire X particiona el espacio liberando algo más de 1 GB para el usuario. En ambos casos, necesitaremos una memoria SD, opción que los dos incorporan de serie.

En el plano de las conexiones inalámbricas, no hemos sufrido contratiempos con ninguno de los dos, conectándose sin problemas tanto a las redes móviles como a las redes WiFi locales. GPS suficientemente preciso en interiores que se ve lastrado por algo de lentitud en el HTC Desire X, quedando la mayor parte de las veces segundo en lo que se refiere a posicionamiento. Ambos incorporan radio FM con RDS, apoyados en su propia aplicación personalizada. También posibilidad de montar un punto de acceso móvil, Bluetooth (4.0 para el HTC y 2.1 para el Sony) y, algo que no nos ha parecido demasiado lógico teniendo en cuenta que son dos teléfonos móviles que bien podrían haberlo introducido, ninguno incorpora NFC.

Siguiendo por el recorrido del hardware en esta comparativa del HTC Desire X vs Sony Xperia J, nos encontramos con las cámaras traseras, ambas de cinco megapíxeles con auto enfoque y su pertinente flash LED. En cuestión de rapidez, podemos decir que las dos son capaces de tomar fotos con la suficiente soltura como para no perder un momento, ganando el HTC gracias a sus opciones de ráfaga. Aunque la interfaz de Sony es ligeramente superior y con mayor número de opciones, faltándole algo que Sony solía incorporar en sus móviles: botón dedicado para la cámara. Y en cuestión de calidad… Ambas lentes se muestran bastante similares, siendo algo mejor la del Sony Xperia J, al menos en circunstancias generales. Y en cuestión de vídeo… Los dos suspenden en calidad, mostrando resoluciones bastante inferiores a lo que cabría esperar en un terminal de su categoría. Eso sí, un punto extra para el Sony Xperia J: posee cámara frontal, por lo que es apta para aquellos que utilicen Skype y aplicaciones similares de videoconferencia.

Software

Dentro de este apartado es donde radican las mayores diferencias de aspecto, ya que ambos fabricantes ponen toda la carne en el asador con las diferentes capas de personalización que añaden a sus dispositivos. Estando basadas en la misma versión de Android, Ice Cream Sandwich 4.0.4, podemos decir que no se parecen en nada uno a otro, al menos mientras no se cambie el launcher. Sense es totalmente reconocible en el HTC Desire X nada más lo encendemos, con el tradicional desbloqueo de la rueda inferior que entró a formar parte de este launcher con su versión 3.5. En el caso del Sony Xperia J, vemos que su capa de personalización recuerda claramente a otros terminales del mismo fabricante, con las tradicionales olas de color como fondo presentes en muchos de sus dispositivos (aunque estáticas en este modelo), desbloqueo por barra de deslizamiento y una presencia visual con toques animados que le dan una mayor presencia, aunque con menor personalidad que la opción del HTC.

Ambos están personalizados al máximo, desde los escritorios a los menús de aplicaciones, pasando por ajustes de sistema. Esto puede gustar o no, pero tampoco podíamos decir cuál es mejor basándonos sólo en este aspecto. Sense es algo más pesado que la interfaz de Sony con TimeScape, aunque se mueve con más soltura y fluidez que en el caso de los japoneses. Podemos decir que Sony se ha esmerado un poco más en distinguirse en el terreno social, disponiendo de widgets donde podremos seguir todas las actualizaciones de nuestros contactos de una forma centralizada. Por contra, el HTC Desire X sólo nos permite seguir a Facebook y Flickr de forma nativa, mientras que en el Sony Xperia J podremos montar nuestro widget de TimeScape con Facebook, Twitter y más redes sociales tras descargar su añadido, como LinkedIN.

Ambos terminales otorgan una satisfactoria experiencia de uso gracias a disponer de una interfaz y menú que, sin empañar ni lastrar la personalización que se le puede añadir a todo Android, aporta un toque distintivo que le hace diferenciarse de terminales de gama más blanca, como ZTE o Huawei. En este sentido, no deja de ser positivo que dos fabricantes como HTC y Sony doten de las últimas versiones de sus respectivas interfaces a su gama media, diseños que nos gustan en ambos. Aunque preferimos el estilo menos recargado del Sony Xperia J, si nos decantáramos por uno concreto.

Tabla comparativa

HTC DESIRE XSONY XPERIA J
POTENCIA
ProcesadorDoble núcleo a 1 gHz, Qualcomm MSM8225 Snapdragon.1 núcleo a 1 gHz, Qualcomm MSM7227A Snapdragon Cortex A-5.
RAM768 MB.512 MB.
GPUAdreno 203.Adreno 200.
Almacenamiento4 GB + microSD.4 GB + microSD.
MULTIMEDIA
PantallaSuper LCD 4″ 480X800 píxeles.TFT  4″ 480X854 píxeles.
Cámara trasera5 Megapíxeless, autofocus, flash LED, grabación 480p y 30fps…5 Megapíxeless, autofocus, flash LED, grabación VGA…
Cámara delanteraVGA.
CONECTIVIDAD
Redes móvilesHSDPA a 14.4 Mbps; HSUPA a 5.76.HSDPA a 14.4 Mbps; HSUPA a 5.76.
WifiWi-Fi 802.11 b/g/n, DLNA, Wi-Fi hotspot.Wi-Fi 802.11 b/g/n, DLNA, Wi-Fi hotspot.
GPSA-GPS.A-GPS.
OtrosBluetooth 4.0, Radio FM con RDS, Beats Audio…Bluetooth 2.1, Radio FM con RDS…
SISTEMA OPERATIVOAndroid 4.0.4.Android 4.0.4.
BATERÍA1650 mAh.1750 mAh.
PESO Y TAMAÑO118.5×62.3×9.3 milímetros.
114 gramos.
124.3×61.2×9.2 milímetros.
124 gramos.

Vídeo HD

No podía faltar a nuestra comparativa el vídeo HD donde se enfrentan cara a cara ambos terminales, visualizándose fácilmente quién lleva las de ganar y, por supuesto, la de perder. Tanto el HTC One X como el Sony Xperia J poseen sus puntos a favor y en contra a la hora de obtener su triunfo, aunque, como suele ocurrir, resulta una cuestión bastante subjetiva y relacionada con los gustos de aquel que vaya a utilizar el teléfono. Esperamos que el vídeo os ayude en la decisión.

Imagen de previsualización de YouTube

Conclusiones

Estos dos terminales de gama media poseen el equilibrio como denominador común, aunque no hay duda de que el procesador más potente que posee el HTC Desire X le da un punto añadido a la hora de enfrentarse a todo lo que le pueda venir en forma de aplicación o de juego. Se mueve mejor dentro de este tipo de software, además de por el propio sistema: se nota claramente que el terminal de los taiwaneses ofrece menor resistencia a las transiciones de menús o al arranque de aplicaciones, siendo el Sony Xperia J algo más lento y con ciertos lags entre el toque y la ejecución que lastran ligeramente la experiencia de uso. Aunque es evidente que el funcionamiento más fluido no lo es todo para la victoria, aunque sí una buena parte.

En cuestión de batería, no podemos decir que las dos muestras que tenemos hoy sobre la mesa alcancen una cifra portentosa en cuestión de horas encendidos, ya que ambos rondan las 8 o 9 horas con un uso moderado tirando a extensivo, habiéndose usado para la navegación web, la reproducción de vídeo, consulta de correos y redes sociales, algún juego y la utilización normal que cualquier usuario podría darle. Hemos notado que el Sony Xperia J dura algo menos en comparación con el HTC Desire X, y eso a pesar de que posee una batería de 1750 mAh frente a otra de 1650 mAh. El procesador de doble núcleo montado por los taiwaneses posee un mejor gasto de la energía, estando mejor optimizado en este sentido. Aun así, los dos mueren en 4 o 5 horas si subimos a un uso más intensivo, manteniendo la pantalla más tiempo encendida mientras utilizamos juegos de alta calidad gráfica o visualizamos películas.

Si valoramos a los dos terminales en su conjunto, y dando opiniones más personales, podríamos decir que nos decantamos por el HTC Desire X, ya que nos parece mejor apuesta que su enemigo en esta comparativa, el Sony Xperia J. No entendemos cómo los japoneses no han seguido por la senda marcada por el Sony Xperia U habiendo montado un hardware algo más limitado en una cuestión tan primordial como su capacidad de procesamiento, quedándose algo anticuado si tenemos en cuenta el precio final de venta. Nos gusta mucho el tamaño más compacto y reducido del HTC, además de que rezuma una mejor presencia y calidad de acabados. Aunque no podemos negar que el diseño curvo del Sony Xperia J para su parte trasera también nos parece interesante, unido a detalles tan personalizables como el LED inferior multicolor. Pero no cabe duda de que, cuando se compra un teléfono móvil, se ha de pensar en cuánto aguantará ante la evolución imparable de este campo tecnológico, estando el HTC Desire X mucho mejor preparado en este sentido.

¿Y vosotros qué pensáis? ¿Os gusta más el estilo de HTC o el carácter más juvenil de Sony? Ambos poseen sus propias capas personalizadas, así que es precisamente aquí donde empezará la valoración entre uno u otro. Si tuviéramos que decidir, elegiríamos el HTC Desire X. ¿Haríais lo mismo?

3 comentarios

  1. Me ha parecido un análisis muy enriquecedor, pero yo también tendría una cuestión. Y si comparamos el Desire X con el Xperia P, cual sería la opción más interesante, el Sony o el HTC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here