Diez motivos para comprarse un Google Chromecast

El Google Chromecast es un reproductor por HDMI imprescindible para cualquier hogar. Y aquí te damos unos cuantos motivos.

1

Puede que haya perdido la emoción de la novedad y que haya dispositivos que propongan funciones similares (Android TV, por ejemplo), pero, a día de hoy, un Google Chromecast sigue siendo una compra garantizada para alguien que ve y escucha todo tipo de contenidos en la televisión.

Que si youTube, Netflix y similares, Spotify… Muchos son los servicios compatibles con este reproductor HDMI y muchas también las posibilidades. Aunque quizá no las conozcáis todas y os encontréis valorando su compra.

Diez motivos para comprarse un Google Chromecast

Ya hace varios años que tengo un Google Chromecast en un HDMi libre de la tele unido a un puerto USB (también libre) como si estuviesen conectados por un cordón umbilical. Y no sólo a la corriente, también al móvil: lanzar películas, series, música e, incluso, juegos es tan sencillo como pulsar sobre el icono distintivo de la pantalla del teléfono o tablet. El resto es aún más sencillo: pausar, adelantar o controlar el volumen.

El Google Chromecast posee un montón de aspectos positivos por los que recomendar su compra. También alguno negativo, no os voy a engañar, pero empezaré dando las diez razones para hacerse ahora mismo con uno de estos “pinchos”. ¿Buscabais motivos para adquirir uno? Os doy unos cuantos, todos incontestables.

Es lo más barato que hay

Diez motivos para comprarse un Google Chromecast

Mentira, hay reproductores HDMI más baratos, pero ninguno con la calidad y prestaciones del Google Chromecast. “Castear” está al alcance de cualquiera, también en cuestión de compra: por algo más de 30 euros tenéis la segunda versión. Incluso podéis apuntar a la primera por algo menos (si aún hay stock).

Compatible con aplicaciones y servicios de streaming

Netflix, YouTube, la futura HBO… Tener una suscripción y ver los vídeos en el ordenador, móvil o tablet está muy bien, pero nada como lanzar el contenido a la tele. En un par de pasos y sin ninguna complicación: todo conectado a la misma wifi y a disfrutar desde el sillón.

Millones de usuarios no pueden estar equivocados

Conozco alguna opinión contraria, pero pocos son los que no acaban satisfechos con su compra. Sobre todo porque tampoco es tan arriesgado, como ya he dicho: por lo que cuesta un Google Chromecast os ahorraréis muchos dolores de cabeza. Incluso si dicha compra es uno de esos dolores…

El Google Chromecast es compatible con Android, iOS y ordenadores

Diez motivos para comprarse un Google Chromecast

La compatibilidad no es universal ya que hay muchos servicios y aplicaciones multimedia que no ofrecen soporte para Chromecast (sí, Yomvi/Movistar+, te miro a ti), aunque seguro que encontráis una manera de sacarle todo el partido. Android guarda un montón de apps disponibles, también iOS (aunque menos). Y desde un ordenador con Chrome también podremos “castear” obteniendo una experiencia bastante satisfactoria.

¿Quieres ver la pantalla del móvil o la tablet en la tele?

Es muy sencillo hacer “mirroring o espejado” de la pantalla del dispositivo Android a la tele: basta con entrar en los ajustes de Google Chromecast y activar la opción de compartir pantalla. No todos los móviles y tablets con el sistema de Google son compatibles, pero sí se ha extendido dicha compatibilidad a un buen número de ellos.

Google hace regalos cada cierto tiempo

Si el HDMI ya es barato de por sí, Google hace “regalitos” a todos aquellos que lo compran. Sólo por adquirirlo suele regalar meses de suscripción a Google Play Music. Y, dependiendo del país y de la época del año, puede regalar otras suscripciones o apps. Basta con instalar la extensión de Chrome para el Chromecast, enlazarlo con el HDMI y entrar en esta web desde el ordenador. Las ofertas también están disponibles en la app de Google Cast.

Google Home
Developer: Google Inc.
Price: Free

Tus amigos también pueden usar el Chromecast

Diez motivos para comprarse un Google Chromecast

Imaginad la situación: una fiesta de amigos con fotos que se quieren ver en conjunto, vídeos de YouTube, con música para ambientar… Bien: podéis usar la tele junto con el Google Chromecast para visualizar todo este contenido. Y sin necesidad de darles la clave de la wifi: el HDMI posee un sistema de “casteo” para compartir en modo de invitado. Perfecto para amenizar cualquier reunión.

Llévatelo a donde quieras

Un ordenador es un problema, también acarrear con un proyector… Pero un Google Chromecast cabe en el bolsillo y funciona en cualquier tele actual. Además, permite hacer presentaciones directamente desde el móvil, por lo que el equipo a desplazar, incluso por trabajo, puede ser mínimo. ¡Viva!

Compatible con Plex

Diez motivos para comprarse un Google Chromecast

Aquellos que visualicen sus películas y series guardados en su disco duro a través de streaming local también se pueden ahorrar muchos pasos y engorros de conexión: Plex es compatible con el Google Chromecast. Incluso Kodi, el anterior XBMC; aunque la solución no es aún tan directa en este caso debiendo pasar por la extensión de Google Cast para Chrome.

En serio, vale cada euro de lo que cuesta

Tengo que hacer hincapié en el precio porque es de lo mejor de este aparato: no hay muchos otros dispositivos capaces de proporcionar tanta diversión por tan poco. Encima, la calidad es soberbia, con toda la garantía de Google y sabiendo que esta empresa mantendrá el desarrollo del que es uno de sus productos estrella.

Y no sólo funciona con el vídeo, también con el sonido. Especialmente gracias a la versión Chromecast Audio, un dispositivo que permite mandar música a cualquier altavoz de manera inalámbrica. Por si no queréis escuchar vuestras canciones preferidas con la obligación de encender la tele…

Diez motivos para comprarse un Google Chromecast

El Google Chromecast es una compra excelente, aunque también tiene sus “problemillas”. Uno de ellos es que no todas las aplicaciones de vídeo y audio son compatibles, por lo que puede que utilicéis un servicio para el que no os sirva (el caso de Yomvi o Movistar+ es muy claro, aunque hay maneras de verlo en el Chromecast); no sólo se necesita un HDMI libre en la tele, también un USB que aporte la corriente necesaria (o un enchufe cerca); la máxima resolución es 1080p, olvidaos de “castear” en 4K; y la conexión a internet (también a la wifi) ha de ser estable y decente, ver un episodio de una serie podría ser un fastidio.

Si aún os lo estáis pensando yo os diría que adelante: el Google Chromecast es una apuesta segura. Podéis comprarlo directamente desde la tienda de Google. ¡Lo disfrutaréis!

1 comentario

  1. Colega muy bueno tu artículo, y como tienes experiencia acumulada en el uso del dispositivo quisiera que me recomendaras si comprar el dispositivo, en este caso vivo en Cuba y por lo que el uso del dispositivo sería solo para ¨castear¨ contenido desde móvil o PC al TV, cumplirá con esa función sin necesidad de ninguna conexión?. Saludos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here