Early adopter, la ventajas de ser el primero en comprar un móvil

¿Soléis comprar los móviles nada más salen o mejor preferís esperar un tiempo? Aunque no lo creáis, ser "early adopter" tiene sus ventajas.

0

Vivimos rodeados de impulsos de compra, por lo que no es de extrañar que algunos se sientan más tentados a adquirir según qué productos mientras que otros, haciendo valer su sentido común, prefieren gastar con mejor criterio. Y dentro de ese gasto hay un punto irrefutable: cuanta más prisa te des en comprar un dispositivo nuevo más caro lo pagarás en el inicio. ¿Estáis de acuerdo? Evidentemente: los móviles nuevos son los más caros, sobre todo en gama alta. Por lo que, aplicando ese sentido común del que hablábamos, no tiene ningún sentido comprarlos nada más ponerse a la venta. ¿Seguro?

Early adopter, la ventajas de ser el primero en comprar un móvil

Lo estamos viendo actualmente con el Samsung Galaxy S6 y Galaxy S6 Edge, por ejemplo: precios bastante prohibitivos para lo que es un gama alta. Y otros le siguen el camino, como pudiera ser el HTC One M9 y resto de smartphones tope de catálogo que están por llegar. ¿700 euros por un móvil por más que éste sea de aluminio? No importa: los early adopter (palabro anglosajón para definir al que sufre por estar siempre a la última) lo pagarán con gusto. Al menos siempre que el móvil lo valga, claro.

Apliquemos criterio al asunto: no resulta inteligente comprar un smartphone nada más sale a la venta salvo en contadas ocasiones donde el fabricante no va a rebajarlo mientras dure su vida útil. Así, y siguiendo con Samsung, sabemos que no tardan en bajar sus propuestas, por lo que basta esperar dos meses para comprar por un precio más ajustado. Pero claro, en esos dos meses se pierde exclusividad. Además que los early adopter tienen otras ventajas en sus impulsos que vale la pena valorar.

Puedes dar envidia

Early adopter, la ventajas de ser el primero en comprar un móvil

Reconozcámoslo: una de las mayores ventajas de tener siempre lo último es que puedes dar envidia a aquellos que, o bien no se lo pueden permitir, o mejor prefieren mantener algo más de calma. Por lo que no se puede evitar: sea o no vanidoso, el early adopter es ostentoso por naturaleza, no dudando en poner su nuevo móvil encima de la mesa para que veas que es el más moderno. Vamos, como quien se compra un Ferrari y abre la puerta del parking para que lo veas, pero a una menor escala.

Sueles acaparar las ofertas del fabricante

No se sabe por qué, pero, conforme pasa el tiempo, la marca deja de ofertar sus últimos móviles pasando a preocuparse de los que tienen un lanzamiento inminente. Por lo que ser un early adopter te permite disfrutar de las primeras ofertas, siendo a menudo suculentas. Cargador inalámbrico con el Samsung Galaxy S6 o S6 Edge, LG G Watch con el LG G3… Los topes de gama o “flagships” suelen tener estímulos en los primeros días de venta; por más que, con el tiempo, no compensen ante el descuento que suelen recibir…

Tienes un mejor trato con la marca

A las empresas les gustan los early adopter: ven en ellos a los que mejor van a mover sus nuevos productos. Por lo que tienden a tentarles con servicios además de con las ofertas de lanzamiento, obteniendo, por norma general, un mejor trato en garantías o reclamaciones. Y si tienes cuenta de Twitter con muchos seguidores hasta puede que te regalen ese teléfono tan ansiado sólo para que hagas promoción (no me ha pasado, pero si alguna se ofrece…).

Disfrutas más tiempo del móvil

Early adopter, la ventajas de ser el primero en comprar un móvil

Los teléfonos tienen fecha de caducidad: sus componentes evolucionan tan rápido que pronto aportan una experiencia que no es la que define a la última tecnología. Por eso comprar un móvil nada más salir te permite disfrutarlo más tiempo en su máxima capacidad, sabiendo que todo el software que salga para él funcionará a las mil maravillas. Al menos mientras sea un gama alta, claro.

Lo vendes a un mejor precio

Por experiencia, sé que comprar un teléfono con buena aceptación y nada más salir te va a reportar más beneficio en cuanto lo vendas; lo cual te permite amortizarlo mejor que si lo compraras pasado unos meses. Siempre y cuando se sea un puro early adopter, de esos que no se casan con nada y están esperando a que salga un móvil más nuevo para cambiarlo.

Después de haber explicado algunas de las ventajas de derrochar gastar el dinero en un móvil de alta gama nada más salir al mercado, lo cierto es que sigue sin ser demasiado inteligente convertirse en un early adopter. Pero ¿sabéis qué? Poco importa mientras sostengáis en la mano ese último móvil que apenas nadie tiene. Al fin y al cabo, y dado que todos tenemos un smartphone… ¿No resulta ventajoso disponer de algo casi exclusivo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here