En muchas ocasiones he defendido aquí en FaqsAndroid la fusión futura entre Chrome OS y Android. En mi opinión, que ambos sistemas operativos se fusionasen supondría una sinergia de esfuerzos dentro de Google que catapultaría a los dos sistemas operativos, en ese momento convertidos en uno, a algo mucho más grande de lo que fue Microsoft en su momento. La fusión los convertiría en el sistema operativo dominante por excelencia: vertiente móvil con interfaz Android y vertiente PC con interfaz Chrome OS.

Esta fusión beneficiaría incluso a la última gama de portátiles que comienzan ya a ser cada vez más numerosos, los Chromebook, que hasta ahora están teniendo una acogida leve o moderada por los usuarios y que se revalorizaría de forma sorprendente si por sus venas corriese sangre Android siendo éste el sistema operativo con mejor tasa de adopción del momento.

Google Chrome OS logo

También he hablado muchas veces de que el nombre sería, probablemente, Chrome OS. Los últimos movimientos de Google en torno a Android están yendo hacia la ocultación del propio nombre. La tasa de adopción de Android comienza a perjudicar a los fabricantes y partners más que a ayudarlos. Me explicaré. Android ha dejado de ser diferenciador, a pesar de su potencia y versatilidad. Antes, decir que tu terminal tenía Android te situaba en el punto de mira de usuarios ávidos por echar el guante al sistema operativo de Android y sin embargo eso ha cambiado. Llevar Android te sitúa al mismo nivel que el resto de tu competencia y eso te obliga a diferenciarte en otros aspectos como en el hardware o incluso en el software, bien con servicios propios como hace Samsung, o bien mediante capas, uno de los métodos más utilizados por el momento.

Hace escasos días salió otra noticia a la palestra: la marcha, más forzada que voluntaria, de Andy Rubin. Andy Rubin es el creador original de Android, dirige Android antes incluso de que Google pusiera sus ojos en el sistema operativo y lo comprase e integrase en su compañía. Esta marcha no ha hecho sino impulsar la teoría de que en Google trataban de cambiar el rumbo de Android para orientar una futura fusión con Chrome OS y así unificar sistemas. Ahora, tras las ultimas declaraciones, parece que no es ese el motivo de la decisión.

Andy Rubin, ahora ex director de Google Android

En palabras de colaboradores, como Samsung, Andy Rubin era demasiado terco cuando tomaba una decisión y por tanto no facilitaba las conversaciones con los partners de Android. Dada la importancia de Samsung en el ecosistema de Android, con un dominio casi absoluto de ventas de este sistema operativo, no me extrañaría que haya sido una queja del propio Samsung la que haya puesto en la calle a un Rubin que hasta el momento había hecho que Android diese pasos de gigante en la carrera de los sistemas operativos. Este despido, o acuerdo o dimisión encubierta, lo queráis llamar como lo queráis llamar, parece que sirve para tender nuevos lazos entre compañías, de momento Samsung y quién sabe cuántas más, para seguir fortaleciendo un sistema operativo, Android, que tiene pinta de que no se encontrará con Chrome OS en un futuro cercano.

Ahora, Schmidt ha declarado que en los planes de Google no está el fusionar sus dos sistemas operativos por lo que los departamentos que se encargan de cada uno continuarán su carrera por separado. En mi humilde opinión, lo que más le conviene a Google es unificar esfuerzos y no diversificarlos. Vuelvo de nuevo al tema de la revalorización de dispositivos con el último Chromebook Pixel, un portátil con pantalla táctil que contará con Chrome OS y que costará lo mismo o más que un portátil diseñado por Apple. ¿No pensáis que se vendería mucho mejor si portase Android, aunque fuese encubierto con la interfaz de Chrome OS, que ahora? Portátiles Nexus, la sola idea ya me enamora.

Chromebook Pixel

Lo que sí ha declarado Schmidt, y tiene mucho sentido, es que no falta mucho para que Chrome OS, diseñado para sistemas x86 (PC), pueda ejecutar aplicaciones de Android, revalorizando asi un sistema operativo que de momento encaja poco en el panorama actual. Mi pregunta gira en torno a esta última declaración, ¿por qué compatibilidad entre sistemas y no ejecución nativa? Seguramente lo segundo seria mucho más beneficioso ya que haría que la experiencia de uso entre Android y Chrome OS sólo difiriese en la interfaz, siendo el núcleo completamente idéntico.

Pero esa es mi opinión, claro está. La de Google es que Android y Chrome OS estén juntos pero no revueltos.

Sin comentarios

Deja una respuesta