EDITORIAL: Llegan las consolas Android HDMI pero ¿tienen futuro?

0

En ocasiones hemos hablado ya de este tema en FaqsAndroid. OUYA fue el primer exponente de un nuevo mercado de dispositivos Android HDMI orientados exclusivamente para el juego y a los que podemos llamar “consolas” pese a su variedad, incluyendo dispositivos externos como OUYA, sticks directos al HDMI como Gamestick o variantes portátiles como Gamepad o la nueva Nvidia Shield.

Quizá no tardemos mucho en ver estos dispositivos conectados inalámbricamente a nuestros televisores a través de protocolos como el DLNA o Miracast, pero convendría pararse un poco y tomar aire, valorar si realmente estos dispositivos tendrán o no futuro y, sobre todo y algo que no se ha tenido muy en cuenta hasta ahora, si su futuro depende de ellos mismos, algo que en mi opinión considero que no es así. Hablemos de consolas Android. 

Consolas Android banner

Android y sus versiones, la necesidad de actualización constante

Será sin duda uno de los principales problemas que encontrarán las consolas Android HDMI para su popularización ya que al contrario que el resto de dispositivos similares, Android avanza a pasos agigantados y el hardware se va quedando atrás. Las consolas tradicionales, y por tradicionales entendemos a las archiconocidas PlayStation o Xbox, por ejemplo, tienen una duración en el mercado que suelen rondar los 5 años. Hoy en día es impensable un hardware que soporte 5 años de actualizaciones de Android. No olvidemos que en las consolas tradicionales el software se diseña expresamente para un hardware inamovible con el paso del tiempo mientras que en el mercado de móviles es totalmente al contrario, el hardware persigue al software.

A favor, sin embargo, está el precio de dichas consolas, al menos de la mayoría ya que se espera que la Nvidia Shield, por poner el ejemplo más claro, no sea barata. Sin embargo, resulta más barato sustituir cada par de años una consola Android HDMI que ronde los 100/150 euros que una consola tradicional que supere los 300 de forma holgada.

Una consola que ha triunfado pese a no disponer de un hardware de alta gama, podríamos decir que incluso no dispuso de uno de gama media, es la Nintendo Wii. Cada consola de Nintendo cosecha tantas críticas como alabanzas y su principal baza está en sus juegos. Si tienes buenos títulos el resto importa poco, como ahora comentaremos.

Need for Speed Most Wanted Android

¿Y los juegos? ¿Y el precio?

Los juegos, amigos míos, son los que definen a una consola. La gran ventaja de todas estas nuevas consolas que están naciendo es que comparten el mismo almacén de juegos, sin títulos exclusivos ni nada parecido. Esto significa que el avance en videojuegos que se produzca en Android será beneficioso para todas. Para que nos entendamos, es como si Sony liberase el código de su PlayStation 3 y apareciesen en el mercado clones que puedan ejecutar los juegos igual que la original. 

Todos queremos juegos mejores porque, ¿para qué necesitamos una consola específica para jugar a Angry Birds, a Cut the Rope, a Apalabrados, cuando podemos hacerlo en el móvil? Se precisa otra generación de videojuegos para que triunfen estos dispositivos, o es lo que parece a priori.

La desventaja es la propia idiosincrasia de Android, al menos la que hasta ahora ha vendido, al igual que otros sistemas operativos móviles, que abundan los juegos gratuitos y los de pago no resultan demasiado caros. Se produce ahora la entrada de las grandes productoras en el mundo Android, picadas por la curiosidad y ante la perspectiva de ampliar el mercado, y llegan con una política de precios más ajustada pero dependiendo de sus inversiones a la hora de realizar juegos, que son muy elevadas.

Square Enix ha sido quizá la más sonada, introduciendo juegos antiguos a precios cercanos a los 10 euros, y la primera que se está encontrando con las bajas ventas. En una consola tradicional estamos acostumbrados a desembolsar cifras superiores a los 50 euros para hacernos con un juego pero, ¿y en Android? Es la pescadilla que se muerde la cola. Si estas consolas quieren tener un buen catálogo de juegos tendrán que atraer a productoras que quieran invertir, y las inversiones se tienen que recuperar.

Al final los precios de los juegos subirán porque sin juegos una consola no vale nada, y quizá esa subida no sea bien recibida por los usuarios que preferirán invertir su dinero en otros dispositivos. 

Project Shield Banner

¿Triunfarán las consolas Android HDMI?

Sólo el tiempo lo dirá pero lo cierto es que parten de una situación complicada. Por poner el mismo ejemplo de antes. ¿Quién invertiría 200 euros en una Nvidia Shield, sin títulos aparentemente potentes ni llamativos, teniendo por el mismo precio un PlayStation Vita o una Nintendo 3DS? ¿A qué precio deben situarse dichas consolas para ser realmente atractivas?

Durante mucho tiempo hemos leído y oído que las consolas llegaban a su final con la aparición de una generación mejor de juegos para móviles y tablets y ahora resulta que son los sistemas operativos móviles los que se adentran en el modelo de comercialización de las consolas. 80 euros en algunos modelos, 100 euros en otros, 150 en algunos. El precio será uno de los factores determinantes.

Quizá los 150 euros sea una barrera aceptable que no convendría rebasar. Renovar cada dos años, invertir menos de 100 euros al año, disponer de un buen abanico de títulos y aprovechar el tirón de la marca Android además de la versatilidad de poder jugar a los títulos tanto en consolas como en smartphones. Porque no lo olvidemos, las consolas compartirán mercado con los smartphones y tablets de todas las gamas y más les convendría no tratar de atraer hacia sí productoras que generen títulos sólo para hardware potente porque perderían mucho mercado. Mercado que es al final el que realmente importa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here