EDITORIAL: Si yo fuera fabricante de smartphones Android

6

A lo largo de muchos editoriales he ido dejado notas, pinceladas sobre cómo me gustaría que funcionasen distintas partes del proceso de la producción de un smartphone o tablet Android. Nunca he ido al grano en cuanto a ello así que tras varias conversaciones con distintas personas me he decidido a dedicar este editorial de hoy a qué haría si yo fuese fabricante de Android aunque en el caso concreto de los smartphones Android, creo que los tablets juegan a otra cosa con los usuarios y por ello los dejaré para otro momento.

Obviamente será todo teórico porque a buen seguro en el proceso de fabricación y venta intervendrán mil y un factores distintos que, sería lo más lógico, harían que tomase decisiones que no me gustasen en pos de seguir siendo un fabricante rentable. Ya se sabe que este mundo no es perfecto y probablemente mis fórmulas no servirán a todos, pero esto es lo que yo haría si tuviese la posibilidad. Me estrellaría o triunfaría, eso nunca se puede saber, pero no pasa nada por fantasear, al menos eso pienso yo.

Editorial-fabricante-android-600

Mi catálogo de smartphones Android

Voy a empezar dejando claro que tendría una política de mercado arriesgada pero creo que correcta. No produciría terminales de gama de entrada. Los modelos con poca potencia no me servirían ya que buscaría posicionarme tanto por calidad de construcción como por experiencia de usuario, algo que veremos más adelante de forma detallada, así que no me interesarían los productos poco potentes. La política de Apple me gusta en este sentido aunque creo que es bastante limitada, no dando opciones a los usuarios, así que la adoptaría para mi empresa y la completaría llegando hasta los tres terminales al año, todos lanzados en la misma fecha y con las siguientes condiciones.

Tres modelos a tope de potencia

Un modelo de terminal en 4,3 pulgadas HD, otro modelo de 5 pulgadas FullHD y otro modelo de 5,7 pulgadas UHD. Diseño atractivo, al menos bajo mi parecer, de forma que pudiese utilizar los marcos para contener el tamaño de los dos modelos superiores. Imagino que mis dos ejemplos en este caso serían el Nexus 5 y el Galaxy Note 3, ambos de gran pantalla pero pareciendo menores de lo que son. En cuanto a las 4,3 pulgadas, con el mismo ejemplo de diseño, el terminal elegido para clonar sería el Sony Xperia Z1 Compact, un gran acierto en mi opinión.

Sony Xperia Z1 Compact

Cada uno de los modelos se lanzaría en dos capacidades o almacenamientos, sin posibilidad de insertar microSD. Optaría por uno de 64 Gb y otro de 128 Gb, con el consiguiente salto de precio, obviamente. También incluiría colores. Me gusta la idea de que haya variedad en todas las gamas y aunque el modelo iPhone 5C me gusta en este sentido creo que me inclinaría por el adoptado por el Motorola Moto G. Un terminal para todos y después carcasas baratas oficiales, que cada cual se configure la trasera a su gusto con un catálogo de al menos 10 colores, aunque también habría carcasas de aluminio para los más exigentes en cuanto a diseño y estilo.

Sin presentaciones de gamas medias

Me preguntaréis, ¿y las gamas medias? Aquí entraría de nuevo el modelo Apple. Mi gama media de 2014 sería la gama alta de 2013, aún a la venta. Dejaría siempre el modelo del año anterior, sólo dos años, teniendo así siempre la opción de comprar hasta 6 dispositivos distintos, dos gamas en tres tamaños diferenciados para cada tipo de usuario.

Si resumimos tendríamos lo siguiente:

  • Modelo de 4,3 pulgadas HD, de 5 pulgadas FullHD y de 5,7 pulgadas UHD.
  • 64 y 128 Gb de almacenamiento interno.
  • Resto de especificaciones al máximo permitido por la tecnología existente.
  • Carcasas intercambiables.

Versión de Android, aplicaciones y servicios

OmniRom: una ROM con Android KitKat 4.4 para el Samsung Galaxy Note 2

Siempre he sido un defensor de las versiones de Android puras y ahora no voy a cambiar de idea porque cada segundo que trasteo con mi Nexus 5 me doy cuenta de que Android no es lo que era y que incluso lo prefiero a cualquier Touchwiz, Xperia Launcher o cualquiera que sea la capa elegida para comparar con Google Experience Launcher. Debo decir también que la capa del Nexus 5 me gusta especialmente pero podría asumir que se instalase la destinada a los Google Edition. La idea sería aportar la experiencia de usuario pura a todos mis usuarios.

Desarrollaría una capa propietaria para montar sobre la AOSP de mis terminales y pese a que me gusta la opción de Oppo para su N1, la de la ROM Cyanogen oficial descargable e instalable de pocos pasos, creo que me decantaría por una capa instalable de forma independiente. E incluso la colgaría en Google Play para que cualquiera pudiera tener acceso a ella. Sin necesidad de ROOT ni de recoverys. Descargar y aplicar, como un launcher cualquiera pero aprovechando al máximo las capacidades de hardware de mis tres dispositivos.

Aplicaciones propias pero desinstalables

Me tienta la idea de desarrollar aplicaciones propias al estilo de lo que hacen Sony o Samsung, pero siempre que se puedan instalar y desinstalar, no me gusta vincular aplicaciones a los dispositivos que sólo se puedan desinstalar mediante ROOT. Probablemente lo haría pero con esas condiciones. Por supuesto, tendrían más funciones si estuviesen instaladas en conjunción con mi launcher pero serían perfectamente usables sin limitaciones con cualquier otro dispositivo.

Google-Play-Store-600

Una de ellas sería, sin duda, una aplicación para copias de seguridad, perfectamente configurable y alojada en mis servidores. Podría restaurar cualquiera de mis dispositivos con la sencilla descarga de los programas desde Google Play y las configuraciones desde mi servidor. En unos cuantos minutos, mi smartphone como yo lo quiero.

Soporte de actualizaciones prolongado

El hecho de tener sólo 6 dispositivos en el mercado en cada momento me permitiría dar soporte de forma mucho más eficiente y también de manera más prolongada. Así, un dispositivo fabricado por mí tendría actualizaciones oficiales durante al menos 3 años, pudiendo llegar a 4 si la versión de Android que se lance no tiene impedimentos para funcionar en dispositivos de esa antigüedad. El hecho de funcionar con AOSP me daría una gran ventaja en cuanto a velocidad de actualización y sólo tendría que tener al día el launcher y las distintas aplicaciones.

Distribución

Probablemente las redes móviles condicionasen mi distribución internacional dado que no todos los procesadores soportan todas las bandas disponibles, es algo que siempre me ha causado dudas en este sentido. ¿Podría soportar la distribución internacional de un solo modelo de smartphone, sin importar región o banda móvil? Puede que la solución fuese montar dos SoCs de procesador en el interior aunque no sé si esto es viable, no entiendo de hardware hasta ese nivel de detalle.

Qualcomm Snapdragon 800 logo

De hacerlo, dividiría la producción en función de la región de destino pero desde luego la garantía sería internacional ya que no tendría sentido impedir que cada cual importase sus terminales desde donde quisiese ni que alguien con un smartphone comprado en un país no pueda viajar a cualquier otro y tener problemas con su modelo.

Venta online y también en distribuidores

Lo vendería online a buen precio y también en tiendas físicas a un precio ajustado. La inversión en marketing sería considerable en un principio pero si nos atenemos al modelo de Apple, obviamente considerando que mi empresa triunfe, llegaría un momento en que dicho marketing sería menor, siendo ayudado por los medios especializados en cuanto a publicidad más o menos gratuita. Si lo haces bien, los usuarios hablan de ti. Si interesas a los usuarios los medios hablan de ti. Todos ganan y yo invierto menos por lo que puedo fijar un precio inferior para mis dispositivos.

Al final es todo una cuestión de causa/efecto. Se me ocurre que algo así sería viable si consigues soportar la inversión de publicidad el tiempo suficiente para que el mercado te permita reducirla.

Los accesorios, siempre presentes

Siempre me ha resultado atractivo Sony porque fabrica accesorios de calidad y con un buen diseño y además muchos de ellos, salvo quizá los docks específicos de carga, funcionan con cualquier otro terminal del mercado. Desde auriculares hasta bases de carga inalámbrica pasando por altavoces Bluetooth. Me encargaría de que mi marca pudiese utilizarse por quien quisiera con las limitaciones fijadas por el propio hardware de cada usuario (como en el caso de la compatibilidad con BLE, por ejemplo).

sony-sa1-usb-2en1

La idea de un smartwatch no acaba de convencerme pero el Pebble es un modelo que me gusta y lo que sí podría hacer es lanzar aplicaciones propias para él, siendo así utilizables con mis smartphones, además de otras compatibles con todos para así seguir expandiendo mi marca.

Conclusión

Al final creo que todo trata sobre focalizar tus esfuerzos en que el usuario esté contento y pueda hacer con su terminal lo que quiera siempre y cuando no llegue al punto de dañar el terminal, pero hablando de smartphones es complicado que eso llegue a ocurrir. Bootloaders desbloqueados y todo tipo de facilidades para que quien quiera pueda trastear y quien no quiera no llegue a necesitarlo.

  • Modelos diferenciados: 3 tamaños por temporada y dos almacenamientos.
  • Facilidades de compra: Online y tienda, terminales nuevos y antiguos.
  • Buen soporte: Garantía de reparación y actualizaciones prolongadas.
  • Facilitar la compra-venta: Distribución internacional.
  • Universalidad: Desarrollos propios compatibles con todos.

Puede que ésa sea la clave del éxito o no, pero a mí sí me lo parece. Aunque tal vez tengáis otro punto de vista y queráis hacérmelos llegar a través de los comentarios. Y vosotros, ¿qué haríais?

6 comentarios

  1. Creo que, a grandes rasgos, coincido en casi todo salvo en algo que considero crucial: la gama baja.

    Para una nueva marca, o una consolidada que no sea Apple, la gama baja es algo imprescindible. Pero ojo, gama baja con calidad, como los Motorola Moto G que son móviles de gama media con precio de gama baja o similares.

    Me imagino un Motorola Moto G, de 8 GB, pantalla de 4″ 960×540 y dual core, con el resto de especificaciones iguales, por 99 euros. Sería impresionante.

    Obviamente yo preferiría el actual, pero muchísima gente estaría encantada con la otra opción.

    • Ten en cuenta que con esta fórmula puedes obtener una gama baja a los dos años, permitiendo la comercialización un año más de lo que yo he establecido. La gama baja de 2015 sería la gama alta de 2013. Pero eso haría que tuvieses que mantener las actualizaciones otro año más y te lo dificultaría todo. Yo creo que con este modelo de mercado puedes abaratar costes y que mucha gente pueda permitirse comprar tus terminales en el segundo año. Y si favoreces la segunda mano, mucho más.

      Creo que la experiencia de uso se pierde en las gamas bajas (salvo el caso del Moto G que comentas y algún que otro más) y que haría que te complicases la vida como fabricante. Mejor ir a ser eficiente. Es mi opinión, claro está 🙂

    • No me he metido a comentar especificaciones como la batería o la cámara pero la apuesta clara sería clonar la autonomía del Z1 o del LG G2, aunque dependiendo del tamaño, claro está. El modelo de 4,3 pulgadas tendría que andar muy afinado en cuanto a equipamiento interior para poder montarle al menos 2600 mAh y garantizar duración.

  2. Yo siempre quise hacer lo que esta haciendo google con Motorola y no lo que esta haciendo samsung o sony que te dejan obsoleto el telefono por gusto solo porque no tienen tanto tiempo como para andar actuañozando tantos modelos y los que actualizan !o hacen el mismo dia que google lanzo una nueva version de androis, ademas que te dan el telefono bien mal optimkzafo por las prisas de meterle monton de funciones inutiles que solo te hacen lento el telefono y te roban memoria tanto de almacenamiento como de ram. Sony y Samsung hacen telefonos muy buenos pero al software no deberian meterse tanto.

    • Opino igual que tú. Creo que Android está lo suficientemente evolucionado como para poder prescindir de capas, por eso mismo pienso que los fabricantes deberían permitir usarlas o no, aunque las sigan programando. Mejor dejarle el software a Google y centrarte tú, como fabricante, en aplicaciones específicas y servicios en los que se note tu mano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here