EDITORIAL: Yo no me compraré un smartwatch de momento, pero…

0

Pero no puedo evitar sentirme emocionado ante lo que parece estar por venir, sobre todo después de los últimos anuncios que hemos tenido. Después del Moto 360, después del LG G Watch, después de la insinuación de HTC de que desembarcará también en el sector y después de que los Gear de Samsung hayan llegado al mercado. Pero quizá tenga que explicar el por qué de no querer comprar uno, pese a tanta emoción. Vayamos por partes.

Los fabricantes experimentan, siempre lo han hecho. De vez en cuando nace algún que otro gadget novedoso que suele quedarse por el camino, que no llega a pasar de la fase de prototipado o que supone un fracaso total en ventas. Siempre, y no exagero cuando digo siempre, triunfan cuando un gran fabricante se lo toma en serio y consigue dar con la tecla necesaria para que el dispositivo se asiente en el mercado. Es posible que a los smartwatches les haya llegado su momento con Google.

EDITORIAL: Yo no me compraré un smartwatch de momento, pero...

Los lectores de libros electrónicos no eran desconocidos en el mercado aunque fue Amazon quien los masificó gracias a su Kindle. El formato, el precio, la tienda que soportaba a su magnífico hardware. Todo encajó a la perfección y por eso hoy el Kindle es el lector de libros electrónicos más vendido, con diferencia. En el terreno de los tablets ocurrió algo parecido. Ya Microsoft sacó en su momento el que sería el embrión que popularizó Apple. El iPad supuso la entrada de un dispositivo, el tablet, que llegó para quedarse y que hoy goza de una gran popularidad. Y luego tenemos a los smartwatches. El smartwatch, el reloj inteligente que ya ha tenido unos cuantos de exponentes y que ahora interesa a Google, algo que beneficiará a todos.

Lo ha intentado Sony y lo ha intentado Samsung, ambos fabricantes han colocado dispositivos en el Mobile World Congress de este año y sin embargo ha sido el interés de Google el que ha disparado el hype en torno a estos relojes inteligentes. Ahora parece que todos queremos uno y que no podemos ni respirar si Google y Motorola no colocan ya sus modelos a la venta. Me parece que será emocionante, pero sin embargo no creo que sean para mí.

EDITORIAL: Yo no me compraré un smartwatch de momento, pero...

Yo entiendo un smartwatch como un dispositivo que te facilita la vida si pasas muchas horas en la calle. Si tus constantes desplazamientos te obligan a llevar siempre el smartphone en el bolsillo, causando molestia el tener que sacarlo constantemente. En ese caso es todo un triunfo llevar las notificaciones en la muñeca y poder interactuar con ellas. En casa resulta práctico para tener el smartphone o el tablet en silencio y gestionarlo todo a través del reloj. No es ni de lejos mi uso.

Como todo en la vida, cada persona se adapta a cada tipo de dispositivo. Yo mismo he ido comprendiendo que el Nexus 7 es un terminal pequeño para mí porque voy requiriendo otros usos, porque yo lo empleo en mi casa, el lugar donde paso el 95% de mi tiempo. Quien pise la calle un día sí y día también necesitará un terminal transportable, y ahí entran las 7 pulgadas. Como también entra el reloj en la muñeca. Los gadgets deben estar ahí para hacerlos la vida más fácil, para simplificar las tareas que ejecutamos más a menudo. A mí, repito que esto es una opinión completamente personal, un smartwatch no me solucionaría nada.

EDITORIAL: Yo no me compraré un smartwatch de momento, pero...

En el sector veo muchísimo futuro. Repito, desde que Google ha decidido entrar. Pienso que Google Now tiene mucho más sentido en un smartwatch que en un móvil, pienso que esas tarjetas de información, mostradas en el momento oportuno, ahorran tiempo y aportan mucho más de lo que lo hacen en una pantalla mayor. Si HTC lanza su modelo de reloj con Android Wear quizá consiga reengancharse a un mercado en el que parece que tiene poco que contar pese a sus intentos. Otros fabricantes pueden enamorarnos, se abre un nuevo nicho y de nuevo todos pueden tener algo que decir, pero no a mí.

No de momento, claro está. Tal vez todo se deba a que no he tenido aún ningún smartwatch en la muñeca para poder así catar sus virtudes. Pero pienso que no son para mí, ni por mi uso actual ni por lo que pueden aportar por el momento. En un futuro no muy lejano ya será otra historia. Hoy por hoy, un smartwatch no es para mí, pero… qué mercado más emocionante estamos viviendo. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here