El día en que dejé de usar editores fotográficos en Android

Puede decirse que he usado casi todos los editores fotográficos en Android y ahora he pasado por un proceso de simplificación, acabando con todos ellos y tomando imágenes limpias. Acompañadme si queréis que os lo cuente.

4

Tengo que reconocer, antes de comenzar a explicar las razones que me han traído a este post, que desde hace algún tiempo sufro una especie de periodo de simplificación, tanto en mi vida como a nivel laboral.

No sé es por iniciativa propia al 100% o si he tenido influencias externas (mentira, sí que lo sé) pero el hecho es que ahora busco complicarme lo menos posible y una de las cosas que hago de forma más sencilla es comunicarme con mi Android.

El flujo de trabajo con mi smartphone va siendo más ágil a medida que voy eliminando pasos innecesarios. Uno de los últimos, y del que he sido consciente durante unas minivacaciones, ha sido el de dejar de usar editores fotográficos en Android. Se acabaron. No sé si para siempre, pero por ahora sí.

El día en que dejé de usar editores fotográficos en Android

Llevo en Android desde hace unos cuantos años y soy un gran aficionado a la fotografía. Comprenderéis que la combinación es ideal para que haya probado editores de fotografía a patadas: desde Snapseed hasta Aviary pasando por otros que hacen menos cosas pero las hacen mejor, como Photogrid, Picsart o Photoshop Touch. Entre muchos otros. No los cito porque el artículo debe acabar de un momento a otro.

Mi último flujo de trabajo consistía en capturar una fotografía con la cámara de stock del móvil que tuviese en las manos en cada momento, ahora un LG G3 como móvil personal, y después pasar dicha fotografía a Snapseed para hacer un retoque más profundo. A veces más agresivo, a veces no tanto. Esa fotografía después acababa en redes sociales pues para archivar en mi biblioteca personal nunca he considerado una forma de trabajar tan lenta.

Porque reconozcámoslo, retocar una fotografía en el móvil es un proceso lento. Si sois muy maniáticos, como yo, puede ser casi interminable. Siempre con alguna barra que ajustad, con algún color que matizar. Finalmente me he rendido y he optado por la solución más sencilla. He reducido los pasos a los mínimos posibles. Os lo cuento.

Si sois maniáticos como yo, procesar una fotografía en el móvil puede ser interminable

Dado que el 90% de mis fotografías en redes sociales pasan por Instagram, y de ahí se publican en Twitter y a Facebook, o en Tumblr si quisiera, he decidido dejar el retoque para la propia aplicación de Instagram. La fotografía en bruto se archiva en la SD de mi LG y la procesada se sube a Instagram, propagándose desde allí. Nota: Instagram, deja que desactive el almacenamiento de fotografías procesadas, por favor. Cuando alguna fotografía de las que hago o voy a hacer necesita de un poco más de cariño entonces entra en juego Perfectly Clear. Se trata de un procesado que equilibra niveles y elimina ruido, nada más. Sin modificaciones, sólo limpieza y ajuste. Es más, si sé de antemano que una fotografía es más especial que las demás uso directamente la cámara de PerfectlyClear, eliminando un paso más.

Perfectly Clear
Developer: Athentech
Price: 3,39 €

A veces las fotografías que subo pasan por un “cuadriculado” antes de acabar en Instagram. No se puede decir que lo haga “a veces” porque la frecuencia es mucho menor pero para ello utilizo InstaSquare. Coges una fotografía a 4:3 o a 16:9 y la conviertes al formato 1:1 para subirla a Instagram sin pérdidas. Bueno, sin pérdidas, ya me entendéis. Sin recortar. Además, podemos elegir el color de las bandas de relleno. Es fantástica.

The app was not found in the store. 🙁 #wpappbox

Links: → Visit Store → Search Google

También ha cambiado la forma en que las guardo. Antes iban a Dropbox cada cierto tiempo y ahora suben a Google Photos siempre que estoy bajo WiFi. Dropbox, otro servicio que no tardará en desaparecer de mi vida, pero eso lo contaré en otro artículo.

Acabamos y ya sabéis qué hago con las fotografías que tomo con mi Android y cómo fui suprimiendo pasos para terminar haciendo fotografías mucho más limpias y sin aplicaciones de retoque o procesamiento. Supongo que es el proceso por el que pasan muchos fotógrafos, si me puedo considerar uno de ellos. Sencillez y más sencillez.

4 comentarios

  1. Parece que yo mismo escribí este artículo… Estoy en el mismo proceso que tu, eliminando pasos intermedios y simplificandome la vida… Muy buen artículo!

    • Al final te das cuenta de que las fotografías hechas con el móvil han de ser más instantáneas, aunque con el encuadre les des un toque profesional. La complicación dejémosla para las réflex y similares 🙂

  2. Muy interesante esa simplificación, la verdad. Y he de coincidir en algo que llevo notando desde hace tiempo: Dropbox ha pasado a tal segundo plano que ya ni lo uso. De hecho, algún día debo migrar las fotos desde ahí a Google Fotos o OneDrive.
    Con lo que has sido para los editores de fotografía y ahora te has ido a la #VidaSimple (@miopepensativo patent pending). Yo hace tiempo que dejé de usarlos; aunque sí que tengo más de uno instalado. A la hora de compartir, con las opciones de edición que tiene Instagram me basto y me sobro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here