Hasta este momento todos teníamos claro que el Snapdragon 810 iba a ser el procesador que destacase por encima de todos en el arranque de este 2015. Sustituyendo al 805 como líder de gama, Qualcomm montó un chip de 8 núcleos y 64 bits de procesamiento que sin embargo ha dado problemas de calentamiento, problema por el que el propio fabricante ha frenado la producción hasta corregirlo. Parece que los chips están produciéndose de nuevo para atender la alta demanda pero en Qualcomm se han encontrado con una piedra en el camino, la decisión de Samsung de elegir Exynos para su próximo Samsung Galaxy S6. ¿El motivo? Precisamente el sobrecalentamiento de los chips de Qualcomm, que según los coreanos no se ha solucionado del todo tras las modificaciones llevadas a cabo por su fabricante. Se cae una buena parte de la producción comprometida.

El Galaxy S6 puede dejar de lado los Snapdragon 810 por sobrecalentamiento

La información llega desde SamMobile, conocida web con estrechas relaciones con Samsung, y en ella se afirma lo que os hemos comentado antes, que en Samsung habrían evaluado el comportamiento del nuevo chip y habrían detectado un excesivo calentamiento, decantándose así por incorporar únicamente su propio chip en las primeras etapas del Samsung Galaxy S6. Ya sabremos a estas alturas que los coreanos acostumbran a distribuir dos variantes de sus principales terminales, en función del país de destino. En Europa hemos alternado entre Exynos y Qualcomm casi desde la primera versión de los Galaxy S y ahora parece que on tendremos más opción que adquirir el modelo con procesador de Samsung. Al menos al principio.

Decimos lo de “al principio” porque parece que en Samsung no descartan construir sus smartphones con chips de Qualcomm en el futuro, quizá para la segunda mitad del año, cuando los Snapdragon 810 rindan como se espera de ellos y no produzcan esas fallas de producción excesiva de calor. Con todo, no es una noticia oficial de Samsung y tendremos que esperar a la presentación para saber finalmente qué chip es el comercializado, o si nos encontramos con los dos. Aunque visto desde el punto de vista de Qualcomm, que se te pueda caer la producción de 50 millones de procesadores no debe ser plato de buen gusto. Cuando hablamos de estas cifras de negocio, cualquier fallo se paga bastante caro. Confiemos en que todo siga su curso con normalidad.

Sin comentarios

Deja una respuesta