No son pocas las cosas que cada vez entendemos menos de HTC. Con la delicada situación financiera por la que pasan, a pesar de que parece que empieza a verse la luz al final del túnel, organizan una presentación en Nueva York en la que desvelan el HTC Desire Eye, un smartphone para selfies de la gama Desire y que promete extender la experiencia Eye en el futuro, y la HTC Re, una cámara con forma de periscopio que pretende ser la competencia de las GoPro y similares. Los rumores hablaban también de una variante con ultrapíxeles y una supercámara frontal del One M8 pero finalmente la presentación no se produjo. ¿Había sido desestimado el producto? Ni mucho menos. De forma incomprensible, el HTC One M8 Eye se ha puesto a la venta en China sin avisar. Ni presentaciones, ni anuncios en notas de prensa. A la tienda.

El HTC One M8 Eye se pone a la venta en China sin preaviso

Según se aprecia, el único cambio que se produce en el terminal presentado por los taiwaneses en febrero es el de su juego de cámaras, sustituidas ambas por un sensor de 13 megapíxeles tanto para la trasera como para el frontal. El juego de los selfies llega por tanto a la gama One de HTC tras pasar por la Desire y los ultrapíxeles pasan a la historia, al menos en lo que a la gama Eye se refiere.

Ya sabemos que el Desire Eye llegará a Europa y todo apunta a que el HTC One M8 Eye también lo hará. No sabemos ni fecha ni precio aproximado aunque su venta en China se ha fijado en 505 euros. Suponemos que con el paso por las aduanas y el resto de requisitos para pisar Europa el precio aumentará, aunque no sabemos qué futuro tendrá un dispositivo cuya única novedad es la de la potencia de su cámara. Por otro lado, la cámara de ultrapíxeles es prácticamente el único defecto del One M8, ¿estamos hablando de un supersmartphone lanzado con meses de retraso? Puede ser. Por el momento esperaremos a que llegue a Europa para que podamos ponerlo a prueba como se merece.

Fuente HTC

Sin comentarios

Deja una respuesta