Ya faltan pocos días para dos de las presentaciones más esperadas en el mundo de los smartphones, la del Nexus 5 de Google, construido por LG con el LG G2 como base, y la del HTC One Max, el que será el primer phablet de los taiwaneses. Si se cumplen los pronósticos veremos a los dos presentados la semana próxima y el gigante de los chicos de HTC está acumulando muchos rumores y filtraciones en las últimas semanas, aumentando conforme la fecha de aparición se acerca más y más en el calendario.

El último tiene que ver con su sensor de huellas, algo que se viene comentando desde hace mucho y cuyo uso cobra aún más peso desde la presentación del iPhone 5S de los chicos de Apple, principal competencia de Android, y que han desarrollado un método sencillo e intuitivo para el desbloqueo del terminal y quizá para firmar la compra de aplicaciones en su propia tienda.

htc-one-max-fingerprint

A raíz de una imagen filtrada del HTC One Max, imagen que formaría parte posiblemente de su presentación en sociedad en el evento del próximo 16, ha vuelto a hablarse del sensor de huellas dactilares que HTC colocará en la parte trasera de su terminal, el mismo sitio que LG ha utilizado, por ejemplo, para su nuevo botón trasero.

La imagen insinúa que dicho sensor de huellas podría servir para asignar una función a cada uno de nuestros dedos de forma que funcionase a modo de un lanzador rápido de aplicaciones, un acceso directo a distintas apps que se ejecutarían al desbloquearse dependiendo del dedo que coloquemos sobre el sensor.

No sabemos, sin embargo, si dicho uso como lanzador de aplicaciones implicaría el desbloqueo del terminal, al estilo de los dispositivos, como muchos Sony, cuyo botón para cámara sirve además para desbloquear a la misma vez el smartphone, el phablet en este caso. Lo que está claro es que en HTC buscan otros usos para el lector de huellas dado que su posible presentación como “innovación” se fue al traste cuando en Apple colocaron su TouchID al iPhone 5S.

El recurso de los taiwaneses es el de buscar un uso novedoso para este sensor que sería más una comodidad que algo estrictamente necesario, aunque su uso seguramente será potenciado posteriormente con aplicaciones propias y de terceros. Resta por ver si este sensor, unido al cuerpo de aluminio y cristal heredado directamente del HTC One, es suficiente para competir con un Samsung Galaxy Note 3 que, pese a ser el más fuerte de su categoría, ya empieza a sufrir el efecto “Samsung”, con un descuento del 20% sobre el precio inicial en menos de un mes.

Fuente HTCSource

Sin comentarios

Deja una respuesta