Ya ha llegado el OnePlus One, al final se ha descorrido la cortina y uno de los smartphones más esperados de los últimos meses ha hecho su aparición. Las especificaciones son potentes, no cabe duda. El mejor procesador del momento en la configuración más veloz, una memoria RAM que rivaliza con las más altas hasta el momento y una cámara que sobre el papel pinta maravillas y que ya nos ha dejado alguna muestra de su potencial, aunque después cada analista sacará sus propias conclusiones en cuanto pueda echarle mano. La batería también parece potente. Y a qué precio.

Porque en el OnePlus One no observamos ningún tipo de innovación, eso se lo dejaremos a Amazon con un smartphone que viene de camino y que parece que será capaz de llevarnos a Marte y volver sin agotar la batería. Pero ahora tenemos el One, que se llama como el de HTC y como algún otro más. Ni tan siquiera su nombre es innovador. One. Pero a qué precio. Porque lo más comentado de todo desde el momento en que hemos conocido las características de forma oficial ha sido eso, su precio. Y menudo precio.

Pero el precio sigue siendo el rey

Las comparativas con otros dispositivos que supuestamente serán su competencia directa (habrá que esperar para eso) lo sitúan en un nivel equivalente. Aquí más memoria pero menos cámara, allá más batería, aquí más pantalla. Luego ya toca llegar al apartado del precio y la balanza se inclina de forma contundente hacia el nuevo ejemplar nacido de la todopoderosa China. Dicen que las comparaciones son odiosas y en este caso se demuestra aún más. Porque menudo precio.

Los condicionantes para los demás fabricantes están ahí, claro, y quizá no se cuente con ellos con un OnePlus que hasta el momento ha vivido en su gran mayoría de la publicidad que le han brindado los blogs con noticias, rumores y editoriales. Aquí también hemos contribuido, naturalmente. Queréis estar informados y hacemos lo que podemos, y cada noticia del OnePlus One era golosa. Allá que íbamos todos a publicar. Han sabido manejar el mercado para conseguir una expectación que pocos fabricantes con mucha más solera consiguen para sus terminales. Ese “no gasto” en marketing influye directamente en tu producto. Comparas con otros como Samsung, Sony, HTC, LG y demás y piensas, menudo precio.

Pero el precio sigue siendo el rey

Ellos llevan mucho más en el mercado y soportan otros gastos de estructura. Tienen a su disposición oficinas inmensas, otras divisiones que alimentar, una marca que se soporta a base de gastar muchos millones, empleados en multitud de países y luego están los anuncios en televisión, los patrocinios de eventos, el pago en banners y anuncios varios. La publicidad, la que infla todos los presupuestos. OnePlus es nueva y no soporta esos gastos. Los 269 y 299 euros de su One son con envío desde donde sea, pero no tendrás el móvil cerca. Los gastos de envío los pagas tú y su almacén regulador hace todo el trabajo. Y claro, menudo precio.

Después, a la hora de rendir cuentas, porque todos en la vida tenemos que pasar por ese momento, se analizarán las cifras de venta de este OnePlus One y muy probablemente no alcance a ninguno de los pesos pesados del mercado aunque su objetivo, el de hacer daño, ya estará conseguido. Primero fue Google con su Nexus, atacando a la yugular. 300 y 400 euros por modelos que en otros fabricantes cuestan el doble. Motorola llegó para rematar la imagen y su Moto G a precio de saldo desde el minuto uno. Ahora tenemos aquí a OnePlus. Porque otra cosa no, pero menudo precio.

Pero el precio sigue siendo el rey

Al final es lo que importa. Da igual que este nuevo One sea un calco del Oppo Find 7 y que no tenga nada que destaque. Ya hemos visto 5,5 pulgadas antes, y el Snapdragon 801 no es nuevo. La cámara parece buena, sí, pero no aporta nada novedoso. La innovación no ha contado para OnePlus en la elaboración de su dispositivo. Quizá eso no importe en realidad y los que reclamamos que los fabricantes se pongan las pilas en I+D en lugar de en incrementar la potencia estemos todos equivocados. Seguro que nos ponen el HTC One M8 o el Samsung Galaxy S5 a 300 euros y tocamos palmas hasta desfallecer. Y ahí está el OnePlus One.

Ojo, es una bestia e innovar no innovará, pero menudo precio.

7 comentarios

  1. Quizá no haya innovado tan ampliamente como se esperaba, pero sí que incluye lo mejor al más bajo precio. Lo recalcas varias veces en el artículo, y es verdad: por menos de 300 euros libres es imposible adquirir otro smartphone como éste. Siempre sobre el papel, no olvidemos que sigue siendo puro hype.
    Lo que no me gusta nada es la polvareda que ha levantado. Desde los inicios se han encargado de aprovecharse de eso que he nombrado antes, del hype: crear expectativas infundadas. Mucho se ha desinflado después de la presentación, y siguen habiendo puntos muy negros: ni se puede comprar, las invitaciones siguen siendo un misterio, levantas el telón y no ofreces nada a los que han contribuido a hacerte un nombre… Llevo desde la semana pasada activo en foro de OnePlus One, y hay mucha indignación al respecto. En serio: está bien que aproveches las ganas de los medios por levantar la noticia impactante para ahorrarte marketing, pero no te olvides a los que te debes. Y, al menos, tienes que lanzar algún hueso para ir royendo…
    ¿Lo cambiaría por mi Nexus? Sin dudarlo.
    ¿Qué ocurrirá hasta que realmente alguien lo pueda comprar? El Hype no se puede alimentar eternamente…

    • Ya he leído a más de una voz al respecto desconfiar de lo que pueda hacer el fabricante. Aún recuerdo las roturas constantes de stock del Nexus 4 y eso que era LG quien estaba detrás. ¿Podrá OnePlus con la demanda de su dispositivo si se dispara? Habrá que observar los siguientes pasos.

      Como bien dices, ni se puede comprar, ni se sabe cómo van las invitaciones. Es todo demasiado raro, demasiadas sombras en algo que debería ser todo luz. Por muy barato que lo pongas, nadie va a comprar a ciegas.

  2. A mi lo que me ha llamado la atención es el diseño, la construcción, detalles como la posibilidad de usar botones capacitivos o en pantalla, lo equilibrado en general. Ah, y el precio, Samuel, que no lo has comentado XD

  3. Lo de este teléfono es juzgado de guardia. Una cuenta atrás inquietante para que se diga qué hay que hacer para ser el primero… Y, simplemente, otra cuenta atrás hasta primeros de mayo, donde dirán los que podrán romper su teléfono para optar al OPO gratis. Y, mientras, sin decir nada de tienda, ni de invitaciones ni de nada. Sinceramente, esto empieza a ser una broma pesada.

Deja una respuesta