¿Aún no te llega la actualización a Lollipop? Échale la culpa a Google

0

Ocurre que en Android el asunto de las actualizaciones es un desmadre más cercano a una película de los Farrelly que cualquier otra cosa que os podáis imaginar. La libertad que se concede a los fabricantes para modificar el código del sistema y adaptarlo a sus respectivas capas hace que los procesos se dilaten mucho más de lo que a los usuarios nos gustaría. Algunos, como Motorola o LG, efectúan cambios tan leves que el retraso es mínimo, pero hay retraso. Así, los Nexus obtienen las nuevas versiones en pocos días, a veces semanas, mientras el resto de usuarios se sienta a esperar a que llegue el tan querido mensaje de que tenemos una actualización disponible. Si además entra una operadora móvil en juego, agárrate. En el caso de Lollipop es especialmente sangrante el retraso, y esta vez es culpa de Google, de una versión inicial con errores que está trayendo de cabeza al resto del mercado.

¿Aún no te llega la actualización a Lollipop? Échale la culpa a Google

Porque todos tenemos derecho a equivocarnos y Google también, que está formado por personas y aquí somos todos humanos, salvo algún que otro familiar que no se emociona con Love Actually. Con la versión de desarrolladores lanzada meses antes, precisamente para que los principales errores saliesen a la luz y ayudando a que los programadores adaptasen sus aplicaciones. Con esa versión previa detectando fallos durante meses, Lollipop ha salido con errores. Como os lo cuento. Así que si habitualmente surgen errores en un proceso de desarrollo y son disculpables, en esta ocasión me temo que no lo son.

Perfectamente explicado por Motorola, el proceso de actualización de un terminal Android es tal y como ahora mismo os contamos:

  1. Código liberado por Google.
  2. Adaptación del código por parte del fabricante a todos sus terminales.
  3. Paso intermedio de modificación por parte de la propia operadora, que no se produce en smartphones libres.
  4. Se lanza una actualización de pruebas para un grupo de control a fin de detectar errores.
  5. Si todo funciona correctamente, se lanza la actualización escalonada en la región en que todo esté listo.

Este proceso lleva tiempo y cuando Google te impone retrasos en la primera fase, dicho retraso se encarga de que el último punto llegue más tarde que nunca y entonces comencemos a hablar de baja velocidad de implantación o de porcentajes ínfimos con respecto a otras versiones anteriores de Android. Por la sencilla razón de que la fase 1 contiene errores y el proceso se detiene y se reinicia antes de alcanzar el final.

¿Aún no te llega la actualización a Lollipop? Échale la culpa a Google

La versión inicial de Lollipop, la 5.0, tuvo errores. Lo comentamos antes. Estos errores se detectaron posteriormente a la distribución del código a los fabricantes por lo que Google tuvo que ponerse a trabajar en la 5.0.1 y cada fabricante detuvo su proceso. Algunos, como por ejemplo la citada Motorola e incluso LG, ya habían llevado la 5.0 a algunos de sus modelos en ciertas partes del mundo. Vuelta a empezar con la 5.0.1 que acabó pronto convertida en la 5.0.2, más retrasos. Motorola, que ya actualiza sus dispositivos a la 5.0.2, ha llegado a pedir disculpas en nuestro país por el retraso. Un retraso además difícil de entender por el usuario que veía que en USA ya se disfrutaba de Lollipop mientras en Europa se seguía esperando. Todo culpa de Google.

Lollipop ha llegado verde, demasiado, algo incomprensible con el banco de pruebas de dos meses que se ofreció a los desarrolladores. Por eso ahora no hay más de un 1,6% de smartphones en el mundo con el androide de piruletas, 3 meses después de su lanzamiento. Y por eso tú, que llevas esperando la nueva versión desde hace mucho, no lo tienes todavía. Ah, ¿sí lo tienes? Pues cambiará pronto y tendrás una corrección, quizá dos, dependiendo de si tu fabricante ha decidido tirar hacia adelante con la 5.0.1 o con la 5.0.2. No sabemos si habrá 5.0.3 pronto pero los Android One ya dan muestras de que la 5.1 viene de camino.

Google, párate a pensar un poco y deja de lanzar versiones como si no hubiese mañana. Concentra la mayor cantidad de errores por actualización y deja de frenar a los fabricantes, que bastante lentos son ya de por sí. Así que ya podemos sumar este retraso al panorama de Android para este 2015, arrancando con esperas más largas de lo normal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here